CORDOBA PROVINCIA y su capital

Ubicada en el corazón mismo del país, Córdoba es una de las provincias de mayor gravitación en el concierto nacional.

Con el aporte de vigorosa corrientes inmigratorias, y su geografía generosa en todos los sentidos avala la envergadura del desarrollo alcanzado.

Con un poblamiento muy antiguo y una gran cultura precolombina esta provincia mediterránea fue siempre un importante eje en la vida argentina.

En ella funcionaron la primera universidad, la primera imprenta y uno de los primeros obispados.

El adelantado Jerónimo Luis de Cabrera fundó la ciudad capital, el 6 de julio de 1573 a orillas del Suquía, ignorando que en ese espacio transcurrirían siglos de tradición y rebeldía. En efecto, en ella se gestaron revoluciones, movimientos populares y rebeldías estudiantiles.
Córdoba siempre supo mucho del pasado y más aún del futuro.

 

 

Bibliografía:
Enunciada en el texto.
Eudoro y Gabriel Carrasco en "Anales de la ciudad de Rosario de Santa FE". 1897.
Locatelli Delfo: "La primera cuadra" en Revista de Rosario de la Sociedad Historia de Rosario.

Córdoba. Calle. Topografía:
Corre actualmente de E. a O. desde 500 al 4000, desde su nacimiento en Av. Belgrano hasta Bv. Avellaneda.
Se le impuso ese nombre por Ord. 3 del año 1905.
En 1953 por Ord. 1085 cambió por el nombre de Eva Perón desde Av. Belgrano hasta empalmar con la Av. 17 de Octubre (la cual nacía en Provincias Unidas hasta Fishertown.)
Ord. derogada por artículo 4 del Decr. 17484 del año 1955.
Bibliografía consultada:
Juan Carlos Caride y María Cristina Butteri en la obra “Arquitectura de Rosario” Edificio La Favorita. Pág. 103.Rosario, 2000.

CALLE CÓRDOBA de la ciudad de Rosario en el siglo XIX y XX.

Las dos primeras calles de Rosario fueron Córdoba entre las actuales Juan Manuel de Rosas y Buenos Aires y Santa Fe entre Buenos Aires y Laprida (acera Norte frente a la Plaza 25 de Mayo.) La delineación de ambas calles – forma de V - se debió al capitán Santiago Montenegro, Norte, quien donó el 12 de noviembre de 1757 un amplio solar donde hoy está emplazada nuestra Iglesia Catedral y el Palacio de los Leones o Palacio Municipal, mientras la lonja otra acera pertenecía al maestre de Campo Pedro de Acevedo.

Esas cuadras o calles eran bien sendas sinuosas de ancho indeterminado, que permitían a los pobladores el acceso a la Capilla o bien que servían de tránsito de las carretas hacia y desde Santa Fe y Buenos Aires.

En el plano realizado por Timoteo Guillón en 1853 que sólo comprendía 7 manzanas de N. a S. por 6 de E. a O., dejando afuera la laguna de Sánchez, apareció por primera vez la calle Córdoba.

Nicolás Grondona al trazar el primer plano formal del municipio en julio de 1858, destacó ese nombre de aquella primera y principal cuadra, que en el tiempo colonial fuera prolongación del Camino Real y hoy origen de la ruta nacional 9, hacia la ciudad de Córdoba.

Hacia 1891, llamábase "Barranca de las Ceibas" al sector de las barrancas con frente al río Paraná que fueran desmontadas por los presos y convertidas muchos años después en parque Belgrano, donde hoy se erige el imponente Monumento a la Bandera - asevera Mikielievich.

Recién en 1905, la Municipalidad por O. 1085 le otorgó el nombre oficial de Córdoba..

 

LA CALLE PRINCIPAL DE ROSARIO

Así pinta su terruño a principios del siglo XX, Rodolfo J. Clusellas en: "La ciudad de Rosario y los recuerdos de mi infancia": "La calle Córdoba era desde 1900 y lo sigue siendo hasta ahora, una de las principales vías de Rosario, donde estaban instalados los grandes negocios y casa de comercios con sus tiendas más famosas, joyerías y librerías, así como las viviendas de las familias más representativas por entonces de la ciudad.

