CORDIVIOLA JUAN B. (1872 - 1929)

Nació Juan B. Cordiviola en una década del siglo XIX coincidente con una etapa de expansión urbana, económica y demográfica de la ciudad, en efecto en 1870 se habían inaugurado las obras del Ferrocarril Rosario - Córdoba y la Sociedad Tipográfica Rosarina; en 1871 el Club Social y el Stranger's Club; en 1874 el Colegio Nacional; en 1878 se exportaron las primeras remesas de trigo a Gran Bretaña y en 1879 se creó la Escuela Normal Nacional.


Nacido el 28 de marzo de 1872, fue primero joven atlético, amante de la cultura física y después ya hombre maduro,,,  se volcó al mundo de las finanzas, proclive a crear instituciones representativas del avance de Rosario.


Para el Centenario de la Revolución la provincia se encontraba   en crecimiento y pleno desarrollo, y su ciudad capital engalanada con nuevos y soberbios edificios en su dinámica urbana, favorecida por un pródigo movimiento portuario.


La crónica periodística de uno de los diarios locales más relevantes de la década -Nueva Época nos permite participar de la gran noticia: el festejo del Centenario, con epicentro en la ciudad de Santa Fe y repercusiones importantes en Rosario y pueblos del interior, como en el plano internacional, donde las celebraciones cívicas, militares y religiosas permitieron que los ciudadanos compartieran las mismas emociones y afianzaran su pertenencia a una misma nación.


Las mismas describen a nuestra ciudad totalmente iluminada con miles de lamparillas en diversas combinaciones artísticas, que representaban los colores del pabellón nacional y de la bandera española, colocadas en edificios públicos, bancos y centros sociales; una calle San Martín adornada con trofeos, banderas y arcos de triunfo y, como dato curioso, la presencia de damas en los balcones por donde desfilaría la manifestación patriótica -como adhesión del Jockey Club.


Cordiviola y su entorno, hombres de sólida posición económica  se adhirieron a los actos conmemorativos de la gloriosa fecha desarrollando durante múltiples actividades por la mañana, tarde y noche, como la imposición del nombre de Santiago de Chile a una de las arterias del oeste de la ciudad, en homenaje a la república hermana, y el de Plaza Blandegues a la del Mercado Central, evocando la generosa y viril campaña de los soldados santafesinos que acompañaron a Belgrano al Paraguay.


La noche fue  iluminada con fuegos artificiales en las plazas, los bailes populares de las colectividades italiana y española, culminando el 25 de mayo con salvas de 101 bombas a la salida del sol, solemne tedéum en la Iglesia Catedral, el coro de tres mil niños de escuelas provinciales cantando el Himno Nacional en la plaza 25  de Mayo.


Cuando ya el teatro y el cine se habían convertido en recreación popular por excelencia, entre 1900 y 1910, tanto las familias adineradas como la de Cordiviola, más  las de clase media y la nutrida masa trabajadora encontraban esparcimientos en sociedades recreativas y  en los paseos campestres y fluviales.


El río fue un polo de atracción para las distintas sociedades que tomaban a las islas cercanas a Rosario como escenario de gratos momentos.
Por esa razón Cordiviola redactó un memorial dirigido al presidente de la Nación, por entonces Marcelo T. de Alvear solicitándole mejoras en las condiciones de navegación del río Paraná.


Y sin dudar fundó el Club de Regatas con el objeto de dar empuje a las actividades náuticas, siendo su primer presidente.
Realizó una actividad multifacética para engrandecer nuestra ciudad, pues a partir de 1922 fue el principal motivador de la construcción del edificio de la Bolsa de Comercio, elevada en la intersección de las calles Córdoba y Corrientes.


La Asamblea general extraordinaria del 12 de julio de 1924 aprobó la compra del inmueble,  donde ya existían el edificio de "La Agrícola" obra del arquitecto Collivadino y "La Inmobiliaria" del arquitecto Juan Buschiazzo.


Cordiviola se preocupó de las negociaciones para la compra del terreno de la esquina ya mencionada y obtuvo la financiación para la realización sustanciando el concurso de anteproyectos con la colaboración de un jurado, eligiendo el que presentara el arquitecto Raúl Rivera, bajo el lema LUZ 21.
La edificación parcialmente despegada de las medianeras posee cinco plantas.


Tras el ascenso de los escalones circulares de la esquina, el ingreso se inscribe en un volumen cilíndrico coronado por una cúpula oval bordeada de pilastras y pilastrinas con arcos de medio punto inscriptos en los vanos.


Es uno de los edificios más representativos de la pujanza económica de la ciudad, inaugurado el 11 de noviembre de 1929, dos años después del fallecimiento de Cordiviola ocurrido en Europa.


Murió repentinamente el 8 de octubre de 1927, en Glion, Suiza.
En el año 1972, durante la presidencia en la institución de César Bertotto, se resolvió asignar su nombre al salón de actos.

 

Bibliografía:
Publicación del diario  "La Unión", del 4 de octubre de 1920.
Wladimir C. Mikielievich: "Diccionario de Rosario." (Obra inédita).

Cordiviola. Calle. Topografía:
Corre de S. a N. desde 700 al 1300, a la altura de Génova 700. Barrio Arroyito.
Se le impuso ese nombre por Ord. 59 del 29 de noviembre de 1927.

Recuerda al prestigioso financista Juan B. Cordiviola (1872-1927), presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario de 1922 a 1927. Bajo su mandato se aprobó la compra del inmueble de calle Córdoba y Corrientes (1924) cuyo edificio fue inaugurado en 1929.