BARBOSA RUI (1849 -1923)

Ingresar al mundo de la represión, es volver a la infamia de la esclavitud.

Como solución a la tesorería española, en 1528 Carlos V decidió iniciar un sistema de concesión de las minas de la Provincia de Venezuela a banqueros alemanes de la casa Welser de Augsburgo a cambio de las rentas que estas minas produjeran. Una vez enterado Carlos V del trato que estos daban a los indígenas, rescindió el arrendamiento, incluso a costa de tener que renunciar a tan suculentas rentas.

Finalmente, en 1537 se promulgó la bula Sublimis Deus del Papa Pablo III, en la que se declara a los indígenas como hombres en todas sus capacidades, lo que resta importancia a la esclavitud en pro de la encomienda.

Con la introducción de las Leyes Nuevas de Carlos V en 1542, se prohibió el tratamiento de indios como reses, por lo menos en papel, ya que por ejemplo los españoles aún realizaron en algunas zonas del territorio americano un tipo de expedición armada cuyo objetivo era capturar indígenas con el fin de esclavizarlos, que se denominaban malocas.


Estas Leyes Nuevas, enmarcadas en las Leyes de Indias, también ponían coto a la esclavitud evitando la constitución de encomiendas pero sin llegar a suprimir las hereditarias.


En añadidura, en 1549 se especifica que está prohibido sustituir la encomienda En América se erigieron  algunas voces contra ese mal trato dado a los indígenas, como el caso de fray Antonio de Montesinos, con sus discursos, y fray Bartolomé de las Casas, que escribió un opúsculo titulado Brevísima relación de la destrucción de África como preludio a la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, publicada en 1552.


Otros espíritus lúcidos y de profundo sentido común, condenaron la violencia contra el ser humano, así mientras en España racionalizaban  la fuerza y el poder,  en el tiempo de la Contrarreforma, el autor de la Historia de Indias asentó  fanáticamente el orden y el respeto por  la dignidad del ser humano.


Clamó en uno de sus escritos: “nadie puede ser sometido a tratamientos inhumanos.”


Más, como el número de indígenas había mermado en muchas regiones de América, por las epidemias, los españoles comenzaron el transporte de negros desde Arguin, Santo Tomé y San José de Mina y de las islas de Cabo Verde aumentando enormemente la demanda de miles de esclavos. Esto se convirtió en un gran negocio para latifundistas, comerciantes, negreros y reyes europeos.

El Rey de Portugal sacaba beneficios de esto a través de la Casa de los Esclavos, con el asiento de la saca de negros de las factorías, y los monarcas españoles sacaban beneficios a costar de vender licencias para permitir llevar esclavos negros a América. La licencia para transportar un esclavo costaba 8 ducados y en el siglo XVI se concedieron en España más de 120.000 licencias.

 

Los esclavos eran usados habitualmente en las haciendas y obrajes del  Río de la Plata así como en la minería americana. Los primeros esclavos fueron solicitados por los frailes franciscanos y la Real Audiencia de Santo Domingo para trabajar en las plantaciones. Luego fueron solicitados por México y  Perú.

Los siglos pasaban más la esclavitud seguía…Inglaterra hizo leyesen el norte y el sur de las posesiones británicas en América que prohibían el matrimonio interracial y en la colonia de Maryland en 1664 se ordenó esclavizar a las mujeres blancas que estaban casadas con negros.


Se intentaba impedir también el mestizaje con castraciones y linchamientos. Se prohibió el uso de armas por los negros y su acceso a la propiedad o a los negocios y, desde 1705, negros, indios y mulatos tuvieron vetado el acceso a cargos oficiales o religiosos[
]
Inglaterra alegaría razones humanitarias para terminar con la esclavitud,  y presionaría a España para firmar tratados internacionales que prohibieran la trata, y  alentó las  sublevaciones en Puerto Rico y Guallanilla en 1840, así como la de Ponce en 1841 y la de Costa Norte en 1843 y 1846.


Los ingleses crearían también un escuadrón naval destinado exclusivamente a la captura de buques negreros en el Atlántico.


En 1838 cesaría  la esclavitud en los dominios británicos en el Caribe.


En México Miguel Hidalgo decretó la abolición de la esclavitud en 1810 pero el fracaso de su rebelión provocó que el país tuviera que esperar hasta 1829 para que se aboliera la esclavitud en la Constitución, con el gobierno del presidente José María de Bocanegra.

En Chile en octubre de 1811se decretó la “libertad de vientres” – es decir, los hijos de los esclavos nacían libres.


 Se abolió definitivamente la esclavitud mediante la Constitución Política del Estado en diciembre de 1823, por lo que Chile se convirtió en el primer país de Hispanoamérica en hacerlo oficialmente.

