CABANELLAS JUAN (1855 - 1915)

Con la presidencia de Roca se inició lo que dio en llamarse “la Argentina Moderna” porque la generación del 80 plasmó un modelo de país agro -- exportador alcanzando Argentina y nuestra región “La Pampa Gringa” un extraordinario desarrollo económico originándose la idea de exportar y almacenar cereales.

Surgió una verdadera euforia para explotar el feraz sur santafesino.


Rosario concentró los productos de las colonias y los propios, convirtiéndose en lugar obligado de paso o permanencia para miles de extranjeros.


Muchos de ellos buscaban radicarse para trabajar en épocas de cosechas o bien dedicarse a actividades derivadas de las mismas.


Entre ellos, Don Juan Cabanellas originario de Pollenza, un pequeño puerto de la isla de Mallorca, donde había nacido en 1855 y desde donde decidió en 1888 trasladarse a Rosario.
Así cruzó el océano, recaló en Uruguay como maestro de escuela (Título que había obtenido en España) pero prontamente decidió trasladarse a nuestra ciudad con la íntima esperanza de “hacer la América”.


En 1888, bajo la etapa de prosperidad roquista, continuada por su cuñado Juárez Celman hasta 1890, don Juan Cabanellas instaló en la esquina de Libertad ( hoy Sarmiento) y San Luis la panadería Europea, cuyos productos atraían al público rosarino, originándose así  una fuente de trabajo inamovible y redituable para cientos de obreros que pasaron por sus cuadras, aprendiendo a su vez el oficio de panadero tan viejo como el mundo.

Este comercio que fuera una dualidad negocio- escuela de panaderos a fines de siglo XIX se convirtió en un área de expansión para aquellos discípulos del maestro Cabanellas  cuando instalaron sus propios locales en los barrios y localidades vecinas.


Aquí se constituyó en uno de los fundadores del Banco Popular de Rosario, del que ejerció la presidencia  en los períodos de 1902-1906 y 1911-1915.


Con otros molineros integró el núcleo fundador de la “Unión Gremial”, Compañía Argentina de Seguros S.A.

La empresa Cabanellas y Cía. Sociedad Comercial e Industrial sucedió a Juan Cabanellas en sus actividades industriales y de comercialización.

Al estallar la Guerra del 1914 surgió la dificultad en la transferencia de los capitales de la producción agropecuaria  a la industrial y la falta de movilidad  de los recursos, pero La Europea supo sortear ese estancamiento económico y siguió creciendo como la ciudad de Rosario aceleradamente con el paso de los años, tanto que hoy subsiste en la calle San Luis 1135.

Al ritmo  de un apogeo constructivo facilitado por la prosperidad económica y la presencia de profesionales idóneos, como el excelente arquitecto mallorquí Roca y Simó, emparentado con una familia rosarina, proyectó y ejecutó seis obras modernistas en nuestra ciudad, entre las que se destacan la  magnífica estructura del Club Español en Rioja 1052, La Asociación Española de Socorros Mutuos en Entre Ríos y Santa Fe y el Palacio Cabanellas  en Sarmiento  y San Luis, los que ostentaban su sello impreso en el revoque, según la costumbre de la época.

 

Bibliografía:

Información dada por el historiador Wladimir C. Mikielievich.

“Rosario, Historias de aquí a la vuelta”. Fascículo N°5.”Desarrollo de la actividad industrial. Editor Municipalidad de Rosario,Octubre de 1990.

 

  

Cabanellas. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. desde el 7900 al 8099. Entre las calles Navarro y Tucumán, desde la calle Sánchez de Loria a la de González del Solar.

Se le conoce  también por Juan Cabanellas y carece de designación oficial.

Recuerda al pionero industrial panadero, propietario de los terrenos donde se abrió dicho paraje.