BRANDAZZA ÁNGEL ENRIQUE (1949 -1972)

Desde los inicios  de la década del 60 habían surgido una serie de grupos guerrilleros. Numerosos militantes eligieron la lucha armada, con la que pretendían resolver los problemas  que aquejaban a la Argentina.

En la organización de estas tendencias influyó  el ejemplo  de la acción guerrillera  de la Revolución Cubana.


La dictadura de Onganía-Levingston-Lanusse: En 1966 se instaló la primera dictadura militar de tipo permanente en Argentina: la Revolución Argentina (1966-1973). Durante su curso la violencia política se dispararía.


Lanusse se propuso garantizar la transición  de su gobierno de facto a un gobierno civil, preservando la unidad de las Fuerzas Armadas.


El acuerdo de Perón con el radicalismo se concretó en noviembre de 1970 en “La Hora del Pueblo”, una convergencia de fuerzas políticas  que se comprometieron  a luchar por un proceso electoral limpio.


Entretanto de las numerosas agrupaciones  que surgieron  en esa época las que lograron mayor envergadura fueron Montoneros, grupo proveniente  del nacionalismo católico  y el ERP – de tendencia marxista.


Esas agrupaciones entre 1971 y 1972 asesinaron a 95 policías,  aparte .realizaban  operacionescomo  copamientos, atentados y asesinatos de líderes sindicales, militares, y empresariales de primer nivel, de alto impacto en la opinión pública como los de Vandor, José Alonso, Sallustro, Juan Carlos Sánchez, Roberto Mario Uzal y  Emilio Berisso, entre otros.

En 1970, Montoneros asesinó  al general Aramburu, y se convirtió en un factor de presión sobre el gobierno.


En las manifestaciones callejeras comenzaron a ser asesinados manifestantes, por parte de las Fuerzas del Poder, cuyos nombres (Santiago Pampillón, Juan José Cabral, Máximo Mena, Adolfo Ramón Bello, Luis Norberto Blanco, Hilda Guerrero de Molina, etc.) fueron enarbolados bajo lemas como "la sangre derramada no será negociada".


Estallaron hechos insurreccionales urbanos masivos que adoptaron nombres como Cordobazo, Rosariazo, Mendozazo, Correntinazo y  Tucumanazo, pero sin resultados efectivos para el logro de la paz del país.

El secuestro y desaparición de Mirta Misetich en 1971 fue el primero en el que se utilizó la metodología de desaparición forzada —incluyendo zona liberada— que se utilizaría sistemáticamente a partir del golpe de estado del 1976.

El 22 de agosto de 1972 un grupo de guerrilleros detenidos fueron fusilados clandestinamente en una base militar de Trelew.

Este hecho en particular también fue luego considerado como la primera acción concreta del terrorismo de Estado en la Argentina. Dos meses después, ocurrió en la misma ciudad el trelewazo, una pueblada similar a las ocurridas anteriormente en otras ciudades.

Otra de esas primeras víctimas fue Ángel Enrique Brandazza, llamado  “Tacuarita” militante social rosarino –aunque no lo fuera - cuya desaparición y asesinato es el caso más antiguo recogido por la Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas).


El 28 de noviembre de 1972 en la esquina de Oroño y Córdoba, de nuestra ciudad, Brandazza, de 23 años, fue visto por última vez, ya que lo secuestraron integrantes de un comando dependiente del Segundo Cuerpo del Ejército.


Tacuarita  había nacido en Blaquier (hoy en día, partido de Florentino Ameghino, provincia de Buenos Aires),  el  22 de mayo de 1949.


Pasó sus primeros años de juventud en Venado Tuerto, al sur de la provincia de Santa Fe, donde integró un grupo católico en su parroquia.


Al terminar de cursar la escuela secundaria en el tradicional Colegio Sagrado Corazón se trasladó a Rosario para estudiar Ciencias Económicas, donde comenzó a militar en la Unión de Estudiantes del Litoral, una agrupación universitaria peronista, que integraba la Unión Nacional de Estudiantes.

Tacuarita era reconocido entre sus pares de militancia, por su fuerte trabajo solidario en los barrios marginales de Rosario.

Su último grito en búsqueda de salvación fue: “¡Soy Brandazza, me secuestra la policía!” y como denuncia de lo que estaba padeciendo, mientras lo introducían en un Ford Falcon.

En esas condiciones el gobierno militar convocó a elecciones en las cuales el 11 de marzo de 1973 fue elegido presidente con casi el 50% de los votos Héctor Cámpora, el candidato elegido por Perón dada su proscripción.


Mediante un decreto de indulto de Cámpora y una amplia amnistía del Congreso quedaron libres unos 600 presos políticos, en nombre de la reconciliación nacional.
Dos meses después Cámpora renunció  para permitir nuevas elecciones pero sin proscripción, en la que triunfó la fórmula Juan Domingo Perón - María Estela Martínez de Perón, con el 62% de los votos.

Luego de las elecciones la organización guerrillera ERP permaneció militarmente activa, mientras que Montoneros declaró que suspendía sus operaciones militares.

El 20 de junio de 1973, en ocasión del regreso definitivo de Perón al país, y ante una movilización de millones de personas jamás vista en la historia argentina, se produjo una emboscada de un grupo armado, organizada por la derecha del peronismo, contra las columnas de la izquierda (FAR y Montoneros), en la cual entre 13 y 25 personas murieron y 365 resultaron heridas: el hecho es conocido como la Masacre de Ezeiza.

 

En 1975 la crisis  económica  se profundizó. El nuevo ministro de Economía, Celestino Rodrigo, implementó medidas  como una devaluación de más de 100% y un alza equivalente en el precio de las tarifas públicas  y de los combustibles, que recibieron el nombre de Rodrigazo, por la conmoción que provocaron.
A esta crisis económica  se sumaba el clima de violencia generado por las acciones guerrilleras.


En 1974 aumentaron los atentados y los asesinatos que ya venían produciéndose desde 1972.


El secuestro y desaparición de Brandazza fue un aviso del terrorismo de Estado que reinaría durante la dictadura que se instauró en 1976.

 

Bibliografía:

Luchilo Lucas J, Romano Silvia O. y Paz Gustavo L: Historia Argentina. Ediciones Santillana. Buenos Aires, 1995.

Halperin Dongui Tulio: Pensar la Argentina.

 

Brandazza  Angel Enrique. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. a la altura de Callao 2700/ Amenábar 2600.

Se le impuso ese nombre por O. 7572 del 14 de agosto de2003.

Recuerda al militante social rosarino, cuya desaparición y asesinato es el caso más antiguo recogido por la Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas).