COLEGIALES

Así como la calle Colegiales de Buenos Aires recuerda a los estudiantes del Colegio Nacional emplazado a pocas cuadras de la Casa Rosada, fundado en 1863 por Bartolomé Mitre y  de cuyas aulas egresaron cuatro presidentes, dos premios Nobel y gran parte de la clase dirigente de la Argentina - cosa insólita Domingo Faustino Sarmiento no pudo ingresar - aunque hoy su busto preside la sala de profesores.


Quiero hacer justa mención del Colegio Nacional de Rosario que abrió sus puertas el 1° de julio de 1874, comenzando regularmente las clases el día 16.


Surgió como fruto de la idea de dotar de colegios nacionales a todas las provincias argentinas, sostenida ampliamente por el presidente Mitre.


En el presupuesto nacional de 1865 estuvo inserto un principio de ejecución para la ciudad de Rosario, pero la guerra del Paraguay impidió dedicar los fondos votados.


El presupuesto para 1869 reprodujo la partida y al tenerse noticias de ello emergió un gran movimiento de opinión para captar del Poder Ejecutivo Nacional los recursos necesarios para la instalación y funcionamiento del instituto mencionado.


Los obstáculos fueron muchos más el 26 de diciembre de 1871 el ministro de instrucción pública de la Nación, Dr. Avellaneda colocó la piedra fundamental del deseado edificio.


Avellaneda mismo dio la noticia al gobernador Iriondo, que la Nación suministraría también un terreno apropiado y con su habitual optimismo aconsejó empezar cuanto antes la obra.


Fue así, en abril de 1872  que integró una comisión de manejo de fondos y proyectos presidida por el Dr. José M. Zuviría secundado por Pascual Rosas, Martín Larré, Natalio Ricardone y el Dr. Milcíades Echagüe, el Dr. Manuel Carlés y J. M. Sarriá, quienes detectaron que el aporte establecido era escaso para abordar la obra, sucediéndose algunas renuncias.


Finalmente otros comisionados limitaron la tercera parte del primitivo proyecto llamando a licitación pública para la erección del edificio.


Cuatro años después se produjo su apertura aunque alejado del núcleo urbano (por aquél entonces), con mobiliario donado por el Colegio Santa Rosa dirigido por el presbítero Dr. Echagüe cuya existencia fuera anterior al Colegio Nacional.


A pesar de su carenciada infraestructura se hizo cargo como rector don Enrique Corona Martínez, hombre de empresa y de gran cultura, quién se instaló con su familia junto a los primeros 33 alumnos internos.


Su infatigable energía hizo que el Colegio se tornara eje del primer movimiento educacional llevado a cabo en la ciudad.


En ese mismo años de 1874, Corona Martínez hizo funcionar como partes integrantes del establecimiento: una escuela graduada de preparación para el ingreso, cursos de enseñanza secundaria, escuela nocturna para obreros y una Escuela de Derecho (ya existente) cuyos títulos podían convalidarse ante la  universidad Nacional de Buenos Aires, funcionado en 1876 una Escuela Profesional de Comercio, anexa al colegio.


Esta casa de estudios fue progresando paulatina y sólidamente, duplicándose con las décadas el número de colegiales.


Un grupo de estudiantes, el 22 de julio de 1879 se levantó contra el rector, pidiéndole su renuncia "por tirano". Lo anecdótico del hecho fue que la policía disolvió la revuelta apresando a cinco alumnos, al igual que siete profesores considerados cómplices.


Desde julio de 1912 hasta lo que podemos llamar la época contemporánea, se hicieron múltiples reestructuraciones en el primitivo predio (tal como se conserva en la actualidad.)


En abril de 1938 se habilitó la primera sección del nuevo edificio y la inauguración oficial en su totalidad del Colegio Nacional N°1 fue el 7 de julio de 1939.


Por sus aulas desfilaron, en más de 100 años de vida, personalidades que ilustraron la historia de nuestra ciudad.

 

Bibliografía:
"El Colegio Nacional." Diario La Capital de Rosario, en su edición del 27 de abril de 1997.

Colegiales. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. desde 2300 al 2700, a la altura de Ovidio Lagos 4500.
Carece de designación oficial.
Así como en Bs. As. recuerda a los estudiantes del Colegio Nacional, en Rosario nominamos así una calle en honor a los estudiantes del Colegio Nacional N°1.