DALIA

En el lenguaje de las flores se atribuye a la dalia el extraño significado simbólico de "presagio" y, por ello se cree que enviar un ramillete de dalias deja sobrentendida la proximidad de un alegre suceso. Para los enamorados, esta flor podría servir como anticipo de una declaración de amor.


El nombre científico "Dahlia" recuerda al naturalista sueco Andreas Dahl, discípulo de Linneo, que estudió de un modo particular esta interesante planta.


Desde México, donde los aztecas se nutrían de los tubérculos, llegaron los primeros ejemplares a Europa a fines del siglo XVIII.


Sus bellas flores con tintes tan encendidos y vivos, fueron llamadas durante cierto tiempo "Georgianas" en honor al botánico ruso Georgi; fue años más tarde cuando se las denominó oficialmente "Dalhias".


En el 1864, una sociedad hortícola inglesa prometió 50.000 libras esterlinas a quien llegara a obtener, mediante cruces e híbridos, una dalia de color azul claro, pero como ha venido sucediendo con la rosa de tonos azules, este premio se halla todavía a disposición de cuantos quieran aventurarse en la difícil empresa.


Pertenece a la familia de las plantas compuestas o asteráceas, abarcando diez especies.


No presenta un cultivo difícil pero exige especialmente luz, sol y tierra bien nutrida.


El ciclo del cultivo de la dalia debe atenerse a este orden: primero al final del invierno se prepara el terreno mezclándole un cuarto de arena para hacerlo más suelto, y un poco de abono orgánico y huesos pulverizados.


Al cabo de tres semanas, la tierra estará preparada para acoger los tubérculos que, mientras tanto, habían sido sacados de los recipientes en los que habrán invernado.


Cuando la tierra esté preparada para la plantación definitiva de los tubérculos, los brotes se habrán desarrollado tanto que permitirán la subdivisión del tubérculo asegurándose que cada parte tendrá el órgano adecuado para germinar.

 

 

 

Bibliografía:
Enciclopedia "Flores y Plantas". Sirven Grafic, S.A. Barcelona. septiembre, 1986.

 

Dalia. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde 6400 al 6600, paralela a Pte, Roca 6600. Barrio Las Flores.
Se le impuso ese nombre por D. N° 38200 del año 1968.
Recuerda a la flor nacional de México.