Haciendo un recorrido imaginario por esa importante calle nos encontraremos con que en aquella época (1900), la ciudad no se había extendido todavía hasta el Bv. Oroño..."
Antes de arribar a Libertad (hoy Sarmiento) se encontraba la opulenta tienda La Favorita (fundada en 1897 por dos activos españoles Ramón y Angel García.)

Por la mano izquierda continuando hacia el Oeste, estaba la casona de doña Manuela Pérez de Marull, presidenta de la Sociedad de Beneficencia y consagrada a la dirección del Hospital Regional (hoy Hospital Provincial), donde actuaba desde el comienzo de su carrera el famoso cirujano Bartolomé Vasallo, de origen entrerriano.

Frente a ella tenía su sede el fogoso diario "El Municipio" gobernado briosamente por don Deolindo Muñoz y a pocos metros, sobre calle Libertad, (Hoy Sarmiento)el diario La Capital que había sido fundado el 15 de noviembre de 1867 por don Ovidio Lagos, para defender desde sus columnas la aspiración muy noble de hacer de Rosario la capital de la República.
En la esquina de las calles Córdoba y San Martín estaba el famoso Cifré que llegó a tener renombre internacional (donde hoy se halla Victoria Small)

Enfrente se erigía el edificio del Banco de la Nación Argentina, cuyo gerente, el señor Pelayo Ledesma fue uno de los hacedores de la ciudad.

CALLE CÓRDOBA EN EL SIGLO XX

Nos dicen Ana M. Rigotti e Isabel M. de San Vicente: La calle Córdoba, en su segmento céntrico, desde 1950 en adelante, sigue siendo el lugar de encuentro de la gente de buen gusto y es por eso que se concentra en ella lo más distinguido y lujoso que pueda exhibirse. "La Bola de Nieve".

 

Nos dice Rafael Oscar Ielpi: “En esa esquina comenzó en 1902 el cine bajo las estrellas. El cine sería desde entonces, un entretenimiento que apasionaría a rosarinas y rosarinos, aunque muchas de aquellas primeras vistas debieron ser presenciadas al aire libre. Dos hermanos de apellido Flo, con negocio de cigarrería en el cruce de dichas arterias, córdoba y Laprida, pergeniaron la idea de organizar proyecciones del maravilloso invento en la plaza 25 de mayo, con el cielo como techo.

No han quedado testimonios acerca de las reacciones de aquellos primeros y privilegiados expectadores del suceso, pero fue de ese modo también que las vacilantes pero asombrosas imágenes de los primeros filmes comenzaron a verse en la ciudad…”

Otros emblemáticos bares fueron El "Sorocabana”, las confiterías "Richmond" y "La Perfección" fueron también algunos de los puntos de encuentro, al igual que La Favorita.

Historia de La Favorita, consagrada tienda emplazada en la intersección de Córdoba y Sarmiento:

El edificio de la Favorita, hoy Falabella, fue escenario de la primera novela rosarina “Cristina de mi ciudad”, punto de encuentro por excelencia y paseo de compras de propios y extraños de la ciudad, desde principios del siglo XX. Se erige imponente y glorioso en la esquina de Córdoba y Sarmiento.

Fundada por dos inmigrantes asturianos Ramón y Ángel García en 1897, cuando faltaban dos años para cumplir el centenario de su existencia, fue vendida a la cadena chilena de Salvatore Falabella (La primera Tienda Departamental de América Latina).

En 1897 inauguraron una tienda sencilla instalada en un local alquilado de una sola planta, dedicada a la venta de telas y artículos de puntillería, que se convertiría en lugar dilecto de compras a la salida de la misa vespertina, y desde 1905 hasta cuatro décadas después, contaría con una oficina propia en París destinada a adquirir las últimas novedades de la moda europea.

