CRUZ CHICA (LA CUMBRE, CÓRDOBA)

Manuel Mujica Láinez de ilustres y aristocráticos orígenes,descendiente nada menos que del fundador de Buenos Aires y Santa Fe, don Juande Garay, recibió de sus abuelos paternos el gusto por la literatura.Fue a su vez un personaje excéntrico, irónico y desconcertante, con su monóculo y sus grandes anillos de oro con iniciales pero no dejó de ser po ello un genial productor de páginas peerdurables como "El escarabajo", "El laberinto" "Sergio" y "los cisnes" entre otras tantas obras.

A punto de jubilarse como crítico de arte del diario La Nación, compró una quinta en laSsierras de Cördoba, distrito La Cumbre.

Ocurrió que una arde de 1969, a la caza de "un rancho" donde refugiarse del ajetreo porteño, el escritor y su esposa se toparon con uncartel que decía: "EL Paraíso se vende".

"La propiedad los sedujo pese al abandono que lucía " explica Roberto Rainer Cinti en el diario"La voz del interior", a quien prestó información Lucía Pravia, directora administrativa de la Fundación Manuel Mujica Láinez.

Su mundo interior lo vivió con esplendor en esa casona colonial emplazada entre el follaje de Cruz Chica , a pocos kilómetros de La Cumbre, Córdoba.

Cruz Chica es una postal donde robles, abedules y retamas se descuelgan de las serranías y donde las construcciones alpinasjuegan a las escondidas con la naturaleza .

La fronda, las flores y la arquitectura algunas con reminiscencias europeas enamoraron al escritor y su dama. Su majestuosidad encajaba de maravillas con su linaje.

Dícese que fue un encuentro anunciado, al menos lo sugiere una obra que había escrito doce años antes "Invitados al paraíso". Otra circunstancia apropiada sería que a poco de mudarse , una vecina les regaló las rejas que habían escudado d otra construcción. más les causaría perplejidad el hecho que las dimensiones y el número coincidían con las aberturas del Paraíso.

Su esposa se maravillaba vivir rodeada de helechos y retamas que salpicaban en forma ornamentalel verdor y la pizarra de los troncos de los árboles y las piedras, conjunto proyectado por Carlos Thays, paisajista francés a quien Rosario le debe el diseño del parque Independencia.

En el jardín de invierno donde el escritor husmeaba testimonios del pasado compuso"Aquí vivieron" y "Bonmarzo", mientras al anochecerse erfugiaban en el salón de los escritores que habían así bautizado porque de sus paredes pendía retratos de grandes figuras de la literatura comoJorge Luis Borges, Conrado Nalé Roxlo, Silvina Ocampo y Eduardo Mallea entre otros.

Amén fue un consagrado coleccionista de figuras de porcelana, muebles y objetos de arte, que a fuerza de contactarse con los dueños de casa terminaban adquiriendo una suerte de alma.

Dijo Mujica Láinez:"Siempre soñé con un lugar así, apartado y cercano, y los monasterios sucesivos que poblaron mis monólogos - y el principal de los cuales se hallaba también en Córdoba, en las proximidades de Nono - fueron solamente anuncios del que por fin encontré en el Paraíso".

 

Bibliografía:

La expuesta en el texto.

Cruz Chica. Calle. Topografía.

Corre de n.a s. entre las calles Unión y Ongamira, desde la proyección de la calle Vieytes hasta la de Salvat.

Carece de designación oficial.

Recuerda al paraje pintoresco cercano a La Cumbre, donde pasó sus últimos años el consagrado Manuel Mijica Láinez.