BELGRANO MANUEL (1770- 1820)

Nacido en Buenos Aires en 1770 recibió una educación ilustrada gracias a la posición económica lograda por su padre y desde su etapa de estudiante en Europa viviría obsesionado por la educación de los hombres y mujeres de su patria.

En 1793, el ministro de gobierno de España, Diego de Gardoqui, lo designaría secretario perpetuo del Consulado de Buenos Aires, dado que con sólo 23 años poseía amplios conocimientos en economía política, el dominio de varios idiomas, el título de abogado y el porte del hombre ilustrado del siglo XVIII. Más desde un comienzo se sintió abatido - señala Félix Luna - al descubrir que dicha institución hispánica estaba tomada por hombres que defendían a ultranza el monopolio como única forma de comercio.

Escribió directamente a la Corte proponiendo en su lugar a su primo Juan José Castelli, sabiendo que él compartía sus mismas ideas económicas.

Tanto el proceso revolucionario de 1810 como la guerra por la independencia y la tensión que se produjo como consecuencia de la ruptura con España impusieron a la sociedad rioplatense - en particular Buenos Aires - la convicción que la autonomía implicaba la necesidad de decidir y participar. Así lo entendieron miembros de la elite, como Manuel Belgrano que como otros sin tener experiencia militar devinieron de abogados y hombres de letras en generales al frente de paupérrimos ejércitos.


Así fue improvisado jefe de las fuerzas de la Revolución, primero en la campaña al Paraguay, y luego en la Banda Oriental y en el Norte.
En su marcha hacia Tucumán, materializó el 27 de febrero de 1812, en las barrancas del Rosario, su gesto de independencia más augusto, al enarbolar el símbolo que nos distingue entre los pueblos del orbe.


Dice Mitre: "No era un general del genio de San Martín, ni un economista del alcance de Vieytes, ni un tribuno de la elocuencia de Castelli, ni un escritor del temple de Monteagudo, ni un pensador de la profundidad de Moreno, ni un político de la talla de Rivadavia, más sus contemporáneos, sus compañeros y sus amigos de la época de la revolución sabían que fue todo eso en la medida de sus facultades, en medio de una época memorable, con un alma grande y pura, un carácter elevado y sencillo, y por eso es uno de nuestros grandes hombres en el pasado y en el presente, como lo será en los tiempos venideros.
Su grandeza, principalmente cívica y moral, (...) consiste en el conjunto armónico de sus altas cualidades morales, que no pretendían sobreponerse a la razón pública, en el equilibrio del alma, que no se dejó arrebatar por le orgullo ni avasallar por el egoísmo; en la autoridad con que mandaba y en la humildad con que obedeció, en que fue el representante de las generosas aspiraciones al bien de todos los tiempos y en que lo sirvió en el nombre y en el interés de todos, prolongando su acción en la posteridad, en que fue humildemente y perseverantemente apóstol, combatiente y jornalero, y regó con su sudor el campo de la labor humana, en los combates, en los consejos del gobierno, en las páginas del periodismo y hasta en el tosco banco de la escuela primaria, muriendo en la oscuridad y en la pobreza
".

El general Manuel Belgrano es una de aquellas figuras históricas que, lo mismo que con una bandera o una espada, podría ser representada con la pluma del escritor o con el libro de la ley en la mano o bendiciendo con ambas la cabeza de un niño deletreando en una cartilla; porque fue hombre de acción y hombre de pensamiento, y porque a la vez que combatió por su creencia, derramó a lo largo del surco de la vida la semilla fecunda de la instrucción y la virtud.

El 20 de junio de 1820, ocupaban el poder, tres personas simultáneamente, Ildefonso Ramos Mejía, Juan José Dolz en representación del Cabildo y Estanislao Soler nombrado por el Ejército, cuando expiraba en la más estoica de las humildades uno de los hombres más sagrados de la Patria, don Manuel Belgrano. Siete y ocho días después se harían los funerales en la iglesia de Santo Domingo, sin pompa ni honores con la sola presencia de sus hermanos y pocos amigos.

(...) General Belgrano, en nombre de los presentes que te aclaman en este momento desde el Plata hasta los Andes, en nombre de los venideros que se inclinarán con respeto y simpatía ante tu noble imagen, yo tu humilde historiador y uno de tus hijos agradecidos, te saludo grande y padre de la Patria, como precursor de nuestra independencia, numen de libertad, genio de bien, modelo de virtudes cívicas; vencedor de Tucumán, Salta y Las Piedras; vencido en Vilcapugio y Ayohuma; vivirás en la memoria y el corazón de los hombres mientras la bandera argentina no sea una nube que se lleve el viento, y mientras el nombre de nuestra patria pronunciado por millones de ciudadanos libres, haga estremecer las fibras de tu bronce. Fragmento del discurso que pronunciara Bartolomé Mitre al inaugurarse la estatua al General Manuel Belgrano en Buenos Aires.

