BIGUÁ

El cormorán neotropical (Phalacrocorax brasilianus), también conocido como biguá, mbiguá, cormorán, cormorán negro,​ cuervo de mar,​ yeco, pato yeco o marshelous, pato cuervo​ o patillo, es una especie de ave suliforme de la familia Phalacrocoracidae.


Es un ave marina que se distribuye geográficamente a lo largo de los trópicos y subtrópicos americanos, del Río Bravo y el Golfo y costas californianas de los Estados Unidos al sur a través de México, Centroamérica y en América del Sur. También lo encontramos en Bahamas, Cuba, Trinidad y Chile.


Hoy te presentamos al conocido biguá, que en la Argentina, Brasil y Bolivia, tiene un abanico de nombres en su extensa distribución desde el sur de los Estados Unidos hasta el Cabo de Hornos. Así, es el “yeco” en Chile, “pato cuervo” en Bolivia, “cotúa” en Venezuela, “cormorán neotropical”, “cushuri” y “patillo” en Perú. “Cuervo de mar”, “pato negro” y “pájaro chancho” también son denominaciones para esta especie.


En nuestra geografía es un residente permanente, pudiendo algunas poblaciones migrar al norte, durante el invierno del Hemisferio Sur.


En la selva del norte argentino tenemos un cormorán: el conocido biguá, conocido también como Urutaú y el misterio de su llanto da identidad al paisaje.


En el litoral argentino tenemos un cormorán: el conocido Biguá cerca de los riachos, lagunas y arroyos, cuyas poblaciones se incrementaron localmente con la construcción de presas y la disponibilidad de árboles secos con innumerables perchas donde anidar y posarse.
Esta especie de ave es muchas veces confundido con un pato. Su presencia es infaltable cerca de donde haya  agua.


Su dieta consiste principalmente de peces pequeños, pero también come renacuajos, ranas e insectos acuáticos. Este cormorán busca alimento zambulléndose debajo del agua, mientras se propulsa con sus patas. Suele alimentarse en grupos.


Es delgado, y pequeño comparado con Phalacrocorax auritus que es la especie más grande y pesada. Tiene una cola larga y frecuentemente sostiene su cuello en una forma de S. El plumaje adulto es principalmente negro, con un parche de garganta de amarillo-castaño.


Pero el “morocho” de la familia, que tiene reflejos oliváceos, además de las costas, también frecuenta los ríos, arroyos y grandes lagunas del continente.
Puede llegar a medir entre 61 y 74 cm.  Tiene patas cortas y los cuatro dedos unidos por una membrana interdigital.


El cuello y la cola son medianamente largos, que lleva bien extendidos al volar: “su cruz en vuelo extiende el biguá” dice una antigua canción inmortalizada por Cafrune.


Tiene una vocalización particular, grave y áspera similar al gruñido de un cerdo. De ahí que se lo conoce como pájaro chancho.

 

Bibliografía:
Por Silvina Verón / El biguá en  Aves Argentinas.

Biguá. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O a 50 metros de San José de Calasanz.
SE le impuso ese nombre por O.8218 de noviembre del 2007.