En las Provincias Unidas del Río de la Plata (germen de la actual Argentina) se aprobó en 1813 la “libertad de vientres”, pero no se abolió la esclavitud hasta la Constitución Argentina de 1853.

Uruguay abolió la esclavitud durante el mandato del presidente Manuel Oribe en 1846.

Nueva Granada (Colombia) intentó prohibir la trata de esclavos en Cartagena de Indias en 1810. En 1816 Simón Bolívar premió con la libertad a todos los esclavos que se alistasen y obligó a los esclavistas a vestir y alimentar a los hijos de los libertos para que no se tuvieran que preocupar de lo que dejaban atrás y no desertaran. Bolívar también aprobó la libertad de vientres.


En 1823 Nueva Granada decretó el fin del comercio de esclavos y en 1851 decretó la libertad de todos los habitantes, que se haría efectiva a partir del año siguiente.

Venezuela durante los años 20 y 30 estableció normas para mejorar la situación de los esclavos, como aumentar la edad de manumisión a los 21 años o exigir que el Estado liberara  20 esclavos al año. No se abolió por completo la esclavitud hasta 1854.

En 1824 las Provincias Unidas de Centroamérica aprueban la abolición de la esclavitud, prohibición que se mantendrá cuando se disuelva la Federación en Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

En Bolivia, la Constitución de 1826 liberaba a los esclavos, sin embargo el mismo año se ordenó que los que quedaran libres debían trabajar para indemnizar al dueño por el precio que costaron en su última compra.

En Perú se abolió mediante una proclama de 1854 según la cual el Estado compraba a los esclavos para darles su libertad.

En Ecuador la esclavitud fue abolida el 24 de julio de 1851, cuando era "Jefe Supremo" Jose María Urbina.

Fin de la esclavitud en Brasil: En Brasil la esclavitud era una parte consustancial de la economía y era la región que más esclavos había importado. El 28 de septiembre de 1871 decretaron la Ley del Vientre, que mantenía la tutela de los dueños de los hijos de las esclavas hasta que tuvieran 21 años.


En 1880 Joaquim Nabuco y José de Patrocinio, apoyados por algunos abogados, periodistas e intelectuales, crearon la Sociedad Brasileña contra la Esclavitud. Esta asociación presionó al emperador brasileño Pedro II. Cinco años más tarde se logró que los esclavos alcanzasen la libertad a los 65 años.

Cuando Pedro II se encontraba en Portugal y la regente era la princesa Isabel se promulgó la Ley Áurea, que ponía fin a la esclavitud, el 13 de mayo de 1888. Año y medio después el ejército dio un golpe de Estado que puso fin al Imperio y proclamó la República.


Ruy Barbosa de Oliveira nacido en Salvador de Bahía, el  5 de noviembre de 1849, dió su primer discurso público para la abolición de la esclavitud cuando tenía 19 años.


Para el resto de su vida continuó una defensa intransigente de las libertades civiles.


La Esclavitud en Brasil fue finalmente abolida por la Lei Áurea (Ley Dorada) en 1888. Parte del legado de Barbosa a la historia es su autorización, como ministro de finanzas en 1890, de la destrucción de la mayoría de los archivos gubernamentales relacionados con la esclavitud.

Las ideas liberales de Barbosa fueron influyentes en el proyecto de la primera constitución republicana (1891).


Él fue un partidario del dinero fiat, como oposición del patrón oro, en Brasil. Durante su mandato como ministro de finanzas, implementó reformas de gran alcance en el régimen financiero de Brasil, instituyendo una política monetaria vigorosamente expansionista, aunque ese proyecto causó caos e inestabilidad y un  contragolpe ortodoxo siguió bajo el programa de Murtinho luego en esa década.

Uno de sus pensamientos más recordados: “De tanto ver triunfar las insignificancias, de tanto ver prosperar la deshonra, de tanto ver crecer la injusticia, de tanto ver agigantarse los poderes en las manos de los malos, el hombre llega a desanimarse de la virtud, a reírse de la honra, a tener vergüenza de ser honesto...”

 

Bibliografía

Población, Ciudadanía y Derechos Humanos en Brasil: Elementos para un Sistema de Indicadores, papel en la conferencia de 2005 de la Unión Internacional del Estudio Científico de la Población (IUSSP).

 

 Barbosa Rui. Calle. Topografía:

Corre de E. a o. a la altura de San Martín 5900.

Carece de designación oficial.

Recuerda al importante escritor, jurista y político brasileño. Fue diputado, senador, ministro de finanzas e impuestos y diplomático. Por su participación distinguida en la Conferencia de la Haya de 1907, se ganó el apodo de “Águila de La Haya”.

Se postuló sin éxito para la presidencia de Brasil en 1910 y nuevamente en 1919.