Manuel Belgrano, uno de los notables economistas argentinos, precursor del periodismo nacional, impulsor de la educación nacional y la justicia social, fue condenado a convertirse en una especie de sastrecillo valiente.
Belgrano fue el primero por estas tierras en proponer a fines del siglo XVIII una reforma agraria basada en la expropiación de las tierras baldías para entregarlas a los desposeídos.
Los argentinos ignoran que en el camino al Paraguay redactó las bases del primer proyecto constitucional del Río de la Plata: el Reglamento para el régimen Político y Administrativo y Reforma de los 30 pueblos de las Misiones. Firmado el 30 de diciembre en el campamento de Tacuarí, que fuera agregado por Juan Bautista Alberdi en 1853 como una de las bases de la Constitución Nacional.
Revista Veintitrés, 24 de noviembre de 2005.El hijo de la Patria por Felipe Pigna


Bibliografía:
La expuesta en los textos.
Mikielievich Vladimir C. "Diccionario de Rosario". (Inédito) Rosario, 1990.
Plá J. Alberto- Armida Marisa - Fernández Sandra - Filiberti Beatriz y Pons Adriana: "Rosario en la historia" ( de 1930 a nuestros días) Editorial de la Universidad Nacional de Rosario. Octubre 2000.


Belgrano. Avenida. Topografía:
Corre desde Av. San Martín hasta Bv. 27 de Febrero.
Se le impuso ese nombre por Ord. 3 del año 1905.
Recuerda al Gral. Manuel Belgrano (1770 - 1820)creador de la Bandera Nacional en 1812 en las barrancas del Rosario.

 

Referencia sobre "El monumento al prócer que se emplazara en el Parque Independencia en 1928 y otro igual en Génova".
Silvio R. Vaccarezza nos brinda: "Las estatuas gemelas de Belgrano"." Texto expuesto en un artículo de la revista "Rosario, la fuerza de su historia".N°6. Junio 2001.
"Los diferentes monumentos que hoy se encuentran en plazas y paseos, transmiten a la posteridad, las figuras sobresalientes de los hombres ilustres que forjaron nuestra patria.
Nos referimos en forma especial a un monumento ecuestre que data del año 1928 y que el día 8 de octubre, siendo intendente de Rosario el señor Tobías Arribillaga, se inauguró en el parque Independencia: la estatua del general Manuel Belgrano.
(...) No muchos rosarinos saben que existe otro monumento idéntico en la ciudad de Génova (Italia)
En efecto, en el año 1925 un grupo de argentinos residentes en la ciudad, dirigidos por Santiago Pinasco, luego de mucha dedicación y esfuerzo les surgió la idea de erigir un monumento ecuestre en la ciudad de Génova y otro en la ciudad de Rosario para homenajear a nuestro héroe nacional Manuel Belgrano, cuyo padre era de origen ligure.
El escultor italiano Arnaldo Zocchi, fue el que plasmó las dos obras ecuestres, que fueron ejecutadas en Nápoles luego de unos 16 meses de arduo trabajo.

 

 

Creación del actual Barrio Belgrano

El Consejo Municipal de Rosario oprobó el 8 de noviembre de 1891, la traza del pueblo que fundara el señor Nicasio Vila bajo el nombre de Eloy Palacios,en la zona oeste, más allá de los suburbios ( Eloy Palacios era un fuerte comerciante y terrateniente de Rosario , que desarrolló entre otras actividades la de apoderado de Carlos Casado del Alisal, fundador del actual Nuevo Banco de Santa Fe).

Por la Ordenanza en cuestión se determinó que dicho pueblo formaría parte integrante del municipio, y por lo tanto quedaría sujeto a las disposiciones emanadas de dicho Consejo. Fue fundado sobre un terreno de 778, 87 metros de frente al este, sobre calle Solís entre Zuviría y Forest y 1732 metros de fondo hasta la calle Estados Unidos - Circunvalación -

En 1908 este pueblo pasó a denominarse Vila , y en 1910, en conmemoración del centenariuo de la Revolución de Mayo, se le impuso el nombre de integrante de la Primera Junta, Manuel Belgrano.