CUZCO

La palabra K´ask´o significa en quechua "ombligo",  quería decir "eje y ojo del imperio incaico, levantado para la eternidad".Indestructible , un símbolo para el mundo futuro del Perú y eterno testimonio para el futuro del mundo.

A 3.360 metros sobre el nivel del mar, Cuzco es el mejor testigo de la majestuosidad de la civilización inca.

Cuzco, la maravillosa ciudad enclavada  en la montaña fue el centro de una de las civilizaciones más prósperas y desarrolladas de la América prehispana.

 

Cuzco o Qosco según la grafía quechua, servía de centro político y administrativo, tiene además la vida y el misterio de las antiguas ciudades europeas amuralladas, que los sudamericanos miran con asombro y caminan sin prisa.

Era Cuzco en el siglo XVI, el núcleo de concentración de los distintos componentes heterogéneos como el "sistema de rehenes", jóvenes cautivos de lasregiones conquistadas porlos incas; de las vías de comunicación: rutas, caminos y puentes, por donde se desplazaban los  controladores  de los núcleos de  población aún aquellos que habitaban en regiones distantes del centralismo cuzquense.

Era el Cuzco el centro del ceremonial religioso y el asiento de las autoridades que se estructuraban en forma teocrática y centralizada, como el Inca (autoridad máxima dueño del poder y de los hombres) el Consejo Imperial, el Supervisor, el Virrey y el Curaca, jefe de ayllus, con poder de gobierno, policía y justicia, encargado de los censos y recaudación de tributos al Inca.

Es poco lo que se sabe sobre el origen de los incas. Durante el período imperial y de la conquista, existió una leyenda que llegó hasta nosotros por la obra de los cronistas españoles del siglo XVI, don Pedro de Cuza de León y Pedro Sarmiento de Gamboa.

Hacían referencia de la existencia de cuatro parejas de hermanos, hijos del Sol, que después del diluvio reunieron diez parcialidades o ayllus y emigraron hacia el Sur, hacia el valle del Cuzco. Después de muchos años y vicisitudes, la única pareja que sobrevivió fue la de Manco Inca o Manco Cápac y su hermana Mama Oello Huaco, hermanos y esposos, quienes  titulándose descendientes del Sol, transformaron el estado primitivo del pueblo de tal modo, que  dejando la vida de los bosques, comenzaron una verdadera organización social.


Manco Cápac, como se le empezó a llamar, fundó la ciudad del Cuzco, en el siglo XII de nuestra era, y sus descendientes formaron un vasto imperio, que  alcanzó una cultura superior. En ese estado de esplendor  fue encontrado por los españoles en 1532.

Cuando Francisco Pizarro volvió de España con el título de Adelantado y capitán general para emprender la conquista de ese territorio, los hermanos Huáscar y Atahualpa, hijos del inca Huaina Cápac, se disputaban el dominio del imperio.

Vencido Huáscar, Atahualpa se retiró a descansar en su residencia veraniega de Cajamarca. Allí se entrevistó con el jefe español y fue hecho prisionero en una celada del hispánico.

El Inca ofreció por su libertad tanto oro como plata para llenar la cámara que le servía de prisión, hasta la altura de su brazo extendido en alto, y a pesar de haber cumplido su promesa, fue condenado a muerte por su vencedor y ejecutada la sentencia.

Este hecho acontecido en 1532 significó el comienzo de la conquista del Perú.

Han pasado casi cinco siglos y  aún en el templo de Koricancha, en el Cuzco, se aguarda la llegada del solsticio de invierno al hemisferio sur, para iniciar el Inti Raymi, rito de agradecimiento al dios Sol, la más solemne y grandiosa festividad del mundo incaico.

En los tiempos del imperio, la multitud descalza y en cuclillas aguardaba la salida del sol. Y cuando el astro despuntaba las voces se elevaban en un jubiloso "haylli" - la canción del triunfo- y los presentes lo adoraban con los brazos abiertos.

Bibliografía:
Millán José R: "Compendio de Historia americana". EDitorial Kapelusz. Buenos Aires 1958.Pág. 195 y sig.
Los rasgos más nítidos del Perú se redecubren en los vestigios de su pasado". Diario La Nación en su edición del 15 de noviembre de 1998.


"Fiesta del Inti Raymi". Art. del diario La Capital en su edición del 11 de mayo de 2003.

 

Cuzco. Pasaje. Topografía:
Corre de N.E. a S. E. entre las calles Garay y Deán Funes, desde la calle Corrientes a la de P. Roca. Barrio Saavedra.
Se le dio ese nombre por Decr. 21705 del año 1958.
Recuerda a la ciudad de Cuzco, antigua capital del Imperio de los Incas.