CHUBUT. Provincia argentina

El 28 de julio de 1865 un grupo de colonos galeses desembarcó en la costa patagónica a la altura  de la Bahía Nueva.
Dos hombres de barba blanca – Lewis Jones y Edwin C. Roberts- encabezaban el grupo. Nadie aguardaba a los viajeros: sólo el viento, el inmenso desierto, la desgarradora soledad del Sur. Pero eso no podía sorprenderles. Llegaban con el ánimo predispuesto para enfrentar cualquier adversidad: venían a colonizar la Patagonia.
 
Galesa en el Chubut respondía a los intereses de dos partes. Por un lado el gobierno argentino necesitaba afirmar su posesión del área, ya que Chile desde el estrecho de Magallanes e Inglaterra desde las Malvinas amenazaban la soberanía argentina, que por entonces era sólo teórica. Por otro lado,  un grupo de nacionalistas galeses perseguía la utopía de fundar una “Nueva Gales”.

Establecidos en las inmediaciones de la Bahía Nueva,  describieron al toldo como única vivienda, que variaba de forma según la estación del año. Esos heroicos pioneros vieron perder, por la hostilidad del medio, su primera cosecha de trigo. La adversidad no lograría  amedrentarlos.

Más, animados por una fe irreductible, decidieron probar suerte en otro paraje y se trasladaron a un valle en la ribera del río Chubut.


El Dr. Guillermo Rawson, que por esa época era ministro del Interior,  les consiguió los títulos de posesión de esas tierras. La colonia Terrawson – así llamada en homenaje al ministro, se convirtió, en pocos años, en una suerte de provincia galesa cuyo gobierno ejercía un consejo de doce vecinos presidido por Lewis Jones.


La lucha contra la aridez del medio natural exigía duros sacrificios. El tesón de los pioneros se vería puesta a prueba una y otra vez.


Sucesivas cosechas se perdieron,  debiendo  soportar muchas veces  la agresión de los indios que no tenían habitat  fijo, ni constituían verdaderos pueblos.


Durante los siglos XVI Chubut fue tierra de indígenas, tribus heterogéneas y mayormente nómades, entre ellas los grupos araucanizados que serían los más belicosos.


También debieron  soportar la furiosa acometida de las aguas del río, desbordadas por la creciente; a tal punto que algunos llegaron a desertar, más Jones, que era un orador inspirado, les hablaba constantemente  consiguiendo transmitirles el milagro de su fe y de su esperanza inconmovible.
 
Hacia el interior se proyectaba un mundo ignoto e indómito y fueron entonces los primeros en penetrar, los osados religiosos salesianos: Rosales, Mascardi, Vander Mirin, Falkner, Cardiel, Strobel y otros más.
.
Hacia 1888 con el arribo de contingentes de italianos, alemanes, sirios, libaneses, españoles y de otros orígenes que se sumaron a los pioneros de la primera hora, el territorio del Chubut empezaba a adquirir una fisonomía reconocible.

Por Ley 1532 promulgada el 16 de octubre de 1884 durante la presidencia del Gral. Roca, la Gobernación de la Patagonia se dividió en las gobernaciones de Neuquén, Río Negro, Chubut y  Santa Cruz, dirigidas por gobernantes considerados representantes del Poder Ejecutivo Nacional.

El 16 de junio de 1992 todos estos territorios fueron elevados a la categoría de provincia.
 
La geografía de Chubut entre el Atlántico y los Andes tiene un  área de expansión de 224.686 kilómetros cuadrados, lindando con Río Negro al norte, el océano Atlántico al este; con Santa Cruz al sur y con la República de Chile, al oeste.

Esta provincia patagónica presenta muy variados aspectos, bellísimos paisajes que atesoran una de las mayores reservas de fauna. Por ejemplo todos los años de junio a noviembre cuando van allí a reproducirse y a parir,  se puede apreciar la   suavidad de la piel oscura de la ballena  franca  que contrasta  con el turquesa imposible del mar.

En tierra, la visión de la meseta con su soledad interminable se interrumpe, aquí y allá con los chikes – ñandúes petisos, las maras – mal llamadas liebres patagónicas y los zorros.
 
Chubut es un referente significativo a la hora de señalar provincias con políticas de protección de áreas protegidas y otras medidas de manejo sustentable que comenzaron hace más de tres décadas con importantes resultados dentro del territorio.

