COCHET GUSTAVO (1894 - 1979)

Desde 1930 hasta 1940, la pintura rosarina comenzó a transitar por caminos de definitivas búsquedas tanto expresivas como ideológicas fundándose numerosas asociaciones que demostraban el inconformismo de los hombres de la cultura, a la vez que aparecieron publicaciones vinculadas con las artes plásticas, en las que se proponían nuevas formas expresivas y la necesidad de hacer manifiestos los problemas sociales de la época a través de la pintura.


Una de esas instituciones plásticas sería la "Agrupación de Artistas Plásticos Refugio" de 1932, y al regresar de Francia Antonio Berni poe esos mismos años fundó la "Mutual de Estudiantes y Artistas Plásticos" que sería el germen del proyecto de una Escuela Provincial de Bellas Artes creada en 1935. En 1936 se integró el "Grupo de los Nueve" formado por pintores de gran valía.


Por caminos vinculados a esos grupos pero también a través de una obra solitaria y valiosa transitaría Gustavo Cochet, pintor, grabador y escritor con producciones entre Barcelona y Rosario.


Nació en Rosario el 6 de marzo de 1894.


Hijo de padre francés, docente de escuela primaria rural en un paraje ubicado entre Esperanza y San Jerónimo Norte, provincia de Santa Fe, mientras su madre era criolla, santiagueña, descendiente de indígenas.


Cursó el nivel primario obviamente en el campo y cuando su padre fue trasladado como maestro primero a Carlos Pellegrini y después a Maciel, el joven se desempeñaría como aprendiz de telegrafista.


Pero muy joven dejaría el hogar paterno siguiendo su vocación de pintor y en Rosario - donde había nacido -estudió con César Caggiano, pero en busca de perfección o de un estilo definido en Buenos Aires iría al atelier De Thibón de Libián y Walter de Navazio, a quienes reconocería como sus primeros maestros.


En 1915 viajó en barco a Barcelona y trabajando en múltiples oficios se costearía el aprendizaje en el taller de restauración de Josefh Dalmau, que presentaba exposiciones de vanguardia. Cuatro años después realizó la primera exposición en la galería Dalmau de Barcelona.


En 1920 se casó con la catalana Francisca Alfonso, su modelo y compañera de toda la vida. Ambos embuídos en el arte se radicaron en París, pero como ciudadano francés debió prestar servicio militar activo. Ya cumplida su obligación militar retornó a la pintura exponiendo por vez primera en la galería Fabre, después galería barreiro y en la galería Berheim.


Como hijo de francés, debía en 1921 alistarse para hacer el servicio militar y al año siguiente, nació su hijo Fernando, que no significó un impedimento para realizar trabajos de restauración en varias galerías y hacer análisis en los museos compartiendo su vocación con grandes maestros de la pintura.


Se reencontró con el pintor Pedro Daura, quien lo vinculó con el artista uruguayo Joaquín Torres García, interesándose ambos por la estética vinculado con la arquitectura.


Luego regresaría dos veces a Rosario entre 1928 y 31 donde presentó su libro "Diario de un pintor", de editorial Luft.


Tal vez desilusionado en 1934 al retornar a Barcelona se dedicó a la política, y en plena Guerra Civil Española tomó partido por los republicanos trabajando en la Confederación Nacional del Trabajo, perteneciente al Federación Anarquista Ibérica y en la cual participaría hasta 1939.


En 1937 en plena contienda presentó en la Pinacoteca del Paso de la Gracia, una serie de xilografías tituladas Estampas populares y 22 aguafuertes "Caprichos" que serían un reflejo de los horrores de la guerra.


La derrota del 39 significó el exilio para él y su familia en Francia, desde donde fue repatriado a Argentina, estableciéndose definitivamente.


Vivió primero en Santa Fe y en 1943 celebraría sus bodas de plata de pintor, organizando en el Museo Rosa Galisteo de Rodríguez de esa ciudad un catálogo ilustrado de su producción, complementado con laudatorias de amigos, pintores y críticos de arte.


En 1947 vivió en Rosario pero su alma viajera lo llevaría a Pergamino a fin de dar clases en Escuela de Bellas Artes.


Veinte años después volvió a España con el fin de recuperar una considerable cantidad de pinturas de su período europeo que había dejado en una casa cuando debió abandonarla a toda prisa cuando huía de los fascistas. Pero un dolor muy grande lo azotaría al morir su esposa.


Continuó exponiendo en museos argentinos más de cincuenta pinturas. En 1973, 75 y 79 lo haría en la galería Renom de nuestra ciudad.


Más ya anciano no pudiendo la soledad más absoluta y habiendo quedado postrado algunos meses falleció el 27 de julio de 1979.


Descendientes del artista, vecinos, amigos y autoridades de Funes (localidad próxima a Rosario), trabajaban para finalizar la obra del maestro, en la edificación que fuera su casa, quien hoy se llama Museo Cochet.
 

 

 

 

Bibliografía:
Gualino Arnoldo: Historia del Arte en Rosario.
Funes Web (Sitio de la ciudad de Funes).

Cochet Gustavo. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 7501 hasta 7899 a la altura de Donado 1000.
Se le impuso ese nombre por O. 6007 del año 1995.
Recuerda al pintor y grabador argentino Gustavo Cochet ( 1894 - 1979).