CHENAUT INDALECIO (1808-1871)

Edecán de Urquiza en la batalla de Caseros. 


El general Indalecio Chenaut  nació en Mendoza el 21 de mayo de 1808


Josef Bernardino Indalecio Chenaut, bautizado en la ciudad de Mendoza, el 21 de mayo de 1808, era descendiente de una vieja familia francesa, de la zona de Champagne, instalada en Ceuta, España hacia 1730.


Indalecio Chenaut era nieto del ceutí, emigrado a Argentina: Guillermo Chenaut Pombo; y era hijo de don Juan Nepomuceno Chenaut de Iturralde (1770-1806) oficial de Napoleón mientras su madre, doña María Josefa Moyano y Godo, pertenecía a la más rancia sociedad mendocina


La superioridad cultural del grupo familiar hizo que su hijo  eligiese entre asistir a una universidad o bien integrar algún cuerpo militar. Fue así que no había cumplido los doce años cuando se halló incorporado al ejército como portaestandarte del Regimiento 1° de Caballería de su ciudad natal.


La lucha contra el indio ocuparía cuatro años de su adolescencia, para después distinguirse en los combates de Ombú, Camacuá, Yerbal, y en la batalla  de Ituzaingó.


A los 18 años se enroló en el ejército para la Guerra del Brasil y participó en las batallas de Bacacay e Ituzaingó, a las órdenes de Juan Lavalle.

Siguió a Lavalle en su revolución de diciembre de 1828 y en la guerra contra Juan Manuel de Rosas, combatiendo en la batalla de Navarro y en la de Puente de Márquez.


Derrotado Lavalle, en 1830 se incorporó a las fuerzas del general Paz y participó en la batalla de Oncativo, participando también en la invasión unitaria a Cuyo. En una oportunidad, estando en San Juan, le negó el ascenso al entonces teniente Domingo Faustino Sarmiento.

 

Combatió contra Facundo Quiroga en la batalla de Rodeo de Chacón, en la que sus tropas se pasaron al ejército federal debido a la crueldad con que las había tratado, en en la de La Ciudadela, donde a órdenes de Lamadrid, los unitarios fueron derrotados definitivamente. Fue arrestado por Quiroga y enviado a Buenos Aires.

Recuperó la libertad en 1833, emigrando a Brasil, pero ese mismo año volvió a Buenos Aires, en apoyo al gobernador Juan Ramón Balcarce.


Con 20 años con el grado de sargento mayor acompañó al gral. Paz en su marcha al interior asistiendo a los combates de San Roque, La tablada y Oncativo.


Se identificó Chenaut siempre con su comandante en su insurrección contra la dictadura y lo acompañó en su campaña de fortificación de Montevideo para la defensa contra las fuerzas rosistas de Oribe.


Sabía que en las luchas entre Paz y Rosas había algo más que la rivalidad de dos fracciones del país o de dos hombres, estaban enfrentados dos principios: uno era la libertad, mientras el otro personificaba  el desorden y el imperio de su voluntad.


Al producirse el Pronunciamiento de Urquiza que desembocaría en la batalla de Caseros se plegó sin dudarlo, a tal punto que el Gral. entrerriano lo designó su edecán. Su actuación en el combate fue tan destacada que lo condecoraron como "Jefe de Estado Mayor", jerarquía casi desconocida hasta entonces, en las estructuras castrenses.


En la Argentina del siglo XIX, las fronteras entre la milicia y la política no sólo no estaban deslindadas sino que, además se confundían. Así fue el caso de Chenaut  que dejó el  campo de batalla para ser un hombre de libros y discursos, un legista que conocía el valor de los vocablos apropiados, al actuar como diputado por Mendoza entre 1854 y 1858, en el Congreso Federal Paraná y en la Convención Nacional De Santa Fe convocada para reformar la Constitución de 1853.


Al estallar la Guerra de la Triple Alianza, Mitre lo designó  como jefe de operaciones, logrando reconquistar Corrientes junto al general Paunero.


Después de dos años  de enfrentamientos solicitó el retiro por razones de salud, falleciendo el 30 de noviembre de 1871.

 


A punto de morir, el presidente Domingo Faustino Sarmiento, lo consagró "General de la Nación"  en virtud de la obra patriótica que siempre acometió.


Nos dice Vicente Cutolo: "Al cumplirse el centenario de su muerte el diario "La Nación" publicó su retrato y su amplia foja de servicios, a la par que pudo evocar al modelo de soldado republicano y a la existencia de una actividad prodigiosa y fecunda".

 

 

Bibliografía:
Olascoaga L: "Semblanzas de algunos próceres mendocinos" en Revista de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza. Tomo XIV. Mendoza, 1939.

Chenaut Indalecio. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. desde 4100 al4199 a la altura de Bv. Avellaneda 1700.
Se le impuso ese nombre por D. N°22013 del año 1958.
Recuerda a Indalecio Chenaut (1808-1871) militar que acompañó a General Paz primero y a Urquiza después en su lucha contra Rosas.