CAMPBELL, ALLAN

Entre el cúmulo de preocupaciones progresistas que inquietaban el espíritu dinámico del general Urquiza, debe destacarse la referente a la realización de un plan ferroviario, llamado a vincular el litoral con las regiones mediterráneas de la Confederación.

LLevando al terreno de los hechos el propósito enunciado, el 28 de enero de 1854, el Gobierno nacional Delegado con sede en Paraná, autorizó al Ministro de Hacienda dirigirse al Encargado de negocios argentino acreditado ante el gobierno de la República Oriental del Uruguay encomendándole que por intermedio de alguna casa de Montevideo solicitara a los Estados Unidos un ingeniero inteligente, práctico en caminos de hierro, pudiendo celebrar contrato en base a las siguientes condiciones:1°- Asignar al ingeniero el sueldo que haya ganado en los Estados Unidos en el último año, más el 25% pagaderos en onzas de oro de 17 pesos cada una. 2° - Establecer que se le abonará los gastos de viaje, desde el punto de embarque hasta Paraná. 3° - Autorizarlo a traer consigo dos oficiales de su confianza, con una remuneración proporcional al sueldo del ingeniero jefe. 4° - Especificar que en caso de realizarse la obra, el Gobierno solicitará para el ingeniero una compensación discrecional.

El ingeniero Allan Campbell llegó a América acompañado de su hermano Alejandro contratados ambos el día 24 de  junio de 1850, firmando de inmediato un contrato con el Poder Ejecutivo Nacional.

El 5 de setiembre de 1854 practicó un reconocimiento a fin de trazar un riel entre el puerto de Rosario y la ciudad de Córdoba.

Campbell hizo un estudio del terreno y después de establecer los detalles de los puentes y el muelle sobre el Paraná fijó un monto de 40.000 fuertes en oro para llevar a cabo el emprendimiento, sumándosele una escolta a los ingenieros para preservarlos de los ataques y depredaciones indígenas.

Este análisis de la situación presentada al presidente Urquiza el 3 de noviembre de 1855 con el nombre de "Informe sobre un ferrocarril entre Córdoba y el río Paraná", conformó al Ejecutivo, que traducido al castellano, se publicó de inmediato en Buenos Aires, aportando datos interesantes.

Formóse una sociedad que reunió dentro del país la suma de un millón y medio de francos, en la que contribuyó el Gral. Urquiza con 20.000 onzas.

Pero como siempre ocurre con las finanzas de la Nación, no podía responder a lo expuesto por Campbell.

Dentro del excelente plano topográfico hallábase el túnel que hoy subsiste en la calle Sarmiento entre las de Salta y Catamarca, (en la actualidad se sitúa en el área del Parque de España, después de la Misión del Marinero.) Obra de una estructura sólida y resistente a la acción del tiempo.

Las siguientes expresiones son textuales del folleto publicado por el Honorable Consejo Deliberante del 18 de octubre de 1856, pág 79: "Mucho se habla de poder un día, llegar a establecer una línea férrea, pero el hecho es harto difícil a pesar de existir una autorización acordada el 2 de abril de 1855, a favor de don José Buschental, español de origen judío , para que contratara en el Viejo Mundo la construcción de un ferrocarril que una Rosario y Córdoba."

Nuevas prórrogas siguieron acordándole a don José Buschental para que obtuviese los recursos financieros para la construcción de semejante obra, más después de forzadas tratativas con Buenos Aires se le adjudicó en 1857 la concesión de erigir el proyecto de Campbell a otro norteamericano don Guillermo Wheelwright.

Éste partió para Europa a fin de conseguir capitales y organizar la sociedad anónima correspondiente. Wheelwright insistente, tenaz y con ayuda de Tomás Brassey obtuvo recursos en Londres para financiar el notable proyecto.

El general Urquiza el 3 de febrero de 1861 contestaría al gobernador don Pascual Rosas: "No hay esfuerzo posible que no haga con toda decisión porque se lleve a cabo la grandiosa idea de un Ferrocarril de Rosario a Córdoba y le protesto que empeñaré en ella todas mis relaciones en el país y en el extranjero. El interés que me inspira es el bien de esa población tan digna de ser fomentada (refiriéndose a Rosario);y el bien que producirá a toda la República..."

El nuevo concesionario, qque mantenía en su poder los planos originales de Campbell "obtuvo en 1863 un contrato ad referendum que superaba las franquicias y privilegios que otorgaba la ley..." año en que se pudo hacer efectiva la construcción del Central Argentino.

Aunque la inauguración simbólica se hizo el 20 de abril de ese año con el júbilo de la población de Rosario y la presencia del presidente de la Nación, Bartolomé Mitre y demás autoridades recién la línea férrea ideada por Campbell fue entregada al servicio público en 1870; año de la inauguración solemne y oficial.

 

Bibliografía:

Alvarez Gerardo en su artículo: "Mayo 1870: primer tren del Central Argentino entre Rosario y Córdoba". Diario La Capital en su edición 20 de mayo de 1995.

Mikielievich, Wladimir Carlos: "Ferrocarril Centrál Argentino" y "Túnel de Ferrocarril Centrál Argentino" en su Diccionario de Rosario (inédito.)

 

Campbell. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. desde 100 Bis – 600 Bis y desde 200 al 3300 a la altura de Eva Perón 6200 y Bv. 27 de Febrero 6200.

No tiene designación oficial.

Recuerda al ingeniero norteamericano Allan Campbell quien en 1854 practicó en estudio del terreno presentando posteriormente los planos para la construcción del primer ferrocarril entre el puerto de Rosario y la ciudad de Córdoba.