CABRERA JOSÉ ANTONIO DR. (1768-1820)

La población que habitaba  en el Virreinato  del Río de la Plata era con toda evidencia muy heterogénea sobre la base de una serie  de razas indígenas diferentes  y más numerosos  que los  pobladores europeos, eran “indios amigos” y mestizos que se incrementaban  continuamente con las oleadas que bajaban del Chaco y del Oeste. Elemento dominante, que se resistía  a la instalación de pueblos y ciudades.


Al final estaban los esclavos, generalmente negros que que se empleaban en los trabajos más rudos.


Los privilegios estaban destinados a los blancos, miembros designados por la Corona para guardar la seguridad y el orden de los poblados.


Los cargos eran obligatorios y gratuitos y para  obtenerlos debían prestarse solvencia económica y, en caso de considerarse necesario, estaban obligados a responder o por su actuación pública, en juicios de residencia.


Los vecinos principales vestían jubomes de terciopelo, medias de seda, capas y prendas venidas de los centros europeos como Ruán, Bretaña y Holanda.


La presencia de las congregaciones religiosas fue clave en el desarrollo de la educación y los conocimientos.

 


Los curas, sacerdotes y misioneros constituyeron sin duda, el grupo social más ilustrado y se encargó de la educación de los más jóvenes.


El  grupo social  de los poderosos aspiraba para sus hijos una cultura superior  que llegara al nivel universitario.


A ese rango pertenecía José Antonio Cabrera nacido el 28 de noviembre de 1768, hijo de don Nicolás  Cabrera y de doña Tomasa de Allende, figurando entre sus ascendientes el fundador de Córdoba don Jerónimo Luis de Cabrera y sobrino del Deán Funes.


Cursó sus estudios secundarios en el Colegio de Monserrat y posteriormente ingresó en la Universidad de San Carlos.  Aunque su nombre no figura en los registros de los matriculados - dicen sus biógrafos- fue uno de los alumnos fundadores de dicha facultad.


Recibido de bachiller en Derecho Civil, se trasladó a Buenos Aires allá por 1794, ejerciendo su práctica forense en la Audiencia en 1798.


Se recibió de licenciado en jurisprudencia en la Universidad Nacional de Córdoba y fue asesor letrado de los gobernadores del último período virreinal.

Apoyó la Revolución de Mayo y contribuyó a restar apoyo a la contrarrevolución dirigida por Santiago de Liniers, el gobernador Concha y el obispo Orellana, los que serían fusilados en Cabeza de Tigre.

En 1811  como  Alcalde de primer voto simpatizó mas con las ideas del caudillo oriental  Artigas que con la Primera Junta, ambos amigos y de la estirpe de hombres que marchan por el mundo obrando de acuerdo a sus ideales sin medir las consecuencias de sus convicciones.


En efecto  se erigió en mediador entre las divergencias  suscitadas entre  la Banda Oriental y Buenos Aires.


En 1815, el gobernador nombrado por Buenos Aires fue reemplazado por coronel José Javier Díaz mediante una asamblea de vecinos de Córdoba.


Cabrera fue uno de los dirigentes del partido federal, y fue miembro de la primera legislatura provincial. Poco después era nuevamente enviado a entrevistarse con Artigas, como diputado a la Asamblea de los Pueblos Libres reunida por éste en su campamento de Arroyo de la China, sobre el Uruguay.


Fue uno de los tres enviados de Artigas a negociar con el nuevo Director Supremo, Ignacio Álvarez Thomas, pero éste los hizo arrestar para que no avisaran a los federales que estaba organizando una invasión a Santa Fe. No hubo trato posible.


Regresó a Córdoba, donde fue elegido diputado al Congreso de Tucumán, del 9 de julio de 1816, .junto con Miguel Calixto del Corro, Jerónimo Salguero y Eduardo Pérez Bulnes, todos federales.


En 1816 fue electo diputado por Córdoba  al Congreso de Tucumán y formó parte de la Magna Asamblea del 9  de julio que  declarara nuestra  Independencia.


Aunque en dicha convocatoria perfiló sus tendencias abiertamente, en el seno de la misma se le disculpó su parcialidad teniendo en cuenta su cultura y su percepción muy clara de los hombres y sus ideales de libertad.


El historiador Enrique Udaondo dice  “como político Cabrera se dejó arrastrar por pasiones violentas hasta observar una conducta censurable en momentos delicadísimos para la revolución, quizás debido a su carácter exaltado y al partidismo extremado que lo unió a la política de Artigas”.


Temperamento que demostró al querer separarse después de la Asamblea del 9 de julio en Tucumán, acompañando a Bulnes en su negativa de continuar las deliberaciones en Buenos Aires.


Fue el único de los miembros del Congreso que votó por Juan Martín de Pueyrredón para Director Supremo.


Como prenda de reconocimiento, lo acompañó por unos días a Córdoba, a la reunión que éste tuvo con José de San Martín. En esa reunión se resolvió la campaña de San Martín a Chile, y que el Directorio le daría la máxima prioridad.

Decidido el traslado del Congreso a Buenos Aires, Cabrera, Corro y Pérez Bulnes se opusieron, por entender que —una vez en la capital— serían presionados para sancionar una constitución unitaria y probablemente monárquica.
 Fue acusado de conspiración y debió huir a Córdoba. Los tres rebeldes cordobeses fueron expulsados del Congreso; dos años después ocurrió lo que habían temido, con la Constitución de 1819.

En su provincia natal intentó apoyar al grupo federal de Díaz y de Juan Pablo Bulnes, pero éste fue rápidamente vencido por el Directorio.

Falleció en aquella ciudad mediterránea en abril de 1820, acompañado de los suyos, especialmente su esposa quien compartiera a su lado silenciosamente los vaivenes de la política.
Sus restos descansan en la Iglesia de los Frailes Predicadores.

 

 

Bibliografía:
 La expuesta en  el texto.
Yaben: Biografías argentinas y sudamericanas. Pág. 620.
Halperín Donghi, Tulio, Revolución y guerra; formación de una élite dirigente en la Argentina criolla, Bs. As. Ed. Siglo XXI, 1979.
López Rosas, José R., Entre la monarquía y la república. Memorial de la Patria, tomo III, Ed. La Bastilla, Bs. As., 1981.


Cabrera. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. Desde 400 al  a la altura de Enzo Bordabehere 4800, en barrio Ludueña.
Carece de designación oficial.
Recuerda al diputado del Congreso de Tucumán representando a su provincia natal Córdoba, Dr.José Antonio Cabrera (1798-1820).