CONTE DE ALIÓ CLEMENTINA (1838 - 1916)

"Fue una educacionista ilustrada y fervorosa que orientó el espíritu de las maestras en el sentido del más abnegado ejercicio del magisterio de la enseñanza" - nos dice Vicente Osvaldo Cutolo -.

Nació en Nimes (Francia) el 4 de enero de 1838 y desde pequeña hasta adolescente vivió internada en un instituto donde recibió una severa educación y una sólida preparación intelectual.

En 1860, viajó con sus tíos a América, con la idea de permanecer sólo un año, más al llegar a Buenos Aires, nueve años después en plena etapa de reorganización nacional, de inmediato captó la atención del presidente Mitre y de su sucesor Sarmiento abocados a los problemas educativos.

Lo mucho estudiado y observado más las lecturas de grandes educadores como Horacio Mann le allanaron el camino para dedicarse a la docencia.
Su propósito de regresar no se cumplió debido a que conoció al periodista español, doctor Agustín Mario Alió, emigrado por sus ideas republicanas con quién contrajo matrimonio.

Designado en nuestro país, rector del Colegio de Concepción del Uruguay (fundado en 1849 por Justo José de Urquiza), considerado el mismo como "el primer instituto de la Confederación", Clementina desde 1873 desempeñóse con absoluta capacidad como directora fundadora y organizadora de la Escuela Normal de Preceptoras, cargo ofrecido por el doctor Martín Ruiz Moreno.

No erró Bartolomé Mitre cuando auguró que de esos claustros del Colegio saldrían los nuevos dirigentes de la Patria.

Asistieron a dicha casa de estudio alumnos de todas las provincias de la Confederación e incluso de países limítrofe y ambos esposos la honraron ejerciendo sus funciones con reglamentos de la más absoluta ética.

Misia Clementina - como se la llamaba - fue una mujer extraordinariamente sabia y justa, cuya labor fue reconocida por las autoridades nacionales.
Sarmiento al conocer el vuelo de sus principios pedagógicos la juzgó altamente en su obra "Escritos" Tomo X LIII.

Aparte de su función directiva, enseñó lectura, escritura, caligrafía dictando también con profundo sentido nacional, historia y geografía como también un curso de pedagogía francesa adaptado al plan de estudios por ella implementado.

Logró su consagración vocacional justo cuando surgía el normalismo en nuestro país, coincidente con su ideario: "el normalismo debe ser privativo de las provincias y la mujer en el aula cristaliza su identidad."

Durante su conducción desde 1873 hasta 1889 valoró en la justa medida las posibilidades de cada alumna y al penetrar en los meandros de cada personalidad brindaría igualdad de oportunidades, aún en aquellas menos favorecidas por la prosperidad.

Participó en el Primer Congreso Pedagógico Internacional realizado en Buenos Aires durante la primera presidencia de Gral. Roca (1882) donde abogó por la redención de la mujer mediante la educación y el trabajo, porque entendía la educación en su más amplio espectro: alcanzar un diploma, ejercer un oficio, respetar el derecho de los demás y respetar las instituciones para el logro de una estable vida comunitaria.

Peinando canas se retiró de las aulas en 1889 obteniendo un emotivo y merecido homenaje.
Falleció en Rosario, el 18 de noviembre de 1916.

 

Bibliografía:
Historia de la Escuela Normal de Concepción del Uruguay en su primer medio siglo 1873 - 1929. Buenos Aires, 1948. Pág. 198 y sig.

Conte de Alio. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 7600 al 7699, a la altura de Donado 100 Bis.
Se le impuso ese nombre por Decr. 21677 del año 1958.
Recuerda a Clementina Conte de Alió (1838 - 1916), que luchó por la redención de la mujer, mediante la educación y el trabajo.