CORVALÁN MANUEL,VICTORINO, EUGENIO, MATEO Y GABINO

Los Corvalán crecieron dando lo mejor de si por la grandeza de la Patria. Cada uno con su historia de vida.
A todos se les inculcó que Dios, la Patria y la familia constituyen los puntales de una vida digna.
Todos fueron gajos de un mismo árbol de tierra mendocina, todos hijos del capitán Domingo Rege Corvalán y doña Manuela Sotomayor.
El primogénito Manuel de la Trinidad nació el 28 de marzo de1774. Al producirse las invasiones inglesas tomó las armas e ingresó como portaestandarte del Cuerpo de Arribeños, y al constituirse la Primera Junta de 1810 se le encomendó la honrosa misión de llevar las resoluciones de Buenos Aires a los pueblos de Cuyo.
Cuando San Martín inicio la formación del Ejército de los Andes convocó a Corvalán considerándolo "una persona muy confiable en la función de portar comisiones de sumo interés nacional"
En 1822 se le extendió los despachos de coronel graduado asignándole la misión de obtener la devolución de la Bandera de los Andes que había llevado al Perú, la que trajo y entregó en Mendoza.
Por los destacados servicios prestados como militar mereció las condecoraciones de la Cruz del Mérito de Chile, las medallas de Chacabuco y Maipú y los cordones y medallas de Lima.
Fusilado Dorrego y electo gobernador don Juan Manuel de Rosas, con quien mantenía una estrecha amistad, éste le nombró se edecán. En el ejercicio de tares vinculadas al poder se desempeñó con verdadera idoneidad representando a Rosas ante ministros extranjeros y funcionarios nacionales.
Falleció en Buenos Aires el 9 de febrero de 1847.
El segundo hijo varón, Victorino nació el 25 de marzo de 1791. A los veinte años ingresó a las fuerzas armadas con el grado de alférez y en 1816 formó parte del Ejército de los Andes marchando a Chile en clase de teniente 2° en el Regimiento de Granaderos a Caballo.
En Chile se encontró en el sitio y asalto de Talcahuano. Estuvo en Rancagua donde fue herido de consideración pero el temple raro de su carácter no decayó nunca lo que le permitió concurrir a la batalla de Maipú. Tal fu e su bizarría y desenvoltura que obtuvo el título de "Patriota en grado heroico y eminente".
Siguió actuando en la milicia de su provincia hasta que en 1850 por ser adversario de la causa federal, Rosas y Aldao lo obligaron a emigrar a Chile.
Después de Caseros fue ascendido a coronel de la Nación designándosele Inspector General de Armas de Mendoza que abandonó hasta el momento de su muerte acaecida el 25 de marzo 1854.
El tercer hijo varón, Eugenio nació en diciembre de 1791. Se incorporó a la compañía de Cívicos Blancos de Mendoza en 1812, como alférez 1°.
Participó en la expedición libertadora a Chile hallándose en las batallas de Chacabuco y Maipú.
Desde Chile en 1820 marchó hacia el Perú con las fuerzas de San Martín, encontrándose en la toma de Lima y en el sitio de Callao. Más tarde se halló en la expedición a Puertos Intermedios, Toratá y Moquehua donde brilló entre los más bravos por su pericia militar.
En 1823 solicitó la baja del ejército por razones de salud y desde el año siguiente revisto en el Cuerpo de Inválidos aunque sus últimos años retiróse a la vida privada falleciendo en su ciudad natal el 6 de marzo de 1858.
El cuarto hijo varón, Mateo nació también en Mendoza en 1792. Inició su carrera militar como alférez de artillería cívica en 1813.
Como teniente 1° formó parte del Ejército de los Andes atravesando la cordillera en la columna que comandaba el Gral. Las Heras.
Al igual que su hermano anterior asistió a las batallas de Chacabuco y Maipú.
A causa de su bizarría y desenvoltura en los campos bélicos integró la lista de los que ostentaban el título de "Heroico defensor de la Nación".
Se casó y falleció en el país trasandino.
El quinto hijo varón, Gabino nacido en 1793 se incorporó en 1812 al Regimiento de Arribeños que comandaba Ortiz de Ocampo.
Vuelto a su provincia en 1815 fue ayudante interino de plaza y al año siguiente Fiscal de la Comisión Militar.
Formó parte de la expedición libertadora al Perú, asistiendo a la campaña de la Sierra a las órdenes del Gral. Arenales.
Terminada la guerra de la Independencia en 1825 y de regreso a su patria, al pasar por Arequipa recibió la ingrata noticia de que su esposa había fallecido.
No demoró entonces en consagrarse a Dios ordenándose sacerdote.
Distinguióse como misionero y como auxiliar de la Escuela de Cristo establecida en la iglesia matriz de Mendoza.
Falleció el 24 de febrero de 1842 y sus restos descansan en el Convento de San Francisco.
.

Bibliografía:
Yabén: "Biografías argentinas." Tomo III. Pág. 487 y sig.
Segura: "Los Corvalán." Historia de Mendoza.


Corvalán. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. desde 300 al 799, desde el lugar inmediato a la calle Monteagudo pero sin acceso por ésta, hasta el Bv. Avellaneda al 300 Bis. Barrio Las Malvinas (ex - Refineria).
Carece de designación oficial.
Recuerda al ilustre apellido Corvalán de los cinco guerreros hermanos que honraron a la Patria, todos hijos del capitán Domingo Rege Corvalán y doña Manuela Sotomayor.