BROOKE HELEN (1898-1986)

Las señoritas de las familias  prominentes integraban  toda clase  de comisiones de beneficencia  y caridad desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX.

Aún  atendiendo  a los aspectos más criticables de esa actividad; que los escritos de esos tiempos  supo destacar, no hay duda que cumplían una importante  función social  en tiempos, que no existía  la asistencia pública ni la medicina organizada.


Pero Helen Brooke rompió con esas estructuras estudiando y  trabajando en Baltimore y Boston, Estados Unidos, convirtiéndose en la  fundadora del campo de la cardiología pediátrica.


La Cardiología infantil es la especialidad pediátrica se encarga de la asistencia integral al niño, desde la concepción hasta la adolescencia, con cardiopatías congénitas o adquiridas del sistema cardiovascular.


Nació en Cambridge, siendo hija de Frank W. Taussig, economista de Harvard, y su madre Edith fue una de las primeras estudiantes del Radcliffe College. Su madre murió cuando Helen tenía siete años de edad.

Durante sus primeros años en la escuela debió luchar contra una severa dislexia, superada a costa de gran esfuerzo y apoyo de su padre.


A lo largo de su vida fue educada en diferentes instituciones, entre las que se destacan la Universidad de Boston; la Escuela Médica de Harvard; la Universidad de California en Berkeley; la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins; la Universidad Johns Hopkins.


Helen es reconocida por el concepto de un procedimiento que extendería la vida de niños nacidos con Tetralogía de Fallot, patología conocida como “síndrome del bebé azul”. El procedimiento, aplicado y puesto en práctica se conoce como maniobra de Blalock-Taussing, y fue desarrollado por los doctores Alfred Blalock y Vivien Thomas, colegas de Taussig en el Hospital Johns Hopkins.


En 1947 escribió el libro Congenital Malformations of the Heart (Malformaciones congénitas del corazón) y en 1957 recibió el premio Albert Lasker por investigación en medicina clínica.


 En 1959 fue una de las primeras mujeres en obtener una cátedra titular en la Universidad Johns Hopkins.
También advirtió a la Administración de Drogas y Alimentos sobre los peligros de la Talidomida, luego de estudiar niños europeos nacidos con focomelia a causa de ese fármaco.

Sufrió sordera durante los últimos años de su carrera, por lo que debió aprender lectura labial para escuchar a sus pacientes, y a utilizar sus dedos en lugar de estetoscopio para sentir el ritmo cardíaco de los enfermos.


En 1964 Lyndon Johnson le entregó la Medalla Presidencial de la Libertad, y en 1965 se convirtió en la primera mujer presidenta de la Asociación Americana del Corazón.


En 2005, la Universidad Johns Hopkins designó en su honor al Centro de cardiología pediátrica Helen B.Taussig​ y en 2005 la escuela de medicina de la universidad bautizó una de sus cuatro facultades con su nombre.


Además, cabe destacar que honró su memoria dando el nombre a un Centro y cuatro Facultades de Medicina de dicha Universidad. Helen Brooke Taussig nunca será olvidada porque fue la fundadora de la cardiología pediátrica.


La Doctora Brooke Taussig, hasta su fallecimiento fue incansable en su labor, sirviendo de ejemplo a sus alumnos y colegas.
Sus discípulos, así como también sus compañeros de trabajos son testigos y difusores de su incansable labor.

helen.html

 

Bibliografía:
Wikipedia. Helen Brooke Taussig.

Brookee, Helen. Pasaje. Topografía:
Pasaje (N-S) Juan Pablo II 4300.
Se le impuso ese nombre bajo O.9.129 del año 2013.
Recuerda a Helen Brooke (1898-1986): mujer empeñosa dedicada enteramente a la investigación y a resolver problemas, patologías cardiológicas sobre todo infantiles. Fue nombrada la primera mujer Presidente de la Asociación Americana del Corazón. Recibió distinciones en Europa y en América del Sur.