CHIOLA SEBASTIÁN (1902 - 1950)

Con el despunte del siglo XX nacía en la ciudad de Rosario, Sebastián Chiola (1902).


Encontró durante su infancia la única vía de escape al tedio cotidiano y la incomodidad franca o encubierta de saberse diferente de aquellos de su edad, y sus sueños eran el único mundo en el que valía vivir.


Lentamente  se iba produciendo un cambio de vida  de la sociedad rosarina  que se agudizaba en los barrios al mezclarse la idiosincrasia del criollo  con los hábitos, costumbres y decires de las fuertes corrientes inmigratorias, naciendo un nuevo modo de vida de particulares características.


Sus padres ejercitaban sociabilidad entre vecinos o compatriotas en bailes de la sociedad italiana, kermesses o cualquier otra cosa que los sacase de la rutina aunque fuera esporádicamente.


Veladas que se amenizaban con un acordeón, una flauta, mandolina o guitarras suplantados después por un grafómano donde los niños se movían y miraban y donde Sebastián Chiola fue capaz de construirse un paraíso imaginario al escuchar y observar palabras de esa gente.


Entre 1920 y el 30, los cines invadieron la ciudad de Rosario en la primera posguerra del siglo e ir al cine era cada vez más entrañable  y placentero.


Después de los cines al aire libre, por entonces no tardarían en aparecer conviviendo con los anteriores, las que bien podían ser designadas ya como salas de cine, la primera de las cuales, según la mayoría de los testimonios fue la llamada Sala París, que funcionaba en el Café Columbia, en calle córdoba al 1100, cuyo predio ocuparía más tarde el cine Córdoba, demolido en la década de 1960 para dar lugar a la Galería comercial.


A ella debió sumarse el Lapage en Córdoba 884, una gran sala que ocupaba parte de un vasto local en el que convivían la distribuidora cinematográfica de Max Glusksmann, proveedora mayoritaria de las películas que se exhibían en la ciudad.


En 1927 la prensa comentaba: "El cine está tomando cada día más incremento en nuestra ciudad".


Sebastián Chiola a los 23 años ya hombre de pantalón ajustado, pañuelo al cuello  se lanzó a las luces de Buenos Aires a una vida distinta de la rutinaria, llevando en su valija de cartón su mayor anhelo "ser artista cinematográfico".

 


Después de iniciarse en cuadros filo dramáticos populares mientras trabajaba como obrero panadero primero y corredor de seguros después entró por la puerta grande del teatro profesional con la compañía de José Gómez quién vislumbró sus dotes artísticas haciéndolo debutar en Montevideo en la obra "Papá Lebonar" (1925).


Aunque a Sebastián Chiola le llegaría su notoriedad y consagración a través de la cinematografía interpretndo 21 películas argentinas entre ellas: "Palermo", "Casa de muñecas", "Nosotros... los muchachos", "El muerto falta a la cita", "Apenas un delincuente", destacándose su rol en "La guerra gaucha".


Falleció en la plenitud de su vida y su éxito el 7 de febrero de 1950, viniendo a morir  a  su tierra natal, Rosario.

 

Bibliografía:
Palacio de Gómez, Guadalupe: "Sebastián Chiola,un rosarino de verdad". Rosario, 1998.

Chiola. Calle. Topografía:
Corre de N.E. a S.O. entre las calles Checoeslovaquia y Av. París, desde la calle Venecia a la de Roma, en jurisdicción del bajo Saladillo.
Selel impuso ese nombre por D. N°22012 del año 1958.
Recuerda a Sebastián Chiola (1902 - 1950), actor teatral y cinematográfico, nativo de Rosario.
Con anterioridad se denominó calle Florencia.