BERMÚDEZ JUSTO GERMÁN (1773 – 1813)

Conocido por los habitantes de Rosario como “Capitán Bermúdez”.

Nació en Maldonado, provincia de  Montevideo el 28 de mayo de 1773, hijo de Máximo Bermúdez, guerrero de la independencia y de Francisca Campana.

 Llevado por sus inclinaciones militares, junto a sus hermanos José y Juan, pasó a Buenos Aires para luchar al lado de Liniers contra las fuerzas invasoras inglesas cuando la Reconquista de la ciudad (1807).


Lograda ésta regresó a Montevideo debiendo alzarse otra vez en armas cuando el general Auchmuty desembarcó el 14 de enero de 1807 en el Buceo.


Al estallar el movimiento emancipador en la Banda Oriental en 1811, integró por su cuenta un grupo denominado “Voluntarios de infantería del Cordón y Aguada” con doscientos hombres dispuestos a luchar a denuedo por la libertad de su tierra.


Con el grado de capitán actúo en la batalla de Las Piedras a las órdenes de Artigas, más donde tuvo activa participación fue cuando el caudillo oriental y el patriota argentino José Rondeau, mantuvieron el Sitio de Montevideo.


Recuerda Rondeau que el Capitán  Justo G. Bermúdez expresó en diversas oportunidades: “Para mí lo ,mismo es luchar militarmente en Montevideo que en Buenos Aires, pues al fin y al cabo los patriotas de ambas márgenes del Plata estamos convencidos que defendemos la misma causa política”.


Altivo y bravo para la lucha soñaba con un destino de gloria y Dios le concedió un honroso sitial en la historia de la Patria.


Durante una comisión encargada por Rondeau para observar los movimientos portugueses, cayó prisionero de éstos. En su transitorio encierro sufrió castigos corporales . En la prisión pasó largos y angustiosos días hasta que en una noche del mes de octubre sin ser visto, con la ayuda  de soldados y un oficial  portugués,  logró  escapar. reincorporándose nuevamente  a las fuerzas patriotas empeñadas en lograr sus propósitos de emancipación americana.


Al levantarse éste por el tratado ajustado con Elío, se separó de ejército en marcha para atender a su esposa que estaba en los últimos meses de embarazo.


Resuelto se embarcó en un bote precario con su mujer y cuatro soldados en Mercedes y después de una travesía azarosa arribó a Buenos Aires, justo cuando San Martín estaba conformando el Cuerpo de Granaderos a Caballos.


No dudó en incorporarse.  Al ser presentado al gran Capitán, éste agregó: “Patriotas como usted necesita esta  Revolución”y por su trayectoria militar se le asignó el grado de teniente primero.
Partió con San Martín hacia Santa Fe encontrándose en el combate de San Lorenzo el 3 de febrero de 1813. Era el primer ensayo de los Granaderos, como decía el mismo Libertador en el parte de la victoria “Los granaderos de mi mando en su primer ensayo han agregado un nuevo triunfo a las armas de la Patria”.


Prácticamente todos los combatientes desplegaron un coraje sin igual y admiremos el caso del capitán Justo Germán Bermúdez, que tuvo a su cargo la jefatura del escuadrón cuando al recibir las intrusiones del comandante sobre el flanco del ataque solicitó órdenes para la lucha sucesiva. “En el centro de la fuerza enemiga daré a Ud. mis órdenes” le contestó San Martín.


En efecto, cuando el Libertador tuvo a su caballo herido, Bermúdez se convirtió en Jefe accidental del cuerpo.


Cayó con una pierna destrozada por el fuego de artillería de los barcos. Se arrancó la ligadura del muslo efectuado con un torniquete para impedir la hemorragia lanzándose ferozmente sobre un flanco realista.


A pesar de que el doctor Cosme Argerich se la amputó atendiéndole con verdadero celo, falleció en el Convento de San Lorenzo, el día posterior a la batalla, el 14 de febrero de 1813.
Sus restos fueron enterrados en la huerta del monasterio. San Martín reconocedor de la bravura de Bermúdez solicitó al Segundo Triunvirato, una especial atención  a la viuda del capitán desamparada, pequeña y con un niño de pecho.


Bermúdez honró su vida con su acción temeraria, su coraje e intrepidez.


El  historiador Yaben, comentando aquellos lejanos sucesos, expresa: “Desde sus primeros pasos por la carrera de las armas, el capitán Bermúdez reveló excepcionales cualidades de soldado.”


En el año 1950  con motivo de cumplirse el centenario de la muerte del General San Martín, la legislatura de Santa Fe al ex Pueblo de Juan   Ortiz le otorgó el nombre de  Capitán Bermúdez.

 

Bibliografía:

Yabén: “Biografías argentinas.”

Guastavino J: “San Lorenzo 1823 – 3 de febrero – 1913” Bs.As. 1913.

Cutolo, V. Diccionario Biográfico Tomo II.

 

Bermúdez. Avenida. Topografía:

Corre de N. a S. desde 5000 hasta 6500, a la altura de Av. Arijón 600.  

Se le impuso ese nombre por Ord. 25 del año 1920.

Anteriormente se denominó Av. De las Acacias.

Recuerda al valiente Capitán Bermúdez que falleciera en la batalla de San Lorenzo (3 de febrero de 1813) por salvar la vida del General San Martín.