CASILDA

La historia de este pueblo con nombre de mujer se remonta a 1870, cuando don Carlos Casado del Alisal decidió erigirlo, con el nombre de Candelaria que luego rebautizaría llamándola Villa Casilda, en honor a su madre y su hija.

 


El hecho histórico fue así: "Cuando este digno hombre regresaba de su tierra natal, (donde había llevado a su familia con el propósito de hacerle conocer su terruño y sus raíces) se  encontró con un nuevo gobernante, el presidente don Domingo Faustino Sarmiento, no sólo un defensor de la educación del pueblo, sino también con gran espíritu colonizador.

 


Sabía sin duda que la  inmigración iba  a producir con el tiempo la fragua de un hombre nuevo, un argentino distinto, laborioso, que entendiese de máquinas para abrir surcos.


Sarmiento, como Alberdi confiaban que la inmigración era un elemento decisivo para que el país se poblase, mejorando el nivel étnico y la mentalidad de los argentinos criollos.


Don Carlos Casado hombre también con visión de futuro, se abocó de inmediato a la búsqueda de inmigrantes europeos como también hombres argentinos dispuestos a trabajar  las  tierras en la provincia de Santa Fe.


Corría el año 1870...y pese a que las vías del ferrocarril Central Argentino era un muro de contención a las arremetidas indígenas, la Candelaria no podía borrar de su mente el ataque que seis años atrás había arrasado el lugar donde se asentaría el nuevo pueblo.


Don Carlos Casado con el dinamismo que le era propio, aplicó una política de atracción sobre los colonos estableciendo a los pobladores a una  legua a cada lado de las vías ( en forma gratuita) dispuestos a hacer brotar  de esa tierra humífera, el milagro del trigal.


En abril de 1871, el colonizador había otorgado 54 concesiones a 14 familias inglesas, 13 francesas y 9 españolas, totalizando 100 personas.


El predio adjudicado debió soportar tormentas arreciantes, plagas de langostas y embestidas indígenas pero la tenacidad de don Casado y la firmeza de los colonos hizo que alcanzasen jugosos logros pues en 1872 se exportaba la harina de trigo desde La Candelaria.


Nos relata Miguel Angel de Marco que "la colonia a la vez que recibía de la firma Ledesma Hnos, 10 segadoras mecánicas marca Buckeye, exportaba el 14 de septiembre de 1872 a bordo del bergantín español Rosita, 335.476 libras de harina equivalentes a 151.970 kilogramos con destino a la Península Ibérica."


También en ese año arribó el inspector nacional de colonias agrícolas, don Guillermo Wilcken, quien encuentra al poblado ocupando un área aproximada de 5 leguas cuadradas, dividida en concesiones de 25 cuadras de 100 metros de costado, con 25 hs. libres para calles.

En cuanto al aspecto productivo expresó:


"Es fama bien sentada que las tierras de La Candelaria son superiores aún entre las mejores del Rosario, y el análisis practicado no hace sino confirmar la opinión general."


En efecto el 12 de abril de 1878 levaron anclas en el puerto de Rosario, seis barcos de ultramar conduciendo 4.500 toneladas de trigo procedentes de La Candelaria.


Tal hecho memorable se recuerda actualmente en la Avenida Belgrano de nuestra ciudad, en la placa escultórica El Sembrador realizada por el artista plástico rosarino Lucio Fontana.

 

Bibliografía:
Infante, Faustino: "Los orígenes de Casilda", Rosario 1935.
Liporace, Jorge: "Crónicas Santafesinas. Casilda la ciudad de las cuatro plazas". Diario La Capital en su edición del domingo 31 de agosto de 1997.

Casilda. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 800 al 7600 a la altura de Bv. Avellaneda 100 Bis; y Av. Provincias Unidas 100 Bis.
Carece de designación oficial.
Su nombre recuerda a la ciudad homónima cabecera del departamento Caseros, a escasos 53 Km. de Rosario levantada por don Carlos Casado del Alisal, fundador del Banco Provincial de Santa Fe.