CASACUBERTA JUAN AURELIO (1799 – 1849)

Dos comediantes ilustres fueron Trinidad Guevara y José Santos Casacuberta conocido artísticamente como Juan Aurelio.

Aquella empezó muy jóven, llegó a la cúspide del éxito y murió en avanzada ancianidad y casi olvidada. Respecto de las circunstancias de su muerte, acaecida en 1873, se tejieron leyendas escalofriantes.

La acompañó en memorables temporadas por aquellos días Casacuberta, y como ella sus preferencias fueron los melodramas europeos teñidos de romanticismo a ultranza.

Al trabajar en época de la tiranía el teatro presentó una declinación visible tanto que ambos divos se vieron precisados a ceder su talentosa labor dramática al capricho del auditorio.

Él lleno una etapa del teatro en la Argentina recogiendo abundantes crónicas contemporáneas referidas a su biografía, así Sarmiento escribió páginas en alabanza de su arte, que se decía inspirado en la escuela de Talma que aprendió de su maestro Isidoro Maiquez.

Entre 1830 y 1852 los artistas mostrábanse propensos a la adulación muchas veces llevada a extremos incalificables y la excepción altiva de Casacuberta lo condujeron a una vida accidentada y algunas veces hubo de abandonar el escenario para reanudar su oficio manual de bordador. Páginas emotivas del escritor Santiago Calzadilla narraron la peregrinación del artista al proscribirse voluntariamente huyendo a través de la cordillera.

Otros escritos de Sarmiento detallaron episodios del exilio que desembocaron en su brusca muerte ocurrida en Chile a fines de 1849, tras el agotamiento de una vibrante representación.

Había consolidado su prestigio excepcional durante la década de 1830, librando enconadas batallas de rivalidad y que venció ante el veredicto de la opinión pública. No aplicó las excelencias de su temperamento artístico que abarcaba tanto lo cómico como lo trágico a favor de un repertorio de índole nacional.

En "Otelo" y en el "Orestes" de Voltaire obró maravillas, lo que no impidió que sus fanáticos prefiriesen sentirle trepidar en "Treinta años o la vida de un jugador" y en "Los seis escalones del crimen".

Cuando emigró, el público se había dejado ganar por los espectáculos circenses que le proporcionaban el aditamento de bailes y pantomimas; construíanse, sin embargo, nuevas salas para el recobro de lo español imponiendo también la ópera como reina y señora logrando también repercusión la zarzuela grande.

Casacuberta como actor dramático es considerado como uno de los primeros artistas teatrales nativos que se distinguieron en la América del sur.

 

 Bibliografía:

Guibourg Edmundo y Augusto A: "Nacimiento y progreso del teatro nacional hasta nuestros días" en Historia Argentina de Levilier. Tomo V, pág 4088 y siguientes.

 

Casacuberta. Cortada. Topografía:

Corre de E. a O. desde 8800 al 8999, a la altura de Alvarez Condarco 100 Bis.

Se le impuso ese nombre por Decr. N°4669 del año 1977.

Recuerda al excelente actor dramático argentino Juan A. Casacuberta (1799 – 1849.)