BARRACO MARCELO (1851-1923)

Marcelo Barraco, nacido en Italia en 1851, creció en un marco de pobreza, en la lucha por subsistir y  la fatiga de estudiar y trabajar.

Coronados esfuerzos con una vasta cultura, un día optó por embarcarse para América en busca de un futuro mejor.

Aprovechó la Ley de Inmigración y Colonización de 1876, promulgada durante la presidencia de Avellaneda, cuyo artículo 12 determinaba: "Repútase inmigrante para los efectos de esta ley a todo extranjero, jornalero, artesano, industrial, agricultor o profesor, que siendo menor de 60 años y acreditando su moralidad y sus aptitudes, llegase a la República para establecerse en ella, en buques de vapor o de vela, pagando pasaje de segunda o tercera clase o teniendo el viaje pagado por la Nación, la provincia o las empresas particulares protectoras de la inmigración y la colonización".

Arribó a Buenos Aires en 1881, durante la presidencia de Roca, en la década de transformación de los periódicos que se leían en la Argentina. Hasta entonces todos habían sido órganos de partido, pasando a ser órganos de información.

En esa década también se había producido el empleo generalizado de la luz a gas en los hogares, disponiendo la gente de una buena iluminación doméstica y por lo tanto no estaba condicionada a leer sólo con la luz solar.

No satisfecho con el entorno porteño se trasladó de inmediato a Rosario, "cuyo crecimiento se aceleraba con velocidad discreta pero lo hacía sobre sólidas bases" como clarifica Juan Alvarez en su Historia de Rosario.

Por entonces Rosario mantenía comunicación telefónica con Buenos Aires, 1883 y con Santa Fe en 1885.

En esa década, la ciudad contaba con varios órganos de prensa como La Capital, que en 1889 ya se había trasladado a su edificio de calle Sarmiento; El Mensajero de Felipe Moré que funcionó desde 1883 a 1923; El Combate dirigido por Pedro Rueda que apareció por vez primera en 1884; La Cabrionera, periódico satírico que vió la luz en 1887 y El Municipio, diario combativo en toda su extensión conducido por Deolindo Muñoz, entre otros.

Marcelo Barraco era dueño de una vasta cultura que le permitió completar estudios y revalidar el título de docente, con el cual llegaría a director de la Escuela de Casilda, mientras sería redactor de una revista "L' Eco delle Colonie."

Junto a su labor periodística cultivó la poesía y la música, en efecto el libreto de la ópera "25 de Mayo" le pertenece.

Ya anciano con la placidez que dan los años, mantenía un fluido diálogo epistolar con amigos opinando lúcidamente sobre las descripciones de la vida social o sobre sucesos económicos y financieros.

Murió en Rosario en 1923.

 

Gómez Guadalupe: "Marcelo Barraco, culto inmigrante italiano." Rosario. 1995.

 

Barraco. Cortada. Topografía:

Corre de N. a S. desde 900 al 999, entre las calles Suipacha y Av. Francia, desde la calle Rioja a la de San Luis.

Carece de designación oficial.

Recuerda a Marcelo Barraco (1851 - 1923), que se desempeñara como periodista y docente en nuestra ciudad.