BOGADO JOSÉ FÉLIX (1777 – 1829)

Según el testimonio del general Frías: “era de regular estatura, grueso, de color pálido, ojos negros y mirada muy viva, nariz recta, boca regular y cabello negro. Usaba la barba como casi todos los guerreros de la época. Valiente, pundonoroso, honrado rígido y austero en el cumplimiento del deber era generoso y desinteresado su corazón como su bolsillo” al decir del general Jerónimo Espejo que fue su biógrafo. Y en 1895, Adolfo Carranza también publicó su biografía.
En 1961 el Instituto Cultural Argentino Paraguayo entregó al Regimiento de Granaderos a Caballo una placa recordatoria como expresión de cooperación entre Paraguay y Argentina en las luchas por la emancipación americana con la siguiente leyenda: "Coronel José Félix Bogado. Encarna la contribución de su patria, el Paraguay, en la causa de la liberación de estas tierras americanas. Combatió heroicamente a las órdenes del Libertador General José de San Martín. Fue jefe de los Granaderos a Caballo en las acciones gloriosas de Junín y Ayacucho. Homenajes del Instituto Cultural Argentino Paraguayo en el Sesquicentenario de la Independencia de las dos naciones hermanas 6 de agosto de 1961”
Aquel que fuera paraguayo por sus raíces, es una de las glorias argentinas.
Había nacido en Villa Rica (Paraguay) en 1777, viéndose obligado a abandonar su país en 1810 por haberse mezclado en los sucesos que promovió la Revolución de Mayo. Comenzaba así la carrera de este singular personaje que se convertiría en un entrañable argentino.
Después de desenvolver sus actividades en el litoral, cayó prisionero de fuerzas de desembarco españolas que operaban en el río Paraná, y después del combate de San Lorenzo, en 1813, fue propuesto a San Martín por los hispánicos para el canje de prisioneros.
El general al descubrir el magnetismo que poseía como propio de soldado nato, lo incorporó al Regimiento de Granaderos a Caballo.
Estaba hecho de la instancia de los jefes, por eso ese mismo año fue ascendido dos veces, marchando como sargento en el ejército del Alto Perú.
Se encontró en las acciones del Tejar, Puente de Márquez, Venta y Media y Sipe Sipe en 1815, revelando decisión, fertilidad de sus recursos y poderosa valentía. Razones éstas para que nuestro Libertador lo incorpórase al Ejército de los Andes, y con el grado de alférez actúo brillantemente en las Corinas y en Chacabuco. También tomó parte en la campaña al sur de Chile.
En Chacabuco resultó herido, pero curado de sus heridas, volvió a hacerse fuerte en Talcahuano y Cancha Rayada, y en Maipú llegó hasta las bocas de artillería realistas, alcanzando por ese arrojo el ascenso a ayudante mayor.
De ahí partió con las fuerzas emancipadoras al Perú, con el grado de capitán entrando vencedor en Lima, y a las órdenes de Alvarado actuó en la campaña de Puertos Intermedios.
El coronel Bogado tenía la cualidad de saber sortear los reveses y resolverlos, en efecto en Pisco sorprendió a la retaguardia realista, lo que le valió el ascenso a teniente coronel.
Al coronel Bogado le cabe el honor de haber obrado efectivamente en situaciones límites, así cuando se produjo la sublevación del Callao, evitó que la unidad total se plegase a los españoles y con los granaderos leales marchó a incorporarse al ejército de Bolívar. Prontamente le otorgó el grado de coronel de caballería,(1825), por haber asumido con altura su destino militar en Junín y en Ayacucho, comandando los últimos restos del glorioso regimiento..
Por último, fue nombrado Comandante Militar de San Nicolás en 1829, donde debió resistir valientemente al sitio de las tropas santafesinas a las órdenes del Gral. López. Su vida se apagó el 21 de noviembre de ese mismo año.
.

Bibliografía:
Chaves J. : “Paraguayos con San Martín”. Asunción, 1957.
Torre J. de la : “Un héroe legendario, el coronel José Felix Bogado, granadero de San Martín”. Primer Congreso de Historia de los pueblos de la provincia de Buenos Aires” La Plata. 1951.

Bogado. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 2.000 al 2.099, en la manzana comprendida por las calles Vélez Sarsfield y Mar del Plata, pasaje Júpiter y vías del ferrocarril.
Se le impuso ese nombre por Decr. N. 22.013 del 24 de abril de 1958.
Recuerda al coronel José Félix Bogado (1777-1829) a quien le cupo el honor de llevar a la victoria a los pocos Granaderos a caballo que se salvaron de la sublevación del Callao, en las batallas de Junín y Ayacucho y que después condujo de regreso a Buenos Aires.