CORONADO ISAÍAS

Errónea concepción de que Rosario fue fundada, según Pedro Tuella.


El 4 de octubre de 1925, tras una operación “histórica” fraudulenta, se determinó tal fecha “oficialmente” como el 2º Centenario de la fundación de la ciudad, cuya teoría y fue imaginada y difundida.
Nos cuenta el historiador Juan Álvarez en su Historia de Rosario, con el título: “El Segundo Centenario”


Acercábase el año 1925 y Rosario convencida de la autenticidad del relato de Pedro Tuella sobre los orígenes de la ciudad, se aprestaba a celebrar su “segundo centenario”.


Si se exceptúa la agitación producida en enero de 1922 a causa de la convocatoria de convencionales para sancionar una Carta Orgánica Municipal (según lo disponía la rechazada Constitución provincial de 1921), efectuada por el Concejo Deliberante, que contaba con mayoría demócrata progresista, y por la subsiguiente declaración de nulidad de la convocatoria emanada del intendente radical, la urbe había entrado en un período de calma, a favor de la tranquilidad general que signó el comienzo y desarrollo del gobierno Nacional del presidente Marcelo T. de Alvear.


El clima se hacía propicio para una celebración magna que mostrase al país la imagen de una ciudad crecida en forma milagrosa en pocos años.”


Los festejos tuvieron lugar en octubre, el 2 de ese mes arribaron al puerto las naves de guerra Almirante Brown, Jujuy, Paraná y La Plata.


A partir del 2 de octubre de 1925 y durante diez días, la ciudad estuvo de fiesta corrida conmemorando el segundo centenario de la supuesta fundación en 1725.


En su Historia de Rosario, Juan Álvarez cita los eventos realizados. “Comenzaron con el arribo de una flotilla de tres barcos de guerra. Al día siguiente llegó por tren el presidente Alvear escoltado por aeroplanos.
Luego siguieron el Te Deum, banquetes, función teatral, fuegos artificiales y colocación de piedra fundamental en varias obras.


 Actos en diversas instituciones y escuelas e inauguración de fuentes y esculturas; faltaron competencias deportivas, conciertos, procesión cívica.


 Muchas de esas piedras fundamentales se transformaron en obras que hoy existen.


Entre los actos debe destacarse la presentación al señor presidente, con la presencia del gobernador de la provincia, doctor Ricardo C. Aldao, y del intendente municipal, doctor Manuel V. Pignetto, del camarín de la Virgen que acababa de terminarse, que Álvarez califica de “joyita arquitectónica”: una obra llevada a cabo bajo la dirección de monseñor Nicolás Grenón”.


En el año 1925 comenzó a operar la Compañía de Gas (de hulla) y se tendió la red subterránea de cañerías de acero para suministro de gas de alumbrado.


El presidente de la República llegó al día siguiente acompañado por su esposa, Regina Paccini, en tren, sobre el cual sobrevolaban, a guisa de escolta, dos endebles aeroplanos.


Tras el solemne Tedéum celebrado en la Matriz, después se le hizo conocer al doctor Alvear el nuevo camarín de la Virgen, verdadera joya arquitectónica, obra del empeño del párroco Nicolás Grenón.


El gobernador Ricardo C. Aldao, ofreció al Jefe de Estado un banquete en la Jefatura de Policía con la presencia de lo más significativo de la ciudad, entre ellos Isaías Coronado, vecino caracterizado de una antigua familia rosarina, quien sería el siguiente Intendente.


Si nos fijamos los feligreses, en el piso, cuando vamos a comulgar, en los mármoles de la escalera de ingreso al altar está escrita esa fecha conmemorativa (errada porque Rosario no tuvo fundación), pero significativa para entonces.

 

 

Coronado Isaías. Avenida. Topografía:

Corre de E. a O. entre Bv. Oroño y Ovidio Lagos, dentro del Parque Independencia

Se le impuso ese nombre por O. 280 del año 1942.

Recuerda al jefe político de Rosario,

Falleció en un accidente de automóvil en 1926 mientras desempeñaba sus funciones oficiales.