COCAIGNE PEDRO EUGENIO (1811 - 1884)

Nuestra ciudad creció como amalgama de generaciones de inmigrantes provenientes de distintas latitudes que lograron darle una identidad singular y grandiosa.


La ley Avellaneda, sancionada en 1876, que se llamó también "ley de inmigración" (no sólo de colonización) en su parte primera parte establecía las funciones del Departamento General de Inmigración como también definía el concepto de "inmigrante" (para ser beneficiario de las facilidades otorgadas por el Estado.)


"Repútase de inmigrante para los efectos de esta ley, todo extranjero jornalero, artesano, industrial, agricultor o profesor, que siendo menor de 60 años, y acreditando su moralidad y sus aptitudes, llegase a la República para establecerse en ella..."


En los distintos censos realizados en el devenir urbano casi la mitad de la población llegó a estar constituida por extranjeros y en esa estructura la presencia francesa aportó sus pautas y tradiciones culturales.


La senda la trazaron hombres de los más variados estratos y menesteres: artesanos, relojeros, modistas, arquitectos y docentes.


Pedro E. Cocaigne integró el grupo de maestros llegados en la inmigración temprana (1830 - 1850.)


Nacido en Brionne, departamento Eure (Francia), el 14 de mayo de 1811,se recibió de bachiller en Letras en 1832 y al año siguiente  culminó sus estudios terciarios en la facultas de Derecho.


A los 36 años fue abogado en la Corte de Apelaciones de Rouen y presidente del Club de los Trabajadores de la misma ciudad desempeñando un rol determinante en los sucesos de 1848, cuando en noviembre de ese año se estableció  en Francia, una nueva república votándose una nueva Constitución donde se hubo consagrado presidente a Luis Napoleón Bonaparte (sobrino del ilustre guerrero y emperador Bonapart)


Cocaigne bregaba por un gobierno democrático y defensor de los derechos humanos y por esa proyección a favor del proletariado fue premiado  con una medalla que ostentaba la leyenda: "La ciudad de Rouen reconocida."


Y como nadie puede escapar a su destino ocho años después pisaba suelo argentino.


Como hombre de letras y de una vasta cultura en Buenos Aires se abocó a la redacción del periódico L' Emigration, hoja que luego se transformaría en el diario "Le Courriere de la Plata."


Desde 1857 a 1861, impartió cátedras de idioma francés en Córdoba hasta afincarse en Rosario respondiendo a propuestas de trabajo en colegios secundarios, los que  ejerció hasta su muerte.


En los claustros donde se desempeñó como profesor dejó el eco de su voz en defensa de la libertad y el derecho de los hombres.


En 1881 presidió la primera celebración de la Fiesta nacional de Francia (14 de julio) en nuestra ciudad.


Falleció el 6 de enero de 1884 y sus restos descansan en el cementerio El Salvador, en un panteón de propiedad del Hospital Italiano Garibaldi.

 

Bibliografía:
Panettieri,José: "La política inmigratoria." En Historia Integral Argentina, Vol. III. Bs. As. CEAL, 1975.

Cocaigne. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 5400 al 5699, a la altura de Tte. Agneta 2500, Barrio Urquiza.
Se le impuso ese nombre por D. N°21748 del 4 de marzo de 1958.
Anteriormente se denominó Aconcagua.
Recuerda al jurisconsulto y pedagogo francés Pedro Eugenio Cocaigne (1811 - 1884), quien impartiera cátedras en nuestra ciudad.