Al edificio primitivo se levantó un segundo edificio de dos plantas en la misma esquina, al cual se le fueron conectando los linderos en sucesivos ensanches y ampliaciones hasta 1926.
En ese año los propietarios decidieron abandonar las modestas formas originales de la construcción y erigir algo más parecido a las grandes tiendas del Viejo Continente. El proyecto estuvo a cargo del estudio Presas y Armán – reconocidos por sus modernas obras de calle Santa Fe al 1.300y 1.400 - La ejecución fue obra de Candia y Cía.

El edificio, que perteneció al período del eclecticismo académico se alzó sobre un eje diagonal que corresponde a la entrada principal por la ochava. Siempre se caracterizó por sus importantes marquesinas, un enorme arco de medio punto y la cúpula con el nombre de la firma.

Las amplias vidrieras de cristales curvos en el acceso principal circunvalan a una cúpula semiesférica de bellísimo vitraux y en la parte superior de ese hall está tallada en madera el rostro de una mujer: “La Favorita” a quien nadie del diario hormigueo humano, se detiene a mirarla.

A mediados del siglo XX en La Favorita se podían adquirir prendas y telas importadas directamente de Europa.

En 1971 instalaron las famosas escaleras mecánicas, de origen alemán; hoy la nueva firma, 35 años después está reestructurándola, agregando oficinas en lo que era la terraza, renovando los sectores dedicados a la mujer, agregando una nueva escalera mecánica al estilo de los shoppings modernos, más aquello que siempre significó opulencia, refinamiento y buen gusto de 1926, no han sido tocados.

Diariamente el espacio de Falabella adquiere un dinamismo fuerte y coherente – expresan los consagrados arquitectos Caride y Butteri.

Una estructura pintoresca que muchos no conocen su origen:
Sobre Córdoba a la altura del 625, frente al Monumento Nacional a la Bandera, donde hoy es sede del Centro educativo “Nicolás Avellaneda”, en 1888 funcionaba “The Grand Hotel” o sea el Hotel Francia e Inglaterra cuya imponente fachada de estilo italiano, simbolizaba el esplendor de una reciente ciudad en vías de desarrollo, coincidente con la reestructuración en ese mismo año de la plaza 25 de Mayo, a la que colocaron los primeros jardines y las cuatro veredas.
El Palacio Municipal proyectado por Gaetano Rezzara recién comenzaría su realización dos años después (1890 – 1896).

Agrega el arquitecto Bonacci en su artículo del diario La Capital: “Rosario Desconocida”, 3 de abril 2005: “Aproximadamente a fines de 1960 o principios de los 70, al tomarse una decisión respecto de algunas filtraciones que sufría el techo superior, posiblemente sin adoptarse una solución coherente con el problema por mal asesoramiento técnico o por cualquier otro motivo, se decidió la demolición lisa y llana del nivel elevado.

Con esto se le restó a la construcción más del treinta por ciento de su altura total se le birló su coronamiento que era el punto más destacado en la composición de fachada.”

Acotan los escritores Ricardo Falcón y Myriam Stanley, con referencia al ritmo y diversión de Rosario entre los años 50 y 60: "Para la prensa de entonces, la calle Córdoba y algunas de las transversales eran "el hall de la ciudad" ",el ágora" donde hombre y mujer, libres de preocupaciones, podían ver y verse, regocijarse en una mera comprobación de que todos somos tan parecidos..."

Más que salir para mirar vidrieras, ir al cine o cenar, o encontrarse con los amigos, la calle misma era el objeto de la salida desde la noche del viernes hasta el domingo. Hábito que aún hoy, más el sábado a la mañana conservan los rosarinos: mirar y mirarse, mostrarse, saludarse, y encontrarse en la puerta de Falabella ( antes La Favorita), es decir vivir la calle como si fuese una continuación de la propia casa.

Hacia 1968 surgió el proyecto entre la "Asociación Amigos de la calle Cördoba" y la Municipalidad de convertirla en peatonal. Iniciativa que se hizo realidad al inaugurarse las obras el 25 de mayo de 1973, uno de los primeros actos de la gestión municipal del profesor Rodolfo Ruggeri.

Posteriormente, durante la intendencia del doctor Horacio Uzandizaga, "la peatonal" fue remodelada de acuerdo a su actual forma.