CAGGIANO CÉSAR AUGUSTO (1894-1954)

En todos los órdenes de la vida, son muchos los llamados y pocos los elegidos para el éxito, muchas veces por carecer de las armas adecuadas para la lucha.


Julio Forcat en su artículo “El pintor de Rosario” edición de marzo de 1954 expresa:


“César Augusto Caggiano fue un elegido pero no lo sería en los comienzos del siglo XX, época en que le fue harto difícil encontrarse con los númenes que habrían de acicatearlo para el cumplimiento de su destino”.


Nacido en Larrechea, provincia de Santa Fe, el 4 de marzo de 1894 había comenzado a trabajar durante su adolescencia en la trastienda de una botica donde preparaba minuciosamente recetas médicas.


Pero al borde del hartazgo, un día lo dejaría para salir de ese pueblo, estudiar, perfeccionarse, conocer las obras de los maestros de dibujo y pintura, y partir rumbo a Europa, tanto por aprender como para ver.


Con el maestro  Mateo Casella  perfeccionó sus condiciones naturales para el arte, continuando en Florencia (Italia) bajo la dirección de Juan Castelli.


Dejaría en  1912 la ciudad del arte y los museos, de los belvederes y las cúpulas para regresar  a la ciudad del río inmenso y campos interminables donde pintaría  una serie de cuadros logrando con el bello y pacífico retrato de Jenny de Malatesta, obtener el gran premio en el Salón Nacional de Buenos Aires de  1914.


Después como los judíos que en el desierto tuvieron su maná en el Paraguay lograría ser reconocido y aplaudido realizando cuadros de costumbres y desnudos.


A su regreso con su tela "Nocturno" ganaría  el primer premio en el Salón de Bellas Artes de Rosario.


Designado catedrático en la Escuela de Arquitectura dependiente de la Facultad de Ciencias Matemáticas y después director de la Escuela de Artes Plásticas no abandonó en ningún momento su vocación de creador.


En 1921 produjo un álbum titulado "El retrato de mi madre" que contenía cinco retratos a pluma, cuatro telas al óleo y una escultura en bronce.


Premiados en el Salón nacional sus lienzos Pierrot y Flor de Trapo cosechó grandes elogios de verdaderos críticos, logrando más tarde en galería  Fidelibus de nuestra ciudad con veinte telas un efectivo aporte al impresionismo electroscópico.


Falleció  en Rosario el 26 de abril de 1954 y su viuda donó al Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino” varias obras, entre ellas, “Retrato de la señora de Caggiano”, Retrato del pintor Mintur Zerba”, Naturaleza muerta”, “Mercado de Luque” y su mismo retrato cuando era joven, todas respondiendo a una calidad estrictamente cromática.

 

Bibliografía:
Según el historiador Wladimir C. Mikielievich constan datos biográficos en el diario La Capital en el suplemento del día 19 de junio de1961. 
Autorretrato en la edición de ese mismo día.

Caggiano. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. desde 1300 al 1599 a la altura de Iguazú  300Bis y Mar del Plata 300 Bis.
Se le impuso este nombre por D. 24441 del año 1960.
Con anterioridad se denominó Morrison.
Recuerda al artista pintor César Augusto Caggiano (1894-1954) cuyas obras merecieron un amplio reconocimiento de la crítica.