CABRERA JOSÉ ANTONIO (1768-1820)

La población del Virreinato del Río de la Plata era con toda evidencia muy heterogénea, pues cohabitaban  clases privilegiadas con inferiores, sobre la base de una serie  de razas indígenas diferentes.


La nobleza estuvo integrada  por la nobleza virreinal, (siglo XVII) basada en ventajas económicas (territorios), la cual distribuyó títulos menores, como  los de hidalguía.


Eran pobladores europeos que constituían el elemento dominante tanto social como económicamente, los que aspiraban a que  sus hijos accedieran a   una cultura superior llegando a concurrir  a las universidades.


A este rango pertenecía José Antonio Cabrera nacido el 28 de noviembre de 1768, hijo de don Nicolás  Cabrera y de doña Tomasa de Allende, figurando entre sus ascendientes el fundador de Córdoba don Jerónimo Luis de Cabrera.


Cursó sus estudios secundarios en el Colegio de Monserrat y posteriormente ingresó en la Universidad de San Carlos. Aunque su nombre no figura en los registros de los matriculados – según sus biógrafos se - fue uno de los alumnos fundadores de dicha facultad.


Recibido de bachiller en Derecho Civil, en el año 1794 se  trasladó a Buenos Aires  llegando a ejercer su práctica forense en la Audiencia, cuatro años después.


En 1811 en su calidad  de Alcalde de primer voto se identificó más  con el ideario del caudillo oriental  Artigas, que con los hombres de la Primera Junta.


 Al estallar en Buenos Aires la revolución de Mayo de 1810, Artigas que contaba con 47 años, se adhirió a la Junta, abandonando las filas españolas, en donde había alcanzado el grado de capitán.


El flamante gobierno de Buenos Aires aceptó su ofrecimiento, y le proporcionó armas autorizándole a tomar el mando de todas las fuerzas que pudiese reunir en la Banda Oriental.


Nombrándolo segundo del coronel Rondeau, vencería al poder peninsular en la batalla de Las Piedras (18 de mayo de 1811).


Más poco demoró  en chocar con el centralismo porteño, debido a su acentuado "regionalismo" mirando con recelo a los hombres que detentaban el poder en la Primera Junta.


Comenzaba así la carrera de encono  con nuestros patriotas de la Primera Junta, junto  a Cabrera.


 Ambos amigos se integraron a  la estirpe de hombres que marchan por el mundo obrando de acuerdo a sus ideales, sin medir las consecuencias de sus convicciones.


En efecto, entendido Cabrera de sus intenciones, se erigió en mediador entre las divergencias  suscitadas entre  la Banda Oriental y Buenos Aires y en 1816 fue electo diputado por Córdoba  al Congreso de Tucumán  formando  parte de la Magna Asamblea del 9  de julio, cuando se declaró la Independencia.

En dicha convocatoria perfiló sus tendencias abiertamente, más en el seno de la misma, más  se le disculpó su parcialidad teniendo en cuenta su cultura y su percepción muy clara de los hombres y sus ideales de libertad.


El historiador Enrique Udaondo dice  “Como político Cabrera se dejó arrastrar por pasiones violentas hasta observar una conducta censurable en momentos delicadísimos para la revolución, quizás debido a su carácter exaltado y al partidismo extremado que lo unió a la política de Artigas”.


Temperamento que demostró al querer separarse después de la Asamblea del 9 de julio  después de la problemática del reglamento de continuar las deliberaciones en Buenos Aire, acompañando a Bulnes en su negativa.


 Establecido en Córdoba mantuvo un  continuo contacto epistolar y partidario con Artigas hasta que  con el avance portugués en tierras orientales, decidió apartarse alejándose de la política.


Falleció rodeado de los suyos especialmente, su esposa quien compartiera a su lado silenciosamente, los vaivenes de las instituciones desde 1810 a 1820.


Sus restos descansan en la Iglesia de los Frailes Predicadores de aquella ciudad mediterránea.

 

Bibliografía:
Enunciada en el texto.
Yaben:Biografías argentinas Pág. N°620.

Cabrera. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde 400 al  a la altura de Enzo Bordabehere 4800, en barrio Ludueña.
Se le impuso ese nombre por Dec. 21438 del año 1957.


Recuerda al diputado del Congreso de Tucumán representando a su provincia natal Códoba,  el Dr. José Antonio Cabrera (1798-1820).