BRUSELAS

Cuando San Martín se decidió por fijar su residencia en Bruselas, esta ciudad formaba parte del reino de los Países Bajos y compartía con La Haya los honores de servir alternativamente de residencia de la Corte.

Al frente de la Confederación de los Países Bajos, se encontraba Guillermo I, conocido como príncipe de Orange – Nassau.

Por lo que se refiere a Bruselas, era ésta la capital de la provincia de Brabante, cuya provincia contenía una población de más cuatrocientas mil personas. La ciudad no era en ese entonces una gran metrópoli, pero se destacaba entre las ciudades de Europa por su cultura. Además de un tribunal de Justicia, poesía una academia de ciencias y de bellas artes, un ateneo, una sociedad literaria, grandes monumentos artísticos, como la iglesia catedral y la casa consistorial.

La ciudad de Bruselas no era en ese entonces una gran metrópoli, pero destacábase entre las ciudades más renombradas del continente por su cultura, poseía una academia de ciencias, otra, de bellas artes, una sociedad literaria, dos teatros sin contar sus grandes monumentos artísticos como lo eran y lo son aún su catedral, o sea la iglesia de Santa Gudula, y su casa consistorial.

.Tal era en síntesis la ciudad que San Martín había elegido para fijar su residencia y para educar a Mercedes.

Sabemos que su alojamiento se encontraba lejos de la ciudad, y que habiendo instalado a su hija en una pensión inglesa, pasó allí las horas más duras y amargas de su ostracismo.

En 1825 cuando San Martín se instaló en Bruselas tenía una renta de cinco mil pesos que le redituaba su casa de Buenos Aires; no era mucha plata pero por lo sobrio de su vivir y las ventajas del cambio multiplicaba su renta.

Nos dice Pacífico Otero en "Ostracismo y apoteosis": "Pero de la noche a la mañana las ilusiones de la primera hora se desvanecieron. Sus rentas eran insuficientes y esto porque si por una parte el peso argentino se había desvalorizado por la paralización del comercio consiguiente a la guerra de la República Argentina con el Imperio del Brasil devaluándose; por otra, un golpe de la Bolsa de Londres, (donde San Martín tenía puestos sus ahorros) hicieron que San Martín de pronto se encontrase en un trance económico".

Decidido a viajar al Plata, San Martín optó antes cambiar de residencia, y de las afueras de la ciudad se mudó a la rue de la Fiancée N°1422, a principios del año 1828.

Continúa el escritor explicando: "Por de pronto no deja de sorprendernos la rara coincidencia de la pesquisa que se hacía sobre la correspondencia de San Martín en el viejo como en el nuevo mundo y esto tanto por parte de la vigilancia rivadaviana como de la vigilancia francesa y prusiana.

A tal punto que dice al general Miller, no le rotule sus cartas con el nombre de general sino simplemente de Mr. San Martín porque ellas son fiscalizadas antes y después de su arribo a Bruselas.

Tal fue ese retazo de la vida del Libertador en ese lugar del mundo.

En la actualidad Bruselas es la capital de Bélgica y principal nudo ferroviario del país, conectada a la red de canales interiores, y a través de ellos con el mar. La zona portuaria se encuentra en la zona norte de la ciudad.

La ciudad también es famosa por la producción artesanal de encajes y tapices.

Ubicada a orillas del río Senne, cerca de la ciudad de Amberes, hoy Bruselas se caracteriza por la abundancia de bulevares arbolados, magníficos jardines, numerosos monumentos y por ser sede de importantes organismos internacionales como la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte.