Caoba

Es el árbol nacional de la República Dominicana y de Belice. Un árbol de caoba (acompañado de dos braceros, uno con un hacha y otro con un remo) también aparece en el escudo de armas de Belice, bajo el lema latino Sub umbra floreo ("Florezco bajo la sombra").


En los territorios españoles esta madera se llamaba caoba; el nombre inglés "mahogany" se asoció inicialmente solo con la madera procedente de las islas de las Indias Occidentales bajo control británico; mientras que los colonos franceses utilizaban el término "acajou". Por otro lado, el nombre inglés "mahogany" podría ser una corrupción de "m'oganwo", el nombre utilizado por la gente yoruba e ibo originaria de África Occidental para describir los árboles del género Khaya, que está estrechamente relacionado con Swietenia. Posiblemente, cuando fueron llevados a Jamaica como esclavos, dieron el mismo nombre a los árboles similares que vieron allí.


 Aunque esta interpretación ha sido cuestionada, no se ha sugerido una explicación más plausible. Se desconoce el nombre que los indígenas arawak daban al árbol.


La madera fue uno de los primeros materiales que llamó la atención de los europeos al inicio de la colonización española en América. Una cruz en la catedral de Santo Domingo, que lleva la fecha de 1514, se dice que es de caoba, y Felipe II de España al parecer fue quien decidió utilizar esta madera para la carpintería interior del Monasterio de El Escorial, iniciado en 1584.


Sin embargo, la caoba estaba reservada principalmente para la construcción de barcos, y fue declarada un monopolio real en la Habana en 1622. Por lo tanto, muy poca de la caoba que crecía en el territorio controlado por los españoles fue exportada hacia Europa.

Hasta el siglo XIX la totalidad de las caobas fueron consideradas como la misma especie, aunque variase su calidad y algunas de sus características de acuerdo con el suelo y el clima.


En 1836, el botánico alemán Joseph Gerhard Zuccarini (1797-1848) identificó una segunda especie mientras trabajaba con especímenes recolectados en la costa del Pacífico de México, y la llamó Swietenia humilis.


En 1886 una tercera especie, Swietenia macrophylla, fue nombrada por Sir George King (1840-1909) después de estudiar especímenes de caoba de Honduras plantados en los jardines botánicos en Calcuta, India.


Hoy en día, todas las especies de Swietenia crecidas en sus lugares de origen son mencionadas por la CITES, y por lo tanto están protegidas.


Tanto Swietenia mahagoni como Swietenia macrophylla fueron introducidas en varios países asiáticos en el momento de las restricciones impuestas a la caoba americana a finales de 1990 y ambas se cultivan y cosechan actualmente con éxito en plantaciones en esos países.


Además de su peso, al ser una madera que resiste bien la humedad y de alta densidad, fue usada en otros tiempos en las quillas de los barcos al aumentar la estabilidad náutica por aportar más lastre en las quillas que otras maderas, más ligeras.


También se utiliza para la construcción de guitarras y otros instrumentos de cuerda pulsada, como mandolinas, por ejemplo, ya que debido a su densidad y resistencia a la tracción es adecuada para el mástil y, por sus cualidades tímbricas, para los aros y fondos. El 95% de las guitarras de alta calidad son de caoba, aunque en las guitarras clásicas o españolas y otros cordófonos de primera calidad hace décadas que cayó en desuso en favor de otras maderas, del género Dalbergia, para el cuerpo, y cedro español o de Honduras, para el mástil.


La caoba también es usada para hacer los cascos de instrumentos de percusión, como redoblantes y tambores de batería.


rojizo se oscurece con el tiempo, y muestra un brillo rojizo cuando está pulido. Tiene una excelente trabajabilidad, y es muy duradera. Históricamente, la gran circunferencia del árbol cuando alcanza un grado óptimo de desarrollo, permitió obtener tablas anchas de las especies de caoba tradicionales. Estas propiedades hacen que sea una madera muy adecuada para la elaboración de armarios y muebles.


También es resistente a la putrefacción, por lo que es atractiva para la construcción de barcos. El navío de guerra 'Santísima Trinidad' (hundido en la batalla de Trafalgar), había sido construido con caoba cubana en los astilleros de La Habana. Era el mayor navío de línea (artillado) de la época. Según se dice las balas de cañón al impactar en la caoba se clavaban profundamente, y no producían cientos de peligrosas astillas como pasaba con otras maderas.

