CONSCRIPTO BERNARDI ANACLETO (1906 - 1927)

En el anochecer del 27 de octubre de 1927 en las proximidades del puerto brasileño de Bahía zozobró el transatlántico de bandera italiana Principessa Mafalda, proveniente de Europa. Viajaban casi mil personas.
"El siniestro enlutó a numerosas familias de inmigrantes italianos radicados en nuestro medio y llenó páginas conmovedoras en los diarios del mundo"- nos dice Vicente Cutolo.
El naufragio del Principessa se convirtió en leyenda, gracias a la acción del conscripto argentino Anacleto Bernardi, cuyo valor más supremo sería la solidaridad con el prójimo.
Bernardi mientras cumplía con el servicio militar obligatorio en Marina de Guerra, por su merecimiento había sido premiado en dar la vuelta al mundo como marinero en la Fragata Sarmiento, que realizaba el décimosexto viaje de instrucción militar para los cadetes de la Armada promovidos en ese año 1927.
Como enfermó de pulmonía el Capitán decidió regresarlo a Buenos Aires para su restablecimiento y para ello solicitó el transbordo al Principessa Mafalda.
Cuando se anunciaba el hundimiento y su consiguiente abandono de la portentosa nave de pasajeros, Bernardi que no era parte de la tripulación, sino del pasaje por causa del destino, mientras los oficiales buscaban en los botes un ordenado salvamento de mujeres y niños, él asistía solidariamente a los inmigrantes ubicados en la tercera clase y personas mayores de difícil tránsito.
Después de una infructuosa búsqueda, el suboficial Santoro daría cuenta de su desaparición al narrar a los sobrevivientes que había sucedido: Bernardi viendo pasar a su lado un anciano desfalleciente, se desprendió y entregó su salvavidas para que pudiese saltar entre la gente apiñada gritando para que los recogiesen los botes.
Poco después, en medio de gritos desgarradores, saltos mortales y aguas embravecidas, mientras el barco se deslizaba casi verticalmente hacia el abismo, a pesar de saber nadar desaparecería de la superficie.
Otro nuevo drama se producía en la historia de la navegación comercial, quince años después del Titanic.
Con el correr de los días se conocerían los detalles del saldo aterrador de la tragedia.
El soldado Bernardi había nacido en La Paz, Ente Ríos en 1906, hijo de don Atilio jefe de familia de escasas condiciones económicas pero de grandes valores morales, con sólo 21 años realizó una hazaña imparable honrando su nombre y el de su patria ante el mundo.
.

Bibliografía:
Cora Luis: "Argentinos ilustres." Corrientes, 1941. Pág. 235 - 236.

Bernardi Conscripto. Cortada. Topografía:
Corre de N. a S. desde 5800 al 6100. Barrio Sáenz Peña.
Se le impuso ese nombre por Ord. 1578 del año 1961.
Recuerda a Anacleto Bernardi (1906 - 1927), entrerriano quien realizaba como marinero el viaje décimosexto de instrucción militar de la Fragata Sarmiento.

.