CÁRCANO, MIGUEL ÁNGEL (1890 – 1978)

El 9 de mayo de 1978 fallecía en la Capital Federal el doctor Miguel Ángel Cárcano.


El doctor Ricardo Zorraquín Becú al despedir sus restos expresó: “Personalidad ilustre de la República Miguel Ángel Cárcano, brillaba con singular fulgor por su larga trayectoria puesta al servicio de la Nación, por la influencia intelectual que ejercía y por el prestigio que había adquirido a lo largo de sus años intensa y fecundamente vividos.”


Miguel Ángel Cárcano nació en Córdoba, el 18 de julio de 1889.


De ilustre prosapia cordobesa, siguió los caminos certeros que le señaló su padre, don Ramón Cárcano, cuyo ejemplo fue para el aliento y guía.


Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de Córdoba y en 1917 obtuvo el Primer Premio Nacional de Letras por su libro Evolución histórica del régimen de la tierra pública, en el que analizaba el problema agrario argentino.


Según el profesor Eleodoro Lobos, fue la obra más completa realizada hasta esa fecha sobre la legislación agraria del país.


En 1933, siendo diputado nacional por la provincia de Córdoba, integró la misión diplomática presidida por el vicepresidente de la nación Julio A. Roca (hijo), misión que viajó a Londres y concluyó el Pacto Roca-Runciman mediante el cual se garantizó la compra de carne por Gran Bretaña a cambio de la reducción de los derechos aduaneros de algunos productos industriales ingleses y no dificultar el trabajo de las empresas británicas.


Fue un esclarecido Presidente de la Academia Nacional de la Historia entre 1967 y 1969, y durante esa gestión solicitó y obtuvo la cesión del recinto del Antiguo Congreso Nacional para sede de la Academia.


Orador elegante cautivaba al auditorio con su palabra no exenta de una bondadosa ironía, cuyos consejos eran decisivos dado que se le reconocía una justa autoridad que da la experiencia en la actuación pública, ocupó altos cargos en el gobierno y en la diplomacia.


Cárcano en 1933 llegó a Londres en el tiempo en que Gran Bretaña era el único adversario que enfrentaba el poder aparentemente invencible de Adolf Hitler.


Cárcano sintió que Churchill defendía los valores más caros a su propia mentalidad: “democracia, libertad, moral, derecho y cultura”; y se sintió feliz de poder observarlo, escucharlo e interrogarle mientras aquél realizaba el esfuerzo titánico de preparar la defensa y la victoria de su nación.


En la Capital Federal desempeñó distintos cargos como diputado, Ministro de Agricultura y otra vez, de Relaciones Exteriores en París y Londres durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).


Al retorno a Buenos Aires, fue designado presidente de la Comisión que en representación de Argentina debía negociar con el Reino Unido las cuestiones arancelarias, logrando finalmente concretar un acuerdo que obtuvo la aceptación de los representantes de la industria nacional que inicialmente se habían alarmado respecto de las consecuencias del tratado respecto de su sector.


El doctor Zorraquín Becú, dijo con referencia a su vida política de este modo: “Tuvo una intervención casi permanente en la dirección de los destinos del país, hasta que otros vientos cambiaron el rumbo de la vida nacional. Cárcano fue el hombre de consejo, el infatigable promotor de iniciativas de bien público, el político que busca la evolución pacífica y gradual sin alteraciones bruscas, respetando las instituciones y tratando de ponerlas al servicio de los grandes intereses nacionales.”


Desde la “Evolución histórica del régimen de la tierra pública” hasta su magna obra que la tituló bajo el nombre de “La política internacional en la historia Argentina”, volcó un ferviente anhelo de encauzar una revisión de los valores históricos.


Entre 1938 y 1942 fue embajador de su país en Francia, y desde esa fecha hasta el advenimiento de Juan Domingo Perón fue embajador en el Reino Unido.​


Fue también fundador del diario El País, de la ciudad de Córdoba y Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación, durante la presidencia de Arturo Frondizi, de 1961 a 1962.


En su actividad académica se destacan múltiples charlas y conferencias que jalonaron su larga trayectoria de historiador.


Fue profesor de Derecho Administrativo en la Facultad de Derecho (Universidad de Buenos Aires), y de Economía y Organización Agraria en la Facultad de Ciencias Económicas de la misma Universidad, de cuyo Consejo Directivo y Consejo Superior Universitario fue miembro.


Además, fue miembro de la Academias Nacionales de Agronomía y Veterinaria, de Ciencias Económicas, de Letras y de la Historia;  también miembro correspondiente de varias Academias de Historia y de Letras de distintos países.


En sus últimos años, tras su paso por el gobierno de Frondizi, se dedicó especialmente a publicar obras sobre historia argentina.


El doctor Miguel Ángelo Cárcano falleció el 9 de mayo de 1978. Su muerte no ha hecho más que engrandecer su virtuosa vida.

miguel.html

 

Bibliografía:
Enunciada en el texto.
Lorenz Federico Guillermo: "El ojo del viajero: Miguel Angel Cárcano y Churchill." Revista "Todo es historia" N°385. Agosto de 1999.

Cárcano. Cortada. Topografía:
Corre de N. a S. desde 200 Bis al 500 Bis, a la altura de Av. Eva Perón 8300.
Carece designación oficial.
Recuerda al historiador Miguel Ángel Cárcano (1890 – 1978) quién ocupó importantes cargos en la Academia Nacional de la Historia y como diplomático.