BERMEJO

El litoral argentino está configurado por una vasta zona de riqueza hídrica, alimentada por las lluvias del cinturón tropical y sub tropical.
Gran parte de esta malla hídrica se ensambla como un laberinto en constante mutación mientras otra se precipita caudalosa o en bajante, pero siempre con gran arrastre de sedimentos formando bancos que comenzarán a escoltar la corriente principal. Por la riqueza del clima estos ríos rápidamente se cubren de vegetación, en efecto, esta suerte de diques naturales comienza a hacer crecer la masa arbórea, cerrando canales y derivando las aguas en un complicada red de confusos archipiélagos.
De entre todos, el Paraná, nombre guaraní que significa "pariente del mar" es indudablemente el río padre, "espejismo que no acaba de pasar"; o "aquella piel de barro cual fabulosa lampalagua" como lo describe Jaime Dávalos.
Con un curso de más de cuatro mil kilómetros es uno de los ríos más largos y caudalosos del mundo cuya cuenca hidrográfica es enriquecida por su afluente el río Paraguay el que antes de volcar sus aguas en aquél, en el paraje conocido como Tres Bocas, recibe dos importante afluentes que bajan desde las altas tierras bolivianas con gravitación fundamental en nuestra zona chaqueña: el Pilcomayo y el Bermejo.
El Bermejo, también llamado Epetí, en guaraní en su recorrido de casi tres mil kilómetros de longitud es tortuoso, fragmentado y cambiante, a tal punto que López Piacentini lo ubica como "prototipo del río que serpentea y cambia de caudal y a causa de sus inundaciones, su masa llega a vincularse con el caudal del Teuco, dividiendo sus aguas rojizas entre un brazo llamado Bermejito y el Teuco, que corren paralelos más de cuatrocientos kilómetros hasta confluencia."
Nace en la serranías de Tarija donde toma el nombre homónimo, atraviesa cordilleras, sale a los famosos llanos de Manso, conocidos con el nombre de Gran Chaco Gualambá y en las faldas de las elevaciones que caen al Chaco se le une por el oeste, el río Bermejo que le da su nominación. El curso principal, desde que entra a esta última provincia se dirige hacia el sureste, aunque por la llanura del terreno da muchas vueltas y entre al río Paraguay.
Sus aguas que socavan las barrancas lo hacen inestable y su régimen, a veces casi seco, se carga repentinamente de un tormentoso caudal y sus albardones, a veces de cuatro a cinco metros de altura, suelen ser superados por la creciente que deposita sus sedimentos sobre la tierra vegetal.
Según explicita Arenales: "Es remota la época en que se pensó en hacer navegable el Bermejo, llamado por antonomasia el río Grande del Chaco.
Sus principales exploradores no tuvieron otro objetivo que reducir a los indios para disponerlos a recibir la luz evangélica. Hubo a posteriori expediciones como la de Arias y Matorras, importantes bajo todo aspecto pero enteramente terrestres, por contrario corresponde al coronel Don Juan Adrián Cornejo la gloria de ser el primer descubridor de la navegación del Bermejo, que desde 1777 se ofreció a explorarlo en sus costas aunque no pudo efectuarlo hasta 1780."
A su vez, el Dr. José Antonio Arias reconoce: "al coronel Don Juan Adrián Cornejo, vecino de Salta, quien intentó cumplir la promesa en esos años pasados que hiciera a la Majestad Católica, de descubrir estos ríos y conducirse por ellos a su costa, hasta la ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes."
Afligido, pero no desalentado se preparó Cornejo para una nueva expedición que no pudo emprender hasta 1790 y casi se resignaba a olvidarla cuando llegó a Salta el virrey Aredondo, que venía a relevar del mando al marqués de Loreto.
Su esposa, dama de sentimientos nobles oyó con interés lo detalles del primer viaje de Cornejo ofreciéndole su cooperación para el segundo y fue así que a los pocos meses estaba surcando las aguas del Bermejo.
.

Bibliografía:
Arias José Antonio: "Descripción geográfica del Chaco." Chaco, 1780.
Arenales: "Noticias históricas y descriptivas sobre el gran país del Chaco y río Bermejo." Buenos Aires, 1833.


Bermejo. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 300 al 399, a la altura de Ayacucho 2800. Barrio Calzada.
Con anterioridad se denominó Pasaje Victoria.
Se le impuso ese nombre por Ord. N° 1578 del año 1961.
Recuerda al río Bermejo, que se origina en Tarija (Bolivia) y desemboca en el río Paraguay (Argentina), después de recorrer mil sesenta kilómetros.

.