CHOELE – CHOEL

El 25 de Mayo de 1879 el Regimiento 3 de Caballería de Línea y el fogeado 2° de Infantería saludaron a orillas del Río Negro, a la Patria en un nuevo aniversario.


Un año antes se había promulgado la ley de Creación de la gobernación de la Patagonia con el objetivo de fomentar el desarrollo d las poblaciones establecidas y la fundación de otras.


El 28 de mayo de 1879, las tropas acamparon en una rinconada que forma una curva del río, para asentar un poblado que luego se llamaría Choel - Choel.


Lo primero que hicieron fue dividir los solares trazando calles y plazas desoyendo los ingenieros de la expedición los relatos de algunos indios viejos que hablaban de inundaciones periódicas.


Corría el mes de junio y la única preocupación de las tropas era combatir el intenso frío hasta que una mañana uno de los comandantes informó así: "un anciano aborigen en lengua semi incomprensible hizo entender que todo aquello que pisábamos no tardaría en convertirse en la sepultura del ejército. Aseveración que fue desoída pero pocos días después se confirmó plenamente.


El Gral. Villegas, jefe máximo del acantonamiento, comprobó que en seis horas el nivel del río había aumentado treinta centímetros.


La alarma no tardó en generalizarse y horas después ya estaba tomada la decisión de marchar.


Ya fue tarde, la división se halló sitiada por el agua mientras el caudal de los arroyos avanzaba amenazante.


Era el 17 de julio el viento arreciaba furioso y toda madera era poca para intentar hacer fuego, el piso se hundía por la acción del agua que brotaba por todas partes.


No muy lejos de allí el drama se repetía en el 5° de Caballería a las órdenes del Gral. Winter.


La tropa dormía sobre un pantano, descargando al aire sus carabinas en señal de auxilio ignorando que el resto de la División estaba en situación semejante.


En Choele - Choel el peligro crecía hora a hora aunque la moral de los hombres se mantenía alta haciendo ejercicios militares al son de la banda de música.


Se oían guitarras en todos los fogones, aunque ese hecho era insuficiente para aplacar el hambre y el frío que taladraba los huesos.


Al cabo de catorce días de zozobras, el espectro circundante ayudó a aquellos valientes soldados, porque cenagoso suelo se había endurecido convirtiéndose en una pétrea plataforma de hielo.


Las tropas comenzaron a desplazarse con sus armas y pertrechos sobre esas leguas espantosamente heladas logrando arribar por fin a tierra firme sin agua, aunque esa Conquista del Desierto.


A mi criterio, considero que si bien fue una tierra conquistada para sumar territorio al país, la lucha  fue sangrienta y avasallante contra los indígenas, pues  si  bien ellos eran hostiles  y sanguinarios con el blanco; otros podían ser los medios para vencerlos.

 

Bibliografía:
Padilla Alberto: "La expedición al Sud." Historia Argentina de Levillier. Tomo VI, pág. 2959. Editorial Plaza & Janés S.A. Buenos Aires, 1968.

Choele - Choel. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde 4100 al 4299, a la altura de Av. Francia 4100.
Se le impuso ese nombre por D. N°4670 del año 1977.
Recuerda al poblado fundado el 28 de mayo de 1879 por las tropas de la Conquista del Desierto.