CONWAY MARÍA ELIZABETH (1844 - 1903)

¿Cuántas maestras vinieron de los Estados Unidos, desde el año 1870 en adelante? No se sabe con exactitud. Se calcula que fueron sesenta y cuatro llamadas las gringas de Sarmiento, a pesar que no todas arribaron en los días presidenciales del gran Maestro.

Vinieron  con el objetivo  de concretar un plan revolucionario para la época: "tratar de acercar la educación a todos los argentinos, sin distinción de clases sociales ni sexo".

Algunas también se lanzaron a la aventura con la firme intención de conseguir un marido criollo - nos dice Leonel Giordano en la revista Nueva, año 1995.

Habían partido  de Boston a New York, de allí a   Liverpool  con destino a Buenos Aires,  cuando Buenos Aires era  tan precario que el desembarco se hizo en tres etapas, del barco pasarían  a una falúa  situada a una milla de la costa barrosa y de allí a  un bote que las  condujo  al pie de una escalera por la que pasaron a un muelle de endeble apariencia.

Luego de caminar por calles con veredas altas e irregulares, pavimentadas a trechos por guijarros tomarían  por último un tramway tirado por caballos desnutridos hasta parar en el Hotel Nacional hasta que el Ministerio de Educación las distribuyese dentro de la geografía nacional.

Entre ellas María Conway  pasaría de Buenos Aires a Paraná "la Meca de la cultura argentina" cargada de sueños y con una gran cuota de realidad como era la buena oferta salarial y la perspectiva de ascensos rápidos en un país con menos competencia que el suyo" Allí  estudió la lengua castellana a fin de dominar perfectamente nuestro idioma cuando inaugurara la Escuela Normal

María Conway escribiría  a su hermana: "en la Argentina se gana más dinero y consideración que en ninguna otra parte" y sobre sus habitantes agregaba: "Más los conozco y más me gustan. Nada los detiene para ayudar a un amigo."

A través de sus cartas la docente fue sin quererlo una escritora refencial de las formas de vida en los centros urbanos del siglo XIX.

Allí  diría "En esta ciudad de 20.000 habitantes, sólo hay cuatro casas además de la escuela, que tienen vidrios en las ventanas."

Enfermó de paludismo debiendo por ello viajar a Buenos Aires, donde logró recuperarse y trabajar en el Colegio Americano de la calle Reconquista 4, regenteado por   su amiga, la señora de Trégent, quien falleció  ni bien llegada  Mary Elizabeth, quien  debió tomar  las riendas del establecimiento.

Su quehacer resultaría  incalculable a tal punto que posteriormente debió traer nuevas profesoras de Inglaterra y Francia.

Conway se propuso formar a la mujer en aprendizajes docentes que la habilitasen para la inserción laboral.

Su establecimiento fue floreciente hasta 1880, pero después el surgimiento de otros le restaría  esplendor. La crisis de 1890 la obligó a trasladarlo a un lugar menos atrayente con lo que perdió cierto status social.

Había nacido en Ballina, Tyrawley (Irlanda) en 1844 en el seno de una familia de posición económica desahogada. En su adolescencia debió trasladarse a New York con su familia; allí  asistiría  a un colegio católico, el  Sacred Heart en Rochester, donde recibió una educación integral graduándose de maestra.

Con su hermana trabajó ejerciendo la docencia a fin de sostener a los suyos  que habían quebrado financieramente hasta que optó por trasladarse a Argentina en 1877.

Al residir transitoriamente en Rosario quedó escandalizada por la falta de sanitarios, narrando epistolarmente lo siguiente: "En español no existe una palabra para watercloset porque carecen de ello. Las familias ricas usan bacinillas, que las sirvientas transportan con toda naturalidad." Se resistió a comer locro y puchero pero asimiló, el asado y las achuras.

Después de haber ejercido el magisterio durante casi 25 años murió en Buenos Aires, el 3 de agosto de 1903.

Sus restos descansan en el cementerio de Boston, Massachussets.

Un diario local dijo: "Tenía el temple de las mujeres de su patria, no tuvo una sola tregua en su tarea de enseñar, fue una batalladora y al mismo tiempo de espíritu cultivado y sociable."

  Bibliografía:

Houston Luiggi, Alice: "Setenta y cinco valientes. Sarmiento y las maestras norteamericanas." Pág. 146 - 156. Bs. As. 1959.

 

Conway. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. desde 3100 hasta  3500, a la altura de Calderón 3400, paralela a Salvat 3100.

Se le impuso ese nombre por D. 4671 del año1977.

Recuerda a una de las notables maestras traídas por Sarmiento.