BLANQUI ANDRES (1677-1740).

Durante el período hispánico, en la zona de frontera entre las corrientes artísticas que procedieron del Norte y la de Buenos Aires, es evidente que Córdoba produjo obras arquitectónicas monumentales.
En esta última Andrés Blanqui fue comisionado por el Cabildo y por el obispo de la diócesis para dirigir la construcción de la Catedral en 1729.
Los cimientos y muros de la misma comenzaron a erigirse en 1677, dirigidos por operarios de discutida capacidad, más tarde el Cabildo contrató los servicios del arquitecto granadino José González Merguelte quién amplió el tamaño del templo de una a tres naves con crucero y el gran altar mayor; éste falleció antes de concluir los trabajos, haciéndose entonces cargo de la obra el consagrado arquitecto jesuita Andrés Blanqui quien cerró las bóvedas e hizo la fachada, donde puede observarse un gran pórtico con arcos, pilastras (columnas cuadradas) y tímpano (espacio triangular comprendido entre las dos cornisas inclinadas de un frontón y la horizontal que le sirve de base.
Presentan dos estilos artísticos diferentes la fachada de Blanqui y la estructura inferior ambas de un sobrio clasicismo mientras que la parte superior, la cúpula y las dos torres responden al más puro barroco.
La imponente Catedral tardó dos siglos en alcanzar su forma definitiva, encerrando en sus rincones emblemas de nuestra historia, así en su pórtico está la urna del Deán Funes, en el lado opuesto descansan los restos del valeroso José María Paz, organizador de la “Liga del Interior”. En el muro Sur descansa Fray Mamerto Esquiú, orador de la Constitución y benemérito de la Iglesia.
El hermano jesuita Andrés Blanqui murió en Córdoba el 25 de diciembre de 1740, donde residía desde 1720, aunque con algunas ausencias al ser llamado a presentar otros planos como el del Cabildo de Buenos Aires y junto a otro religioso Juan Bautista Prímoli construyó represas y conventos en esa era colonial.
Se le deben varios templos de la Capital Federal como el de la Merced, Pilar, San Francisco, Capilla de San Roque y su panteón que ocupa la parte subterránea del templo.
Había nacido el 25 de noviembre de 1677 en Camproni (El Milanesado) y se presume que debió estudiar arquitectura en su país.
.

Bibliografía:
Cosmelli Ibañez: “Historia de la cultura argentina”. Editorial, 1966.
Páginas 16, 22, 27 y 30.

Blanqui. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. Entre las calles Pagano- Brasilia- Herrero Miranda- Guido y Spano en barrio Parquefield.
Se le impuso ese nombre por Decr. N° 4672 de 1977.
Recuerda al arquitecto jesuita Andrés Blanqui a quien se le encargó los planos del Cabildo de Buenos Aires y la construcción de la Catedral de Córdoba.

.