ENRIQUE COFFIN

Rosario, peyorativamente fenicia, desprovista de blasones y carente de acta fundacional, emergió a mediados del siglo XIX erigida en formidable potencia portuaria y comercial.


El notable desarrollo tuvo como nutriente de progreso la libre navegación de los ríos, y aquella villa del Rosario de 1823, convirtióse en una pujante ciudad (1852) que paulatinamente se fue enriqueciendo con el aporte de calificados hombres de bien, muchos de ellos extranjeros.
Para los ingleses, el siglo XIX fue un destino caso ideal para su residencia y trabajo. El Reino Unido no intervenía en la política argentina sino que eran los capitalistas británicos quienes optaban invertir por su cuenta y riesgo.


Así la segunda mitad de dicha centuria, se convirtió en una época de fuertes inversiones de capital inglés, en ferrocarriles, gas, cloacas, industrias y comercio conformándose un sector de clase media angloargentina.


En el ejido urbano se integraron barrios ingleses, uno cerca de la Av. Wheelwright y Paraguay y otro residencial, el pueblo de Fishertawn donde en ambos espacios se afincaron jerárquicos del Ferrocarril Central Argentino construyendo casonas de perfil puramente británico.


Otros ingleses, provistos de iniciativas se lanzaron a múltiples actividades desde los primeros puestos prominentes de nuestros círculos socio financieros.


Rosario contó con el concurso de hombres de esa estirpe como Enrique Coffin, a quién puede decirse ninguna de las asociaciones de arraigo de la ciudad le fueron ajenas.


Como presidente de la Sociedad Anónima Hipódromo de Rosario, el 17 de junio de 1888, inauguró en barrio Sorrento (Bv. Rondeau y Washington) el primer hipódromo local.


Al acto de inauguración asistió el Dr. Carlos Pellegrini, en ese momento, Vicepresidente de la República, en representación del primer mandatario Juárez Celman.
Este hipódromo funcionó hasta 1901 en que se inauguró el del parque de la Independencia administrado por el Jockey Club de Rosario.
Enrique Coffin también fue de los propulsores de la creación del Banco Municipal, institución que abriría sus puertas en 1895.


Ese mismo año el 19 de marzo, se inuguró la Sociedad Rural de Rosario contando a Coffin entre sus iniciadores y primer presidente.
Simultáneamente como terrateniente cuidadoso de la gradual evolución del trabajo rural no descuidaba su quehacer agropecuario.


Este inglés obraba con serios fundamentos visionarios del adelanto palpable de la ciudad pero cabe destacar que contaba con recursos económicos para concretar sus proyectos.


Como muchos otros capitalistas británicos radicados en nuestro medio hacia un estudio minucioso de los precios y valores de los insumos útiles para la producción y ninguno de sus emprendimientos fueron librados al azar sino un efecto de su actividad constante y siempre razonada al grado máximo.

Acota Mikielievich: "Por su nivel social y espíritu financista agregado a su origen Coffin pertenecía a la aristocracia rosarina y obviamente gozó de la simpatía primero del presidente de la República Manuel Quintana , y después de su sucesor Figueroa Alcorta , quien en su carácter de gobernante visitó Rosario, - respondiendo a la invitación que le hiciera su amigo personal - desde el 30 de agosto al 1° de setiembre de 1907 inclusive. El día 30 asistió a la Exposición Rural y por la noche al banquete en el Teatro Colón (Hoy demolido), con cuarenta comensales, y el domingo 31 se sirvió un almuerzo en el edificio del Banco Provincial de Santa Fe. Muy entusismado por la urbe rosarina realizó una excursión fluvial en el vapor 106 B recorriendo después los elevadores de granos de la Sociedad Puerto de Rosario.

Hubo un concierto y por la noche se quemaron fuegos artificiales en el parque Independencia, abriéndose después las puertas del aristocrático Club Socialdonde se escucharon dos orquestas ejecutando la marcha de Ituzaingó . El 1° de setiembre, el Presidente concurrió primero a una demostración hípica y después al Hipódromo Independencia para presenciar carrera de caballos.

Por último presenció a las 5 de la tarde presenció el corso de as flores en bulevar Oroño, partiendo de regreso a la CapitalFederal a las 11 de la mañana".

No se imaginaba el presidente Figueroa Alcorta ni el círculo de sus amigos y funcionarios que el 13 de diciembre de ese año, con el imprevisto descubrimiento de petróleo en Comodoro Rivadavia, la Nación tomaría un camino de riqueza positiva, traducido en un formidable crecimiento de las arcas del Estado paralelo al mayúsculo aumento del comercio exterior - (significativa fuente de recursos de un país).

 


Bibliografía:

La expuesta en el texto.

Palacio de Gómez, Guadalupe: " Hacedores de Rosario." Rosario. 1999.


Coffin. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. desde 2800 al 3000, a la altura de Av. Ovidio Lagos 2300.
Se le impuso ese nombre por Ord. N°783 del año 1951.
Con anterioridad se denominó Las Artes.
Recuerda a Henry Coffin, uno de los hacedores de Rosario.