BRAILE LUIS (1809 – 1852)

Como manifiesta Emilia Verdiguier en su obra “Quien fue Braille”, Barcelona 1958 “El recuerdo de un hombre ilustre vive en la mente de todos los ciegos del mundo. Millares de bocas repiten con veneración el nombre de Luis Braile, grabado para siempre en la historia.
Este gran apóstol inventó el sistema de lectura y escritura por medio de puntos, cuando solamente contaba dieciséis años de edad. Gracias a él se abrió una nueva era en la vida cultural de los no videntes, encendiéndose una antorcha luminosa en sus cerebros, para hacerles posible la documentación del saber humano, por medio de una lectura creada exclusivamente pensando en sus dificultades; porque el que la inventaba carecía también del don de la vista, y comprendía mejor que nadie sus dificultades.”
Luis Braille nació el 4 de enero de 1809 en un pueblito francés en Coupvray, departamento del Sena – Marne. Hijo de una familia modesta pero felizmente integrada, por cuatro hijos, siendo Luis el menor de ellos.
A los tres años, manipulando herramientas en el taller del padre se hirió gravemente un ojo. Tal fue la infección posterior que perdió la visión de ambos ojos.
El niño quedó totalmente ciego pero descubrió un mundo nuevo con sus manos palpando objetos y moviendo sus dedos, logró enterarse de la forma concreta de las cosas.
A los 10 años ingresó a la Real Institución de Jóvenes Ciegos de París, donde la educación era puramente espartana, dada la dura disciplina aplicada por los instructores, aunque imperaba un verdadero espíritu de camaradería entre los discípulos.
El fundador de la institución Valentín Haiiy regresó de Rusia al renunciar el absoluto director anterior y Braille junto al maestro, benefactor de los no videntes, sintió la necesidad de crear un silabario apropiado para ciegos, teniendo así el acceso al campo del saber, a las fuentes de la cultura, al mundo de la música y al encuentro de sensaciones y emociones nuevas.
En 1834 se ventiló por vez primera, en la plaza de la Concordia, los textos de Braille con un nuevo sistema de escritura y fue recién 20 años después cuando se la adoptó oficialmente en Francia.
Haciendo honor a la verdad, no debemos ignorar que para crear un plan de enseñanza - aprendizaje se valió del procedimiento empleado anteriormente por Carlos Barbier, basándose en puntos en relieve, per él le introdujo variaciones hasta llegar a la máxima simplicidad, haciendo la tarea fácil para el que no ve con el sólo contacto de la yema de los dedos.
Inventó un alfabeto completo, exactamente igual al de los videntes, ampliándolo con signos matemáticos y musicales, aún al precio de que poco a poco su salud se iba deteriorando a medida que creaba.
En 1851 continuaba tocando el órgano en la Capilla de los Misioneros Lazaristas, cuando se agravó, muriendo el 6 de enero de 1852.
Por disposición familiar, sus restos fueron trasladados a su pueblo natal en 10 de enero, cuatro días después de su fallecimiento.
.

Bibliografía:
Palacio de Gómez Guadalupe: "Luis Braille." Rosario, 1992.

Braille. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 700 al 1900, a la altura de Bv. Rondeau 3500 y Cosquín 3500.
Se le impuso ese nombre por Decr. N°36158 del año 1968.
Recuerda a Luis Braille (1809 - 1852), inventor de un sistema de signos para lecto - escritura de los no videntes.