COSQUÍN

El origen del Festival Nacional del  folklore tiene sus orígenes en las fiestas organizadas en honor de Nuestra Señora del Rosario  del Milagro, patrona de Cosquín , Córdoba,  realizadas siempre en octubre.


Durante 1958 y 1959  la Semana de Cosquín, como se llamaba entonces, arrojó un éxito imponente, sobre todo por el espectáculo folklórico que a pesar de desarrollar un extenso programa,  ocupaba una escasa proporción de tiempo.


Entonces un grupo de vecinos decidió dejar en manos de las autoridades parroquiales la continuación de las celebraciones patronales y emprender ellos otro camino hacia la estructuración de un festival de canto y danza con objetivos turísticos.


Así una provisoria Comisión  Municipal de Turismo y Fomento programó en 1961, una serie de presentaciones folklóricas a desarrollarse entre el 21 y 29 de enero, evento que desbordó las espectativas de los organizadores, en cuanto  a la capacidad de albergue del primer escenario al aire libre  en la plaza San Martín, hoy Plaza de las Artesanías.


El  problema inicial  se tradujo en la protesta con la Dirección de Vialidad por el hecho del corte de tránsito en la arteria principal y a su vez Ruta nacional.


El conflicto no quedó resuelto pero quedó demostrado que ese predio no era el más adecuado para un festival de tales proporciones.


Aquella primera comisión estuvo constituida por vecinos que 25 años después  serían los hacedores de  sucesos sensacionales como fueron los festivales posteriores.


Una segunda experiencia fue vivida en 1962 repitiéndose en esa plaza un escenario mezquino para 1200 personas congregadas en un clima de delirio, canto y música.


El reconocimiento tuvo tres nombres conductores de la trasmisión radial por radio Belgrano y simultáneamente del escenario: Norma Landi, Víctor Stasyzyn y Ricardo Smíder, creador es del clásico grito: "Aquí Cosquín, capital del folklore" conocido hoy por toda América y que Julio Márbiz popularizó en los años siguientes.


Como marco de aquel primer festival y que persisten en el tiempo son los famosos fogones que adían incesantemente ofreciendo al turista las comidas típicamente nuestras: parrillada,  empanadas  y locro regadas por vinos cuyanos o de la región.


El  Camín Cosquín es el trofeo de mayor valor que se otorga cada año a quienes  por su desempeño han logrado vivir y sentir el folklore en esos días.


La estatuilla, obra del escultor Luis Perlotti, representa la enhiesta figura de un cacique indio de la raza comechingona (Indígenas que habitaron durante la conquista el territorio cordobés).


Es una imagen anecdótica pues de Camín Cosquín  sólo se conoce la versión legendaria  que se inmoló por su pueblo antes de entregarse al invasor araucano.


Ahora bien, la gran mayoría del país conoce una sola faz de Cosquín: la artística, su fabulosa cartelera y la extensa red latinoamericana de emisoras que transmiten el acontecimiento en el escenario Atahualpa Yupanqui de la Plaza Próspero Molina, adonde llegó la audiencia  televisiva  por ATC, pero existe otro Cosquín cultural nacido paralelamente al musical, en efecto en 1962 fue creado  el Ateneo Folklórico de Cosquín que atesora colecciones y descubrimientos, testimonios de los distintos grupos etnográficos de la región y del país.

 

Bibliografía:
Azum Cima: Revista "Postas Argentinas."

Cosquín. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. desde 2900 al 3000, a la altura de Valle Hermoso 1900; Salvat 1900.
Carece de designación oficial.
Recuerda al Festival Nacional del Folklore que se realiza en Cosquín (Córdoba) desde el año 1958.