BRUCH CARLOS (1873 – 1943)

Fue el último de los sobrevivientes del grupo de científicos que crearon y estructuraron el Museo de La Plata.

Había nacido Bruch en Munich (Alemania) el 1º de abril de 1869. Realizó sus estudios secundarios en Nuremberg, llegando a nuestro país con sólo 18 años. Y es por esos años que inició sus estudios paleontológicos leyendo sistemáticamente los trabajos de Cuvier, Lennes y Lamarck que tenía a su alcance para completar su ansiedad científica.

Vinculado con Francisco P. Moreno, se dedicó a instalar y dirigir la imprenta propia del Museo de La Plata, introduciendo en nuestro país en el arte de la fototipia.

Aficionado a la entomología, trajo desde Europa una colección de insectos y en base a sus conocimientos se encargó de organizar la primera colección entomológica del Museo, la que creó a mediado de 1896.

En ese mismo año inicia un primer periplo de explotación a Andalgalá y Hualpi, Catamarca, donde recogió ejemplares de fauna y flora regionales como piezas arqueológicas, tomando apuntes y dibujos sobre las ruinas y sepulturas antiguas. Dos años más tarde se dirige hacia la Patagonia junto a Leo Wehuli, donde en Neuquén cumplieron profundas investigaciones.

De regreso, en 1900, se le designó encargado de la sección zoológica del Museo. En 1904 con Moreno y Steinmann exploró la Puna de Jujuy, Misiones y Paraguay. Tucumán y Catamarca en 1907 y 1908 y posteriormente otra vez Andalgalá.

En 1914 continuó con sus rutas de exploración en provincias de Buenos Aires, en las sierras de Tandil y de la Ventana.

Sus viajes le permitieron ampliar su colección de insectos a la que por entero se dedicaba, así reunió unas dos mil cien especies típicas argentinas aparte de las siete mil piezas de coleópteros. Su tarea no sólo se limitó a observaciones biológicas de coleópteros y hormigas sino que se vinculó con sabios europeos.

Publicó monografías y textos.

Pertinaz, voluntarioso, poco sensual casi austero careció de la felicidad común, n, la felicidad de aquél que ve pasar la vida en busca de cosas materiales, por el contrario esgrimía la responsabilidad como un sable mientras su ansiedad de descubrimientos era grandiosa.

Muy simple en la oratoria con sus discípulos en las cátedras que dictaba en la Universidad de la Plata, Bruch hizo gala de conocimientos profundos sobre las leyes que rigen los fenómenos biológicos de la naturaleza.

Con el prestigio de su docencia se hizo conocer en todo el mundo científico, honrando a la ciencia argentina, al descubrir especies zoológicas nuevas hasta entonces desconocidas por naturistas locales y extranjeros.

La Universidad de la Plata lo designó Doctor honoris causa en Ciencias Naturales. A los 74 años, en Vicente López, provincia de Buenos Aires fallecía Carlos Bruch, el 3 de julio de 1943.

 

 

 Bibliografía:

Babini José: "Evolución del pensamiento científico en la Argentina". Cap."Estímulo de estudios astronómicos y museos científicos" en historia de Levillier.Tomo V. Buenos Aires. 1968.

 

Bruch Carlos . Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde 5400 hasta 5699 a la altura de Av. Arijón 3100.

Se le impuso ese nombre por Decr. 21924 del año 1958.

Recuerda al entomólogo Carlos Bruch ( 1873 - 1943),figura descollante dentro de los naturalistas locales y extranjeros.