Es apreciada por los luthieres debido al tono que confiere a los instrumentos musicales,38 por lo que se utiliza a menudo en guitarras acústicas, cuerpos de guitarra eléctrica,39 (especialmente en las partes posteriores, laterales y cuellos) y en las cajas de los tambores debido a su capacidad para producir un tono muy profundo y cálido en comparación con otras maderas de uso común, tales como el arce, la pícea, el abeto, el ciprés o el abedul.4041 Por ejemplo, guitarras selectas que incluyen caoba en su construcción, son las Martin D-18, las Taylor Guitars, y las Gibson Les Paul. Así mismo, forma parte de instrumentos de percusión más tradicionales como la 'txalaparta' vasca.

La caoba se está utilizando en la actualidad para los cuerpos de los altavoces de equipos musicales de gama alta43 y para auriculares estéreo, aplicación en la que destacan por su tonalidad "caliente" y por un sonido "vivo".


Gran parte del mobiliario de primera calidad fabricado en las colonias americanas desde mediados del siglo XVIII se hizo de caoba, especialmente cuando esta madera estuvo a disposición de los artesanos americanos en cantidades significativas.


 La caoba sigue siendo ampliamente utilizada en la actualidad para la construcción de muebles finos de todo tipo. Por ejemplo, es tradicional su uso en la fabricación de los asientos colectivos (llamadas coloquialmente bancos) de los feligreses en las iglesias. Tradicionalmente, las mesas, sillas, camas o aparadores del mobiliario de la nobleza; así como las mesas de las salas de reuniones de bancos y entidades públicas eran muy apreciadas si estaban construidas con caoba.


Sin embargo, el agotamiento de los bosques de Cuba y la sobreexplotación de Honduras y de Brasil han obligado a disminuir su uso.


En el siglo XVII, el bucanero francés Alexandre Olivier Exquemelin (1646-1717) registró el uso de la caoba o del cedro en la Hispaniola para la fabricación de canoas: "Los indios hacen estas canoas sin el uso de ningún instrumento de hierro, se valen solo de la quema de los árboles en la parte inferior cerca de la raíz, y después manejan el fuego con tanta habilidad que no se quema nada más de lo que desean...


Después de que los franceses establecieran una colonia en Santo Domingo (actualmente Haití), parte de la caoba existente en la isla probablemente encontró su camino a Francia, donde los carpinteros de las ciudades portuarias de Saint-Malo, Nantes, La Rochelle y Burdeos utilizaron esta madera de forma restringida hacia 1700.


 En las islas controladas por los ingleses, especialmente Jamaica y las Bahamas, la caoba era abundante, pero no se exportó hasta después de 1700.


Después de que los franceses establecieran una colonia en Santo Domingo (actualmente Haití), parte de la caoba existente en la isla probablemente encontró su camino a Francia, donde los carpinteros de las ciudades portuarias de Saint-Malo, Nantes, La Rochelle y Burdeos utilizaron esta madera de forma restringida hacia 1700. En las islas controladas por los ingleses, especialmente Jamaica y las Bahamas, la caoba era abundante, pero no se exportó hasta después de 1700.


Otra variedad nueva en el mercado era la "caoba española", también conocida como caoba Santo Domingo. Este comercio fue el resultado de la Ley de Puertos Francos de 1766, mediante la que se abrieron Kingston y otros puertos de Jamaica a los buques extranjeros por primera vez.29 El objetivo principal era fomentar las importaciones de algodón de las plantaciones francesas en Saint-Domingue, pero a la vez cantidades importantes de caoba de alta calidad también eran enviadas a Gran Bretaña, donde entraron en el mercado a finales de la década de 1760.

Siglo XVIII: Mientras que el comercio de la caoba de los territorios españoles y franceses en América se mantuvo bajo mínimos durante la mayor parte del siglo XVIII, esto no fue cierto para las islas bajo control británico.


En 1721 el Parlamento Británico eliminó los derechos de importación a Gran Bretaña de toda la madera procedente de las posesiones británicas en América. Esto estimuló inmediatamente el comercio de maderas de las Indias Occidentales, entre ellos el más importante de todos: la caoba. Las importaciones de caoba en Inglaterra (excluyendo a Escocia, cuyas importaciones fueron registradas por separado) llegaron a 525 toneladas en el año 1740, 3.688 toneladas en 1750, y más de 30.000 toneladas en 1788, el año de mayor flujo comercial del siglo XVIII.

Al mismo tiempo, la Ley de 1721 tuvo el efecto de aumentar sustancialmente las exportaciones de caoba de las Indias Occidentales a las colonias británicas de América del Norte. Aunque inicialmente considerada como una madera de carpintería, la caoba se convirtió rápidamente en la madera de elección para los fabricantes de muebles de alta calidad, tanto en las Islas Británicas como en las 13 colonias de América del Norte.


Además de Jamaica y Bahamas, todas las islas controladas por los británicos exportaron caoba en alguna ocasión, pero en pequeñas cantidades. La tercera fuente más importante fue Río Negro y las zonas adyacentes a la Costa de los Mosquitos (actualmente parte de Honduras), desde donde fueron enviadas cantidades considerables de caoba desde la década de 1740 en adelante. Esta madera era conocida como "caoba de Roatán" (por la isla del mismo nombre), que era la principal base de abastecimiento en alta mar para los colonos británicos en el área.


Al final de la Guerra de los siete años (1756-1763), el comercio de caoba comenzó a cambiar de manera significativa. Durante la ocupación de La Habana por las fuerzas británicas entre agosto de 1762 y julio de 1763, grandes cantidades de caoba cubana o Havanna fueron enviadas a Gran Bretaña, y después de que la ciudad fue devuelta a España en 1763, se siguieron exportando pequeñas cantidades desde Cuba, sobre todo a los puertos de la costa norte de Jamaica, desde donde se trasladaba a Gran Bretaña.28 Sin embargo, esta caoba era considerada como inferior a la variedad de Jamaica, y el comercio se mantuvo esporádicamente hasta el siglo XIX.


En cuanto a la cantidad, la novedad más significativa era la caoba de Honduras, también llamada en inglés "Baywood" (por la Bahía de Honduras de donde procedía). Los colonos británicos estuvieron activos en el sur de Yucatán con este comercio desde principios del siglo XVIII, a pesar de la oposición de los españoles, que reivindicaban su soberanía sobre toda América Central.

 

Su ocupación principal era la corta del palo de Campeche, utilizado para fabricar un tinte rojo muy demandado en Europa. El centro de su actividad y el principal punto de exportación fue Belice. En virtud del artículo XVII del Tratado de París (1763), los cortadores británicos obtuvieron por primera vez el derecho de cortar el palo de tinte en Yucatán sin ser molestados, dentro de los límites acordados. Tal era el entusiasmo de los cortadores, que en pocos años saturaron el mercado europeo, y el precio del palo de tinte se derrumbó.

Sin embargo, el precio de la caoba siguió siendo elevado después de la guerra, por lo que los cortadores volvieron a talar caoba. La primera caoba de Honduras llegó a Kingston, Jamaica, en noviembre de 1763, y los primeros envíos llegaron a Gran Bretaña al año siguiente.30

Hacia la década de 1790 la mayor parte de las reservas viables de caoba en Jamaica habían sido taladas, y el mercado se dividió entre dos fuentes principales o tipos de caoba: la caoba de Honduras, que era relativamente barata y abundante, pero rara vez de la mejor calidad; y la caoba española, la madera elegida para los trabajos de mayor calidad.

 

Al mismo tiempo, la Ley de 1721 tuvo el efecto de aumentar sustancialmente las exportaciones de caoba de las Indias Occidentales a las colonias británicas de América del Norte. Aunque inicialmente considerada como una madera de carpintería, la caoba se convirtió rápidamente en la madera de elección para los fabricantes de muebles de alta calidad, tanto en las Islas Británicas como en las 13 colonias de América del Norte.

