BEETHOVEN LUDWIG VAN (1770 - 1827)

Según expresa Schumann: “Beethoven tuvo el Rin por cuna y el Danubio por sepulcro."


Nació el 16 de diciembre de 1770 en Bonn, ciudad que por entonces estaba sometida a la soberanía de un arzobispo elector, y este asumía la dignidad espiritual conjuntamente con el poder temporal.


Su familia se preocupó por la formación  del niño, principalmente  su padre, quien ante las evidentes cualidades para la música que demostraba el pequeño Ludwig, intentó hacer de él un segundo Mozart, aunque con escaso éxito.


Más el niño estaba predestinado a ser músico,  porque  al enviarlo después al organista Christian Neefe, se  familiarizó con la música de Juan Sebastián Bach y hasta dirigió sus primeros ensayos de compositor.


En 1787, Se trasladó a Viena encontrándose fugazmente con Mozart, quien le profetizaría un futuro exitoso en su carrera musical.


Sin embargo, la enfermedad y el posterior deceso de su madre le obligaron a regresar a su ciudad natal pocas semanas después de su llegada.


Cinco años después se radicó en la capital austríaca siendo su maestro Haydn quien le impondría rigideces escolásticas.


En 1792 Beethoven viajó de nuevo a la capital austriaca para trabajar con Haydn y Antonio Salieri, dándose a conocer como compositor y pianista en un concierto que tuvo lugar en 1795 con gran éxito.


 Su carrera como intérprete quedó bruscamente interrumpida a consecuencia de la sordera que comenzó a afectarle a partir de 1796 y que fue empeorando hasta privarle por completo su facultad auditiva en 1815.

Los últimos años de la vida de Beethoven estuvieron marcados por la soledad y una progresiva introspección, pese a lo cual prosiguió su labor compositiva, logrando así, su época más fructífera al escribir sus obras más impresionantes y avanzadas.

Obras de Ludwig van Beethoven
La tradición divide la carrera de Beethoven en tres grandes períodos creativos o estilos, y si bien el uso los ha convertido en tópicos, no por ello resultan menos útiles a la hora de encuadrar su legado.


La primera época abarca las composiciones escritas hasta 1800, caracterizadas por seguir de cerca el modelo establecido por Mozart y Joseph Haydn y el clasicismo en general, sin excesivas innovaciones o rasgos personales. A este período pertenecen obras como: el célebre Septimino o sus dos primeros conciertos para piano.


Una segunda manera o estilo abarca desde 1801 hasta 1814, período de madurez, con obras plenamente originales en las que Beethoven hace gala de un dominio absoluto de la forma y la expresión. Durante este tiempo creo: La ópera Fidelio, sus ocho primeras sinfonías, sus tres últimos conciertos para piano y el Concierto para violín.


La tercera etapa comprende hasta la muerte del músico y está dominada por sus obras más innovadoras y personales, las cuales fueron incomprendidas en su tiempo por la novedad de su lenguaje armónico y su forma poco convencional.  La culminación de este periodo es representado por: La Sinfonía n.º 9, la Missa solemnis y los últimos cuartetos de cuerda y sonatas para piano.


Poco menos de la mitad de la vida del genio vivió acompañado de su fecunda sordera y pensar que a los treinta y un años estuvo decidido a suicidarse pero felizmente sobreponiéndose a ese impulso mortal vivió un cuarto de siglo más para ofrecerle al mundo su sutil arte.


Durante su juventud, el maestro había sido señalado muchas veces como el retrato de su salud.


Su vida irregular, su amor incomprendido,  sus fuertes emociones, junto a su constante testarudez tuvieron como consecuencia que su fibra, originariamente robusta, se debilitara con el tiempo.


En 1821,  la cirrosis hepática se le manifestó, junto con la hidropesía eran síntomas de una enfermedad maligna.


En noviembre de 1826 la enfermedad se desarrolló tan rápidamente que fueron necesarias tres punciones en poco tiempo. Una leve mejoría hizo que el maestro sintiera renacer las esperanzas y quisiera comenzar a componer. 


Sin embargo, falleció el 26 de marzo del año siguiente, siendo sepultado en el cementerio de Währing, el 29 de marzo.

Como expresa Werner Rainer: “Beethoven es el maravilloso replegamiento de un ingenio creador sobre sí mismo, en efecto demostró que pese a sus falencias físicas sintió el goce de la vida plasmándolo en sus composiciones.”


 

Bibliografía:
Gardelli Raúl N: "Beethoven, excelso ejemplo." Artículo diario La Capital de Rosario en su edición del 26 de agosto de 1997.
"Beethoven Ludwig van." Universitas, Enciclopedia cultural. Salvat Editores. Barcelona, 1959.
Werner Rainer: "Los Hombres de la historia. Beethoven." Centro Editor de América Latina.

Beethoven. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 600 al 799, a la altura de Juan Manuel de Rosas 4000.
Se le impuso ese nombre por Decr. N° 21705 del año 1958.
Recuerda al genio de la música Ludwig van Beethoven (1770 - 1827).
Con anterioridad se denominó Alfredo Blanche - Centeno y "D".