CARACARA

En Argentina se usa la palabra carancho para designar a las personas oportunistas, usualmente aplicado a abogados.


Además, al ser un ave muy difundida en Argentina y Uruguay está presente en dichos populares como “desordenado como nido de carancho”, en alusión a la forma precaria de su nido.


Otros refranes incluyen “cada carancho en su rancho”, que significa “cada uno en el lugar que le corresponde”, y según Carlos Villafuerte, es análogo al refrán español “cada mochuelo en su nido”; “carancho que comió, voló”, referido a quien una vez conseguido su propósito se desentiende de toda ulterioridad; o “maldición de cuervo no alcanza a carancho”, que significa que, aun cuando alguien no sea bueno, si quien maldice es peor sus malos deseos no se cumplirán.


Caracara plancus, el carancho, traro, o caracara moñudo ​ es una especie de ave falconiforme de la familia Falconidae.​ Habita el centro y sur de América del Sur.


En las poblaciones aborígenes era muy importante. Dos de los principales líderes mapuches del siglo XVI, Lautaro y Pelantaro, llevaban nombres alusivos a esta ave, traru en mapuche.


El nombre del río Carcarañá, en Argentina, significa “carancho diablo” en idioma guaraní.

caracara.html


Es un ave rapaz que mide entre 55 y 60 cm de largo.


 Presenta la parte superior de la cabeza negruzca, el resto de la misma y el cuello blanco grisáceo, y el dorso y pecho con líneas anchas pardas y blanco grisáceo.


En vuelo se le observa una mancha alar clara y la cola blanquecina que termina con una banda negra. La piel de la cara es desnuda, rasgo típico de las aves carroñeras.


El área de distribución de carancho plancus incluye países como Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay, Perú, Ecuador, Uruguay y Venezuela.
Debido a su plasticidad, es un ave adaptada a diferentes entornos y se puede encontrar en diversos ambientes.


El carancho vive al borde de los bosques y en campo abierto,​ y también se lo encuentra en ámbitos urbanos en grandes ciudades como Buenos Aires.


Es un ave oportunista, que puede alimentarse de carroña: con frecuencia se le puede observar comiendo animales que han sido atropellados en la carretera.


En los grandes centros urbanos ayuda a controlar animales perjudiciales como ratas o palomas domésticas.


Suele ser perseguido en zonas rurales pues ataca a los pollos. También puede agredir a terneros y corderos jóvenes o heridos, atacando los ojos, labios, y zona anal; de manera que la presa resulte progresivamente indefensa hasta que, finalmente, muere y es consumida.


Responde a la actividad humana,  específicamente a la disponibilidad de carroña, por lo que se ve beneficiado por los campos ganaderos campos bajo pastoreo, que resulta en una mayor disponibilidad de alimento.


Aunque a menudo se considera erróneamente9​ que sólo se alimenta de carroña, también puede cazar: aprovecha insectos, y también pequeños mamíferos y aves.


Pueden hacer caza cooperativa para predar sobre aves de mayor tamaño, como coscorobas o garzas moras; también roba huevos de nidos.


También se lo ha registrado consumiendo y dispersando frutos de plantas, como la palmera Attalea phalerata.


En su vuelo alterna aleteos; también suele planear en círculos. Suele bajar a tierra con frecuencia y caminar más que otras aves rapaces.


Construye su nido en árboles o matorrales utilizando ramas, pasto y pelos. El aspecto del nido suele ser muy desordenado.


Este animal descripto  por  científicos:


La mayoría de los nombres de Caracara plancus, incluyendo el nombre del género, son onomatopéyicos porque  emite un sonido áspero y fuerte: “krak krak krak”.


Félix de Azara, en su libro Apuntamientos para la historia natural de los páxaros del Paraguay y el Río de la Plata, comenta que “en el Río de la Plata, donde no hay la décima parte que en el Paraguay, le llaman Carancho: los portugueses del Brasil Gaviao (gavilán); y los Guaranís Caracará, que conservo porque lo canta con frecuencia.” En Chile se lo conoce como traro.


En su paso por el Río de la Plata, Charles Darwin observó a estas aves, a las que llama carranchas.

 

 

 

Bibliografía:
Narosky, Tito e Yzurieta, Darío (2003). Guía para la identificación de las aves de Argentina y Uruguay: Edición de Oro.
Vazquez Mazzini Editores. p. 90. Idoeta, Fabricio Miguel; Roesler, Carlos Ignacio: Presas consumidas por el Carancho (Caracara plancus) durante el período reproductivo, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires. Julio de 2012.


Caracara. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. a 35 metros al Norte de Génova 7900.
Se le impuso ese nombre por O. 8.690 de Diciembre 2010.
Recuerda al Caraca, más conocido como carancho. Ave de rapiña que mide entre 40 y 60 centímetros de largo y se encuentran en gran parte de América.