BORDABEHERE ENZO (1889 – 1935)

¿Cómo se produjo el grave suceso en el Senado de la Nación? Para tejer la historia hubo escribas dispuestos a excusar la acción canalla o al menos disminuirla en su real gravedad.

Las balas que perforaron por detrás el cuerpo del Dr. Bordabehere, aquel 23 de julio de 1935 pretendieron justificarse realzando un argumento tan inverosímil como mendaz sobre su personalidad. Era un hombre frontal, donde el verbo lleno de unción salía de su boca en lenguas de fuego.

Los hechos en el Senado de la Nación ocurrieron así: El senador Lisandro de la Torre, senador por Santa Fe, denunciaba las consecuencias del pacto Roca – Runciman, firmado en 1933 por funcionarios que no tenían rubor en afirmar que la Argentina era una colonia de Gran Bretaña, porque precisamente era empleados favorecidos por el imperio.

Después de una investigación promovida por De la Torre reveló que el ministro de Agricultura Duhau era beneficiado en la compra de ganado de su propiedad.

El ministro mencionado más el de Hacienda, Federico Pinedo concurrieron durante trece días consecutivos al Senado para contestar los cargos del senador demócrata progresista.

El final del debate se precipitó en la sesión del 23 de julio de 1935, cuando el rosarino Dr. de la Torre abandonó su banca, que quedaba a seis o siete metros de la mesa ministerial, en un intento de escuchar lo que decía Pinedo cuando al ser golpeado por Duhau cayó de espalda.

El senador electo por Santa Fe, Enzo Bordabehere que se encontraba próximo al lugar de los hechos, del lado izquierdo del recinto, avanzó resueltamente hacia el sitio en que había caído De la Torre para ayudarlo a reincorporarse. Más en ese momento de confusión, detrás de este último aparecería un matón a sueldo - según el diario Crítica de la época – Ramón Valdez Corá, revólver en mano disparando dos proyectiles sobre el cuerpo de Bordabehere, primero en la espalda y después otro, que impactó en el pecho.

El agresor había hecho dos disparos más, yendo uno de los proyectiles a herir al diputado nacional por Santa Fe, ingeniero Rafael Mancini que presenciaba el debate y otro al ministro de Agricultura en la mano.

Tendido en el suelo, el senador electo Bordabehere fue recogido por varios legisladores y conducido a una sala adyacente, prestándole atención dos médicos.

Enseguida fue trasladado al hospital Ramos Mejía, mientras era detenido en la sala de taquígrafos, el agresor.

El senador herido fallecía a poco de llegar al nosocomio, provocando la noticia de su trágico desaparición en el país, y particularmente cundió en la ciudad de Rosario, un gran sentimiento de pesar.

La Capital en su edición del 25 de julio de 1935 declara: "La recepción de los restos del Dr. Bordabehere constituyó un acto de una imponencia pocas veces vista. Si la noticia del fallecimiento del conocido político demócrata progresista produjo una profunda impresión que se reflejó en todos los círculos de esta ciudad y de la provincia, la llegada del cadáver provocó con su presencia material un a honda consternación que la enorme multitud congregada en la Estación Rosario Norte expresó con elocuente silencio."

El velatorio tuvo lugar en la ex Jefatura de Policía, sede de la gobernación. Sus restos fueron inhumados en el cementerio El Salvador, donde hicieron uso de la palabra lo más representativo de la política, la prensa y la sociedad.

La versión oficial no sólo recortó la historia sino que sumó confusión en su aspecto central: el objeto y el destinatario del crimen. Valdez Corá no actuó por un impulso ierracional.

En su investigación Víctor N. Nimo demostró que el propósito del sicario fue asesinar a Bordabehere, con el objetivo de frenar el debate  "Se conoce el nombre del matador, pero no el del asesino" exclamaría desasosegado Lisandro de la Torre. Como el verdadero nombre del asesino la justicia no logró develarla entonces, pese al transcurso de setenta años, el crimen sigue y seguirá impune.

 

Bibliografía:

Lema Abel Osvaldo: "Enzo Bordabehere: el crimen impune". Diario La Capital de Rosario, en su edición del 23 de julio de 1995.

Nimo Víctor N: "Raíces históricas de la corrupción en Argentina: 1890 – 1993.

 

Bordabehere. Avenida. Topografía:

Corre de NE. a SO. como continuación de la calle Salta, desde 3600 al 4300 y desde 5000 al 5099, desde San Nicolás a San Gerónimo.

Se le impuso ese nombre por Ord. 477 del año 1948.

Recuerda a Enzo Bordabehere (1889 – 1935), senador electo por Santa Fe, que fuera baleado por dos disparos consecutivos, el 24 de julio de 1935 en el Senado de la Nación.