CORDERO MARIANO (1818 - 1896)

  Como sus hermanos Bartolomé y José María, Mariano Cordero se inició desde temprana edad en la carrera de las armas y sirvió con brillo en nuestra marina de guerra.

Hijo de José Cordero y de doña Benita Berutti, nació en Buenos Aires, el 1° de diciembre de 1818.

A los dieciséis años fue dado de alta en la escuadra como aspirante, pero promovido a guardiamarina el 7 de octubre de 1836, logró  rápidos ascensos a tres años de ingreso a la Armada.

Uno de los principales combates a los que asistió, fue el de Pago Largo,el 31 de marzo de 1839, donde luchó como artillero en la filas del ejército que derrotara a Berón de Estrada.

Pocos meses después combatió  otra vez como oficial de artillería cuando Lavalle desembarcó  en Entre Ríos para enfrentar a Pascual Echagüe, gobernador de esa provincia en Don Cristóbal el 10 de abril de 1840 y en Sauce Grande, siempre resistiendo las embestidas de Lavalle.

En 1841, Rosas decretó el bloqueo de Montevideo y Cordero sería segundo comandante de la goleta Vigilante, demostrando pericia y osadía en el combate de Costa Brava, a tal punto que Guillermo Brown le regaló su propia espada.

Cuando la situación política enfrentó a la Confederación Argentina encabezada por Urquiza y Buenos Aires, Cordero combatió siempre a favor de la primera, al igual que su hermano Bartolomé y también en la decisiva batalla de Cepeda donde resultaron derrotadas las fuerzas porteñas el 23 de febrero de 1859.

Poseía gran experiencia en armamentos navales, por eso el gobierno de la Nación los mandó a Europa a profesionalizarse  en arsenales.

Durante la presidencia de Mitre fue designado capitán del puerto de Concepción del Uruguay, función que desempeñó durante diez años.

Su ascenso fue progresivo y meritorio, y al asumir el Poder Ejecutivo el Gral. Roca, Mariano Cordero ostentaba el grado de contralmirante de la Nación siendo elevado durante su mandato a jefe del Estado Mayor Central de la Armada ,1884, y a vicealmirante en 1886.

Diez años después obtuvo el retiro del servicio naval, habiendo ganado para entonces el respeto de sus compañeros de arma y el repudio  de sus enemigos por haber mantenido su ideario rosista.

El 23 de noviembre de 1899 falleció a causa de una inexorable enfermedad.

El vicealmirante Cordero fue el primer argentino que ostentó las palmas de oficial almirante de la Escuadra Nacional.

 

          Bibliografía:

Adolfo P. Carranza: "Vicealmirante Mariano Cordero." Revista Nacional, Bs. As. 1899.

Yaben: "Biografías Argentinas." Tomo III, pág. 370 - 379.

 

Cordero. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde 900 al 999, a la altura de Rioja 3100.

Carece de designación oficial.

Recuerda al marino argentino Mariano Cordero (1818 – 1896) como a sus dos  hermanos que con sus hazañas honraron a la Patria.