CACHEUTA (MENDOZA)

Las más importantes aguas con poderes curativos de Mendoza están en Puente del  Inca, Cacheuta.
El Challao y los Molles. A esto se le suman paisajes y lugares que invitan al turismo.


Las aguas termales del Sosneado escurren sin control hacia el río Atuel entre las altas cumbres fronterizas con Chile. Son cálidas, tranquilas y transparentes  y sueltan un firme olor mineral que el viento no alcanza a disipar.


El Sosneado que en lengua indígena significa “donde primero se ve el sol” fue el mayor símbolo del termalismo cordillerano que se aquietó en 1950 con el auge de la farmacología, acota Rafael Morán en la edición de Clarín del 8 de noviembre de 1998.


En nuestros días con el retorno de aquella atracción por las aguas sódicas, bicarbonatadas, sulfuradas o ferruginosas, las aguas de origen termal constituyen un imán poderoso.


En Mendoza hay una decena de surgentes a lo largo de 600 kilómetros, a los que se llega por distintos medios.


Los lugares famosos como Puente del Inca, Villavicencio, Cachueta, El Challao y los Molles hoy tienen acceso por rutas asfaltadas.


Villavicencio, a 50 kilómetros de la ciudad, siempre identificó a Mendoza como atracción turística ya que cuenta con cinco manantiales en las laderas de los cerros, con temperaturas que oscilan entre 35° y 45° ( hoy no se puede bañar en ellos.


Cacheuta en la actualidad es el centro termal más activo del Gran Mendoza. Un lugar ideal para quienes prefieren la lejanía del mundanal ruido.


Las aguas son radioactivas, poco penetrantes y se promocionan como revitalizadoras de células y tejidos del hombre.


El hotel del lugar está a 38 kilómetros de la capital, a un costado de la ruta a Chile. Su balneario de estilo neoclásico – ahora aggiornado tipo siglo XX -  fue el preferido de los que nos  gobernaron y de la gente cercana al poder a fines de la centuria XIX y a principios de la XX.


Así fue ocupado por Julio A Roca, Juárez Celman, Victorino de la Plaza y Don Torcuato de Alvear; como también por los consagrados escritores Miguel Cané, Ricardo Rojas, Manuel Gálvez y Adolfo Bioy Casares.


Los baños termales debajo del Puente del Inca están descuidados desde hace 33 años por el riesgo de avalanchas, cuando un alud sepultó el hotel muriendo varias personas.

 

Bibliografía:
Diario Clarín en su edición del 8 de noviembre de 1998.
“Argentina 2001”. Enciclopedia Temática Estudiantil de  Nuestra Argentina, Editorial Clasa, primera edición julio de 1993.

Cacheuta. Pasaje . Topografía:
Corre de E. a O. Desde 1400 al 1499, a la altura de Corrientes 5900.
Carece de designación oficial.
Recuerda a las termas de Cacheuta, situadas en la provincia de Mendoza.