CORONDA (Localidad santafesina)

Hay pueblos en la república, que han mantenido inalterada su antigua fisonomía, sus características criollas.


Pueblos ideales para el que quiera entregarse a la vida intelectual y escribir libros, verdaderos retiros, donde uno se encuentra transportado cien años atrás.

jefatura.html Jefatura.


Coronda es uno de estos centros típicos, un pueblo eminentemente criollo, constituyendo una impronta “de la cultura criolla” que ha tenido una persistente importancia.


Llegó a ser por veinte y cuatro horas capital de la República Argentina, cuando don Justo José de Urquiza efectuó el paso del Diamante con el ejército libertador.


En la plaza principal de Coronda existe un monumento a Urquiza, que si no es una obra de arte, por lo menos, pone en evidencia la buena intención de los corondinos.
La sucursal del Banco Nación ha sido como una dosis de oxígeno, que ha venido bien para reanimar a Coronda.


Su ambiente ha sido patriarcal, completamente de familia, donde nadie hablaba de trigo, maíz y lino; nadie protestaba furioso en contra de la Royal Comisión por demora en la entrega de las bolsas, ni se manifestaba muy agitado por la falta de precio en los cereales.

La ciudad de Coronda constituye otro caso donde lo que hemos llamado impronta “de la cultura criolla” ha tenido una persistente importancia.


Más allá de ser el sitio natal de don Segundo Sombra (Segundo Ramirez, su verdadero nombre) la tradición ha pesado fuertemente en el desarrollo espiritual de esta localidad nacida a principios del 1700.


La creación literaria que comienza con Nicasio Oroño a mediados del siglo pasado, prosigue con Zenón Ramirez a principios de este siglo y alcanza su mejor brillo en las décadas 1950-1960 con José Caning, Amalia Aldao y en particular, Leopoldo Chillini Melo, recordado autor de “Los oscuros remansos”, “Mincho y Tacuara y Chamorro”.


Chillini melo trabajó, con morosidad, Personajes criollos protagonistas del paisaje de Coronda, es decir ligados al río, a la isla, a la fauna y a los oficios (pescadores, trenzadores, armadores de mazos para techo, peones de campo, que dieron sustento a la vida tradicional de Coronda, donde los parámetros culturales enraízan con el mantenimiento de la forma de las actitudes sociales y los valores que vienen de tiempo de atrás.


Es de destacar además en esta ciudad la subsistencia de una arquitectura del siglo XIX, plena de sugerencias, de inapreciable valor histórico y estético, como los casos de los valiosos edificios de la Municipalidad, la Jefatura de Policías y la Iglesia, más aquel que fuera residencia de Alfonsina Storni.

 

 

Bibliografía:
“Ciudades y pueblos del interior”. Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Santa Fe. Santa Fe 1999.
Coronda. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O a la altura de Lima 500.
Carece de designación oficial.
Recuerda a la localidad argentina ubicada en el departamento San Jerónimo, provincia de Santa Fe. Se localiza en la margen derecha del Río Coronda. Su nombre proviene de los aborígenes que habitaban en esa zona.

coronda.html