CRÁMER AMBROSIO ( 1790 - 1839)

Corrían tiempos difíciles para Europa convertida en un campo de batalla, desde el estallido de la Revolución en 1789. Se iba eclipsando la estrella que siempre había acompañado a Napoleón Bonaparte. Waterloo significó la disolución de ese ejército que durante 20 años había paseado en triunfal epopeya las armas de Francia, po todas las regiones de la Vieja Europa. La caída del Emperdor sería un golpe fulminante para esas fuerzas guerreras organizadas por él.

Los soldados de Napoleón no encontraban cabida en el ejército del rey, mal vistos y hasta perseguidos muchos , los que debieron buscar fuera de su patria nuevos horizontes para rehacer su vida militar, que les permitirían desplegar los valiosos conocimientos sobre armamento de los ejércitos terrestres - moderno por entonces - el apoyo logístico en las grandes concentraciones de combatientes como la significación de la pericia, disciplina y subordinación de los soldados.

América se les ofrecía, convulsionada por las guerras de la Independencia, sus ejércitos demandaban nuevos hombres preparados para el combate, permitiéndole así enfrentar las legiones hispánicas.

Rivadavia en misión diplomática ante gobiernos europeos advirtió la conveniencia de incorporar antiguos oficiales de las fuerzas napoleónicas.

De este modo ingresó un grupo selecto de militares como Brandsen, Rauch, Alejandro Danel y Crámer , así como muchos otros.

Ambrosio Crámer arribó a Buenos Aires en 1816 y en julio se presentó en Cuyoostentando galones de mayor de infantería, grado que le otorgara el Director Supremo Pueyrredón, a fin e prestar servicio a la orden del gobernador intendente de Cuyo, general José de San Martín.

Promovido a teniente coronel en 1817 tomó parte de la expedición libertadora a Chile. Se batió en Chacabuco y cuando se iniciarían las descargas de fusiles mientras las cargas de la caballería se hacían difíciles por la peligrosidad del terreno, Crámer golpeaba contundentemente al enemigo , recibiendo tras la victoria, el grado de general en jefe.

Por ese motivo sería condecorado con la Legión del Mérito de de Chile más medalla de oro conmemorativa.

Según algunos historiadores, a causa de desinteligencias con el Libertador por asuntos personales dfue separado de esas fuerzas.El escritor barroa Arana expresa que esa esparación fue algo misteriosa, más Beauchef en sus "Memorias" inéditas aduce que por ser Crámer conductor fogueado en los campos de batalla, empleaba arbitrariedad en los castigos o aires de superioridad sobre el General en jefe, considerados por éste como falta de seriedad o ubicación.

En 1818 pasó a edecán del general Belgrano y dos años después , de general Martín Rodríguez, quien lo promovió a teniente coronel de infantería en 1821.

Por entonces ese mismo brigadier, Martín Rodríguez como gobernador de Buenos Aires, cuyo ministro de Gobierno y Relaciones exteriores era el inteligente Bernardino Rivadavia - sabiendo que Crámer era conocedor de problemas topográficos y técnico especialista de todo terreno - aparte de sus condiciones militares - lo comisionó para la efectuar obras de reparación del puerto de Carmen de Patagones y tareas de reconocimiento en el litoral patagónico para su defensa. En 1823, realizó la campaña del Tandil confiándosele el relevamiento topográfico para trazar el éjido urbano de la ciudad.

Casóse un año antes con doña María Francisca Capdevila, porteña y encantadora dueña de prácticas de sociabilidad (hábitos de reunión y esparcimiento de la elite en el espacio interior de los propios hogares). Las tertulias eran deliciosas y desprovistas de toda ceremonia, - salvo saludar gentilmente a la dueña de casa - consistían en conversación , valsar con música de piano y guitarra, algunas veces canto.

Tres años después se recibió de agrimensor ante la Comisión Topográfica, presidida por Felipe Senillosa.Más sus afección a las armas le hizo enrolarse voluntariamente a las tropas del coronel Rauch para combatir a los indios que asolaban las pampas con sus depredaciones, pero a pedido de sus esposa abandonó las luchas para dedicarse a la cría de ganado lanar Merino, pues había adquirido en el pueblo de Chascomús r la estancia "La Postrera".

Pero allí no terminaría su ansiedad de combatir porque lucharía contra las fuerzas federales del general Prudencio Ortiz de Rozas, donde fue herido de muerte el 7 de noviembre de 1839.

Es a Crámer que le debemos las litografías que creó Theodore Gericault. Las batallas de chacabuco y Maipú fueron ilustradas por el artista francés a instancias de su paisano. Ambos nacidos en París y de religión judia. Crámer logró convencer al ya renombrado pintor de tal redituable emprendimiento, pero no fueron tan beneficiosos los resultados obtenidos.

El general San Martín conservó en su dormitorio de Boulogne Sur Mer, el grabado correspondiente a Maipú. También pertenece a Gericaultsendas litografías ecuestre de San Martín y Belgrano. Así nos informa Oreste Brunetto en su artículo del diario La Capital del día 20 de agosto de 1997: "Crámer, Brandsen,y Bruix"

Bibliografía:

Yabén: Biografías argentinas. Tomo III. Pág. 513 - 516.

Rodríguez Augusto:"Ambrosio Crámer.Un soldado de la libertad" en Boletín dela Academia nacional de la Historia. Buenos Aires, 1956.

 

Crámer Cortada. Topografía.

Corre de N. a S. desde 4100 hasta 4199 a la altura de Fontanarrosa.

Se le impuso ese nombre por D. 24209 del año 1959.

Antes se denominó Pringles.