 

Además de Jamaica y Bahamas, todas las islas controladas por los británicos exportaron caoba en alguna ocasión, pero en pequeñas cantidades. La tercera fuente más importante fue Río Negro y las zonas adyacentes a la Costa de los Mosquitos (actualmente parte de Honduras), desde donde fueron enviadas cantidades considerables de caoba desde la década de 1740 en adelante. Esta madera era conocida como "caoba de Roatán" (por la isla del mismo nombre), que era la principal base de abastecimiento en alta mar para los colonos británicos en el área.

En cuanto a la cantidad, la novedad más significativa era la caoba de Honduras, también llamada en inglés "Baywood" (por la Bahía de Honduras de donde procedía). Los colonos británicos estuvieron activos en el sur de Yucatán con este comercio desde principios del siglo XVIII, a pesar de la oposición de los españoles, que reivindicaban su soberanía sobre toda América Central.

Su ocupación principal era la corta del palo de Campeche, utilizado para fabricar un tinte rojo muy demandado en Europa. El centro de su actividad y el principal punto de exportación fue Belice. En virtud del artículo XVII del Tratado de París (1763), los cortadores británicos obtuvieron por primera vez el derecho de cortar el palo de tinte en Yucatán sin ser molestados, dentro de los límites acordados. Tal era el entusiasmo de los cortadores, que en pocos años saturaron el mercado europeo, y el precio del palo de tinte se derrumbó.

Sin embargo, el precio de la caoba siguió siendo elevado después de la guerra, por lo que los cortadores volvieron a talar caoba. La primera caoba de Honduras llegó a Kingston, Jamaica, en noviembre de 1763, y los primeros envíos llegaron a Gran Bretaña al año siguiente.30

Hacia la década de 1790 la mayor parte de las reservas viables de caoba en Jamaica habían sido taladas, y el mercado se dividió entre dos fuentes principales o tipos de caoba: la caoba de Honduras, que era relativamente barata y abundante, pero rara vez de la mejor calidad; y la caoba española, la madera elegida para los trabajos de mayor calidad.


En 1907, el total de la caoba de todas las fuentes importadas en Europa fue de 159.830 toneladas, de las cuales 121.743 procedían del África Occidental.


 Ya en esta época, la caoba de Cuba, Haití y de otras fuentes de las Indias Occidentales se había vuelto cada vez más difícil de obtener en tamaños comerciales, y a finales del siglo XX la caoba de Centroamérica e incluso la de América del Sur se dirigía hacia una situación similar. En 1975 S. humilis se introdujo en el Apéndice II del CITES, seguida por S. mahagony en 1992. La especie más abundante, S. macrophylla, figuraba en el Apéndice III en 1995 y se trasladó al Apéndice II en 2003.
El principal país importador de caoba es Estados Unidos, seguido por Gran Bretaña, mientras que el mayor exportador hoy en día es Perú, que superó a Brasil después de que este país prohibió las exportaciones de caoba en 2001.


Se estima que alrededor del 80 o el 90 por ciento de la caoba peruana exportada a los Estados Unidos lo es de forma ilegal.


El costo económico de la tala ilegal en Perú se estima de forma conservadora entre los 40 y los 70 millones de dólares anuales.


Se estima que en el año 2000 unos 57.000 árboles de caoba fueron talados para abastecer el comercio estadounidense de muebles de lujo.


El suministro mundial de caoba genuina proviene en gran parte de estas plantaciones asiáticas, especialmente de India, Bangladesh, Indonesia y desde Fiji, en Oceanía.

 

Bibliografía:
Kemp Malone, 'Notes on the Word Mahogany', Economic Botany, 19 (1965), pp. 286-292.
 John Ogilby, America, Being the Latest and Most Accurate Description of the New World, London (1971).
Bryan Latham, Timber, Its Development and Distribution, London (1957), p. 155.
 Jacqueline Viaux-Locquin, Les bois d'ebenisterie dans le mobilier francais, Paris (1997), pp. 2-10. Recogido en el Acta de 8 del rey Jorge I, capítulo 12.

 

Caoba. Pasaje. Topografía.

Corre de E. a O. entre las calles Guaria Morada y Flor de Nácar. Barrio Las Flores.

Se le impuso ese nombre por D. 27886 del año 1968.

Recuerda al árbol cuya madera, por su color rojizo es utilizada para muebles de lujo y para emplearla en la elaboración de violines e instrumentos de percusión.