CALZADA RAFAEL (1854-1929)

En 1880 se adjudicó  la concesión de la construcción y explotación del puerto de Rosario a los señores Rodríguez y Cía, razón social de esta ciudad.
Comenzó la ejecución de las obras pero al darse cuenta que  los costos superaban al presupuesto atentatorio, se le encargó  al señor Manuel Ariza plantear el problema económico en Buenos Aires.


Allí comenzó el trato con un jurisconsulto español radicado en el país desde 1874, Rafael Calzada, quien defendió a brazo partido la rescisión del contrato por parte  del Ministerio del  Interior de la Nación. No obstante durante el gobierno del Gral. Roca se llevó a cabo tal cometido.


Bregó por la continuación de las obras que en realidad siguieron desde 1885  a 1887, otro nuevo contrato  se hizo en 1888, aunque el documento definitivo que llevara a cabo  la construcción recién tuvo lugar en 1902.

El Dr. Rafael Calzada Fernández, nació en Navia (Principado de Asturias) el 23 de enero de 1854, en la casa número 3 de la calle del Hospital, siendo sus padres el antiguo Notario de esa villa, D. Rafael F. Calzada y doña. Rosa Fernández Luengas.

Estudió latinidad en la inmediata aldea de Folgueras (Coaña), en la margen izquierda del Río Navia, siendo su preceptor Dr. José Maria Villamil, y los de bachillerato en el Instituto de Casariego, de Tapia, lodistinguieron como alumno de los más aventajados.


 Cursó la carrera de Derecho en las Universidades de Barcelona y Madrid; pero amante de su tierra natal, no quiso recibir la investidura de abogado sino en la de Oviedo, por tantos títulos ilustre, mereciendo en los ejercicios, celebrados el 17 de junio de 1875, la calificación de sobresaliente.

Comenzó su brillante carrera practicando en Madrid al lado del insigne jurisconsulto D. Francisco Pí y Margall, y desde antes de terminarla, se había distinguido ya como redactor del antiguo periódico republicano "La Discusión", en el cual demostró felicísimas disposiciones para la literatura, en numerosos artículos y poesías que se publicaron tanto en ése, como en otros periódicos de Madrid y de la capital del Principado.

En el mismo año de su reválida, ante la imposibilidad de hacer oposiciones a la carrera de la magistratura, por la que sentía decidida vocación, pues le faltaba suficiente edad y comprendiendo lo difícil que era en España abrirse paso en el ejercicio de la profesión, resolvió ir a establecerse en Buenos Aires, donde a poco de llegar, entró a formar parte del acreditadísimo bufete de Dr. José Maria Moreno, Decano de la Facultad de Derecho, senador, y una de las principales figuras de aquel foro.

Al año siguiente, previo examen general, (el primero que ante aquella Universidad rendía un letrado extranjero), se graduó de doctor en Derecho y casi al mismo tiempo el doctor Moreno, en prueba del aprecio en que tenía la brillante inteligencia del joven abogado, le encargó de dirigir la "Revista de Legislación y Jurisprudencia", fundada hacía años por él y por otros eminentes jurisconsultos.


Calzada hizo de su vida un arma de acción y de pelea en favor de sus compatriotas y lo largo de su acción defendió como suyos los derechos humanos.

En Rosario  presidió desde 1886 a 1891 el Club Español, impulsó la creación del Hospital Español, redactó estatutos  de entidades españolas, tomando a su cargo el periódico El Correo Español, y  presidiendo  a su vez  juegos florales.


Por entonces los españoles en las ciudades a que arribaron,  se agrupaban en asociaciones de connacionales, no sólo para recordar la patria lejana sino integrando comités de ayuda para los recién llegados. En un segundo momento crearon “mutuales”, asociaciones que tuvieron  como finalidad específica la atención médica, pensando a futuro  en la creación de un hospital propio.


Por ello, el doctor Calzada urbanizó los barrios rosarinos  de Calzada y  España, donando el predio para la erección del Hospital Español.


Fundó la localidad de Villa Calzada el 18 de julio de 1909 en terrenos que pertenecían a los señores Juan M. Monquat, Arturo Peralta Ramos, Carlos Fischer y Juan Chiossone, sucesores del doctor Calzada “en cuyo honor” se fundó la villa.


La nueva localidad nacía con el nombre de Villa Calzada, denominación que mantuvo hasta 1956, en que, en virtud del decreto provincial nº 244, comenzó a denominarse Rafael Calzada.


El nombre de la actual ciudad, “Rafael Calzada”, recuerda al insigne ciudadano español nacido en Navia (España) en 1864 y fallecido en la Capital Federal en 1929, descansando sus restos mortales en el cementerio local. Tuvo descollante actuación en nuestro país como abogado, periodista, político, escritor y en todas aquellas manifestaciones, que en su época, contribuyeron al mejoramiento de las relaciones hispanoamericanas. Desarrolló, además, en nuestro país una intensa actividad de carácter social, cultural, educativo, etc. que constituyó otro aspecto interesante de su personalidad.

Es la única población del partido de Almirante Brown que cuenta con la histórica ceremonia de la colocación de la piedra fundamental y Acta de fundación.
 Presidía los destinos de la Nación el doctor José Figueroa Alcorta, siendo gobernador de la provincia de Buenos Aires,  el doctor Ignacio Irigoyen e Intendente municipal del partido de Almirante Brown, el doctor Atilio Perrando.


La piedra fundamental fue colocada en la plaza 25 de Mayo, bendecida por Luis Duprat, Vicario General de la Arquidiócesis de Buenos Aires, siendo padrinos el señor Vicente Blasco Ibáñez y la señora Celina González Peña de Calzada.  (1876-1960), esposa del doctor Calzada, hija del presidente del Paraguay, don Juan B. González en la época de su matrimonio realizado en 1891.


Su último libro de Memorias define su personalidad, quien vuelve por los caminos del recuerdo después de una larga jornada.


Ejerció también  la función literaria al publicar sus obras: “Discursos” en 1900 (colección de los que pronunciara  entre 1892 y 1899); “Contra la corriente” (donde reflejó su personalidad política); “Rasgos biográficos de José Segundo Decoud, 1913.; “ La Patria de Colón”, Bs. As. 1920.

Falleció este notable asturiano, en Buenos Aires el 5 de noviembre de 1929, junto a su esposa, doña Celina González Peña, quien dotada de espíritu benefactor lo había  acompañado en todos sus emprendimientos.

 

Bibliografía:

Camba Francisco y Mas Juan en “Los españoles en el Centenario Argentino” pág.170-178. Espasa Enciclopedia Euro- Americana, Tomo X.

In memorian, Rafael Calzada, 1954-1929, Buenos Aires 1930.

 

Calzada. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. desde  Chacabuco  a  Necochea.

Se le impuso ese nombre por Decr. N° 113 del año 1937.

Recuerda al jurisconsulto y escritor español y por sobre todo benefactor de Rosario don Rafael Calzada (1854-1929).