COLOMBRES JOSÉ EUSEBIO (1778 – 1859)

Sarmiento en su libro Facundo escribió : El doctor Colombres , a quien Facundo cargara de prisiones había introducido y fomentado el cultivo de la caña de azúcar, a que tanto se prestara el el clima y no dándose csatisfecho de su obrac ostaría el traslado de plantas de Laaban, mandando gentes a los ingenios del Brasil para estudiar los procedimientos, destilar la mezcla, y cuando todo se había realizado Facundo echó sus caballadas en los cañaverales y desmontó gran parte de los nacientes ingenios."

Los caudillos federales a partir de la década del 20 se afianzaron en todo el país. Tenían un poder absoluto sobre sus territorios. Defenderían a su modo, con salvajismo las regiones más postergadas frente a la hegemonía de la poderosa Buenos Aires. Rosas, Quiroga y López dominarían la Confederación.

Desde 1821 habíase iniciado Colombres una verdadera industria del azúcar, tomándose el trabajo de elaborar el producto en trapiches dedicados a la molienda de la caña, precursores de los actuales establecimientos azucareros.

La verdad histórica señala que cuando Facundo Quiroga preparó sus hombres para invadir Catamarca y Tucumán, no se precipitó porque estaban en jugo intereses económicos de magnitud. Quiroga tenía la modalidad de combate de sorprender con gran movilidad de desplazamiento de sus montoners.

Mientras tanto , el sacerdote fue escogido por el gobernador de la provincia para obtener del general Lamadrid el no alejamiento del lugar con su tropa, y obtuvo lo que se propuso. En la ciudad de Tucumán, el Tigre de los llanos se esmeró por restablecer el orden y no persiguió a nadie.

En efecto después de la batalla del Rincón de Valladares,1827 y la de Ciudadela, el 4 de noviembre de 1831, ni la persona ni sus cañaverales sufrieron detrimento alguno.”

Nacido en Tucumán, cursó sus estudios primarios en su provincia, mientras el nivel secundario y eclesiático en Córdoba.
Después de graduarse en Derecho Canónigo y Sagrada Teología en 1803, regresaría a su tierra natal.

Al estallar el movimiento revolucionario de 1810 en Buenos Aires, abrazó con ardor la causa de la libertad en tal forma, que sería en Tucumán uno de sus más entusiastas sostenedores .

Poco después, designado por la autoridad eclesiática cura párroco en la localidad de Piedra blanca en Catamarca, aparte de servir a Dios y a sus fieles en el ministerio que le fuera asignado, con mucha inteligencia y perseverancia, crearía un sistema propio de que le permitió al país ocupar un lugar en la industria azucarera del mundo.

Tarea que debería suspender debido que el gobierno de Catamarca le otorgó la diputación de esa provincia en el Congreso de Tucumán.
Le cupo el honor de firmar el acta de la Independencia en aquel memorable 9 de Julio.

Los caudillos federales a partir de la década del 20 se afianzaron en todo el país. Tenían un poder absoluto sobre sus territorios. Defenderían a su modo, con salvajismo las regiones más postergadas frente a la hegemonía de la poderosa Buenos Aires. Rosas, Quiroga y López dominarían la Confederación.

Colombres era unitario por convencimiento, aunque federal porque bregaba por la voluntad de las provincias, y por décadas debió enfrentar - no con las armas sino con pluma y la oratoria, asumiendo todos los peligros que ello implicaba luchar contra la detentación del poder económico y militar, constitutivos del caudillismo.

Integrara la asociación política Liga del Norte con la unión Catamarca, Tucumán Y Salta, que tenía el propósito de someter a las provincias que se habían pronunciado contra Rivadavia.

A consecuencia de las derrotas sufridas por el Gral. Lamadrid, tan unitario como él debió sufrir varios destierros que interrumpieron su obra de progreso para Tucumán hasta que Rosas fue vencido en la batalla de Caseros en 1852.

A pesar de su lucha incansable por años contra el caudillismo, al comenzar la reorganización del país no aceptaría la presidencia del Acuerdo de San Nicolás ofrecida por el Gral. Urquiza, optando de ahí en más, dedicarse a su función apostólica. Desde 1857 fue Obispo titular de Salta hasta 1859.
Falleció el 11 de febrero de ese año a la edad de ochenta y un años.

Sus restos se conservan en la Iglesia Catedral de Tucumán.
La casa de Colombres fue declarada monumento pública nacional el 9 de octubre de 1913.



Bibliografía:

Schlech Emilio J: "Noticias históricas sobre el azúcar en la Argentina". Buenos Aires. 1945.

Schlech Emilio J: " Nacimiento de la industria azucarera argentina y su fundador el Dr. Eusebio Colombres (1821 – 1858)

Colombres. Calle. Topografía:

Corre de S. a N. desde 3100 hasta 3300 a la altura de Rivarola 7700.

Se le impuso ese nombre por Ord. 25 del año 1920. Recuerda al congresal de Tucumán José Eusebio Colombres (1778 – 1859) promotor de la industria azucarera del país.

Con anterioridad se llamó Santa Fe.