CENTRAL CÓRDOBA

Fue innegable la acción civilizadora y gravitante que tuvo el ferrocarril dentro del contexto geográfico nacional.

Sus rieles llegaron hasta los más alejados confines haciendo florecer pueblos a la vera de las vías como también convirtiendo pequeños poblados en pujantes centros industriales.

Ya lo había vaticinado Juan Bautista Alberdi cuando escribió  después de la batalla de Caseros: ”Es preciso traer las capitales a la costa o bien llevar el litoral al interior del continente (argentino). El ferrocarril y el telégrafo eléctrico, que son la supresión del espacio, obran este portento mejor que todos los potentados de la tierra. El ferrocarril innova, reforma, y cambia las cosas más difíciles, sin decretos ni asonadas”. 

Explicaría – “la unidad política tiene por cimiento la unidad territorial y que sólo el ferrocarril puede hacer una unidad de dos parajes separados por quinientas leguas”.-

Rosario no escapó a ese influjo y a partir de 1870 proyectó una red ferroviaria convergente en el puerto para dar así salida a la inmensa producción de granos de las colonias del sur santafesino. Recordemos que el puerto era por entonces uno de los más preponderantes puertos cerealeros del mundo.

Fue así, que estructurada "la telaraña del riel" - expresión usada en la revista: "Rosario. Historias de aquí a la vuelta" N°11 - quedó determinada la ubicación de las principales estaciones ferroviarias: "La Gran Central del Ferrocarril Central Argentino" en Corrientes y Wheelwright en 1870"; "la del Oeste Santafesino" erigida por Don Carlos Casado del Alisal en el actual parque Urquiza (1883); "la de Buenos Aires - Rosario o Sunchales", después Rosario Norte (1886); "la del Provincial de Santa Fe" hoy Estación de ómnibus Mariano Moreno (1891.)

En 1884 el rendimiento del ferrocarril estatal era del 8,8 % y el entusiasmo tal, que las provincias servidas por sus líneas exigían la conexión directa  con los puertos, lo que bajaría notablemente los costos de los fletes.

         En 1903 se concedería a la empresa "Ferrocarril Central  Córdoba” el derecho de construir y explotar una línea de trocha angosta desde Rosario al puerto de Buenos Aires.

Esta  última  tuvo  su génesis en la ley de nuestra provincia del 2 de septiembre de 1886 que otorgaba la concesión a Santiago Temple, hombre con capacidad de creación e innovación,  quedando formalizado dicho contrato el 15 de diciembre de ese mismo año, concesión que Temple transferiría al año siguiente a la empresa Central Córdoba, emprendimiento con una inversión de 14 millones de pesos oro; primer ferrocarril de trocha angosta - es decir de un metro a diferencia de las vías anchas que pasaban el metro y medio - en una extensión de 224 kilómetros de doble opción: carga y pasajeros.

La revista "Una mano" publicación médica de 1997 se refiere a la estación  principal del Central Córdoba:  "Dominando el paisaje del desolado Bv. Rosarino, con el transcurso de los años Veintisiete  de Febrero, con recortado perfil de pináculos, hastiales y buhardilla llevaba a los pasajeros a viajar con su imaginación más lejos que con su línea ferroviaria."

Sus andenes se llenaron de historias. De encuentros y partidas, historias que quedaron sin duda, grabadas en la memoria de muchos inmigrantes. Una imagen de vitalidad para nunca olvidar.

Hoy subsiste la estación Central Córdoba aunque sin movimiento comercial ni señales de vida por razones gubernamentales que privaron al país de fuentes de trabajo y distintos recursos que implica  un ferrocarril.

El último día de 1921, un incendio fatal dejó de aquél primitivo edificio sólo los muros externos del cuerpo central y las alas laterales.

Un año después se iniciaba su reconstrucción donde se alzaría el imponente y afrancesado porte de esa estación.

En 1925 adoptaría  la estructura de hoy faltándole sólo la cúpula.

Otra estación del Central Córdoba  estaba ubicada en la calle Mendoza y Paraná (Rosario Oeste.)

 

  Bibliografía:

Mikielievich, Wladimir C.: "Ferrocarril Central de Córdoba. "Diccionario de Rosario." Tomo VIII.  (Inédito.)

Ensinck Oscar Luis: ”Historia de los ferrocarriles de la provincia de Santa Fe”. Rosario. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Instituto del Litoral. 1980.

 

  Central Córdoba. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. desde 5100 al 5299, en la manzana rodeada por las calles Gálvez, Matienzo, Virasoso y Aldao. Barrio Moderno.

Carece de designación oficial.

Recuerda al Ferrocarril Central de Córdoba, antecesor del Ferrocarril Gral. Belgrano.