Por eso, aún es posible regocijarse con una amplia variedad  de paisajes casi vírgenes: atractivos lagos, enormes montañas cubiertas de nieves eternas, y mesetas desérticas  son una constante.

En áreas  agrestes y desoladas donde impera el viento, el hombre ha sabido extraer e industrializar petróleo, multiplicar majadas de ovinos, contener y encauzar ríos de versátil caudal irrigando valles otrora yermos  lejos de la costa.
Comodoro Rivadavia es simbolismo de petróleo y Esquel de la lana y sus actividades derivadas.

Es el portal de la Patagonia, ayer región de la aventura y hoy promesa abierta para un futuro venturoso de la región y del país.

 

 

Bibliografía:
Palacio de Gómez, Guadalupe: "Geografía e historia del Chubut." Rosario, 2002.
Beccar Varela Silvina: "Chubut. Donde la naturaleza se transforma en show”. Diario La Nación en su edición del domingo 19 de mayo de 2002.

 

Chubut. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 5200 al 7800, a la altura de Provincias Unidas 1400 y  Colombres 1400.
Se le impuso ese nombre por D. 4673 del año 1997.
Recuerda a la provincia argentina del Chubut.

 

 NOTA CURIOSA PARA LOS ARGENTINOS:

El mito, la leyenda y la historia  se entremezclan para contar  una de las increíbles aventuras del pistolero  y ladrón norteamericano cuyo verdadero nombre era Robert Leroy Park, conocido como Butch Cassidy que vino a refugiarse  al sur argentino. Nada mejor  que el fin del mundo para refugiarse, y el forajido  más buscado  en los Estados Unidos. 

 

ladron.html


El periodista Bruce Chatwin experto en arte moderno, nacido en 1940 y fallecido en 1989, para recuperarse de su problema de salud, comenzó a escribir varias crónicas de viajes, obteniendo importantes premios  por sus libros.  


En 1974, realizó un viaje por la Patagonia  argentina… Al llegar a Cholila, un pueblo de la provincia de Chubut, visitó la casa  donde vivió el legendario ladrón de trenes y bancos, el estadounidense Butch  Cassidy.


El  10 de agosto de 1902  Chatwin recibió una carta del bandolero, a través  de una amiga la señora  Davies de Ashley de Utah, relatándole donde aquél  había vivido y entonces el periodista resolvió visitar la casa  de madera.


En Buenos Aires en 1901, Casidy había conseguido una concesión de tierras en Chubut.


Después, con su compañero después de asaltar el banco de Río Gallegos, huyeron a Mendoza pero nuestro biografiado volvió a Cholila, Chubut.


Según Cassidy, “el campo es excelente y la única industria por el momento es la ganadería, por lo menos en esta región, que resulta insuperable para tal actividad.


Aquí la tierra  consiste  en praderas y desiertos, pero para la agricultura sería necesario irrigarla. Con todo  ha tierra  excelente y en abundancia  al pie de las montañas para los que quieran establecerse  aquí en los próximos cien años, ya que estoy muy alejado de la civilización.


La distancia a Buenos Aires, capital de Argentina, es de más de 1.600 millas y hay más de 400 hasta la estación ferroviaria  o puerto más próximo.
En cambio, son solamente unos 150 hasta la costa del  Pacífico.


Para llegar a Chile es necesario cruzar la cordillera, lo cual se considera imposible hasta que el verano pasado se comprobó que el gobierno chileno había abierto un camino, de manera que el verano que viene podremos llegar hasta Puerto Montt  en Chile en unos cuatro días. Esto es un gran beneficio para nosotros porque Chile es un gran comprador de carne vacuna.


Hay pastos tiernos hasta las rodillas  y agua fresca de montaña,  pero los inviernos son excesivamente lluviosos”.


Por último aclaró que los 10.000 dólares que poseía no eran de una herencia de un tío muerto, sino producto del robo cometido por la pandilla The Wild Bunch al First National  Bank de Winnemuca,  el 10 de setiembre de 1900.


En 1917 vendió la cabaña estilo Lejano Oeste, más lo que siguió de su vida es de un profundo misterio.


 Algunos dicen que su vida se apagó en medio de unos  vientos arrasantes de arenas  chubutenses.


Hoy su cabaña puede verse a la altura de un monolito del kilómetro 20 de la ruta  provincial 258 (hacia el Norte) a unos 131 km. de Bariloche.


Chatwin Bruce: “Patagonia